¿Có­mo elu­dir en­ga­ños en pa­gos por mó­vi­les?

Ries­gos. Ex­per­tos acon­se­jan se­guir prác­ti­cas con­fia­bles pa­ra uso de in­ter­net. Hay que uti­li­zar re­des co­no­ci­das y pri­va­das

El Deber - Dinero (Bolivia) - - Dinero - ANA MA­RÍA COPA VÁS­QUEZ ACO­PA@EL­DE­BER.COM.BO

Al rea­li­zar pa­gos o com­pras en lí­nea de pro­duc­tos o ser­vi­cios a tra­vés del smartp­ho­ne el usua­rio pue­de es­tar ex­pues­to a una se­rie de ame­na­zas de frau­des, es­ta­fas y otros pe­li­gros si no to­ma las pre­cau­cio­nes ade­cua­das.

Los ‘ci­ber­de­lin­cuen­tes’ re­cu­rren a la in­ge­nie­ría so­cial, es de­cir, a un con­jun­to de téc­ni­cas pa­ra con­fun­dir a los usua­rios y lograr que es­tos ce­dan su in­for­ma­ción per­so­nal in­clu­so sin dar­se cuen­ta, se­gún aler­ta De­ni­se Gius­to Bi­lic, ex­per­ta en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca de la com­pa­ñía ESET La­ti­noa­mé­ri­ca. Men­cio­na co­mo ejem­plo a las es­ta­fas pro­pa­ga­das por apps de men­sa­je­ría co­mo What­sApp, publicidades que di­rec­cio­nan a si­tios ma­li­cio­sos, pá­gi­nas de ‘phis­hing’ y co­rreos elec­tró­ni­cos frau­du­len­tos.

Des­de el la­bo­ra­to­rio de ESET La­ti­noa­mé­ri­ca se acon­se­ja uti­li­zar re­des co­no­ci­das y pri­va­das pa­ra rea­li­zar transac­cio­nes en lí­nea, es­pe­cial­men­te cuan­do se ma­ne­ja in­for­ma­ción sen­si­ble co­mo da­tos cre­di­ti­cios o cre­den­cia­les de ini­cio de se­sión.

Ade­más, su­gie­re che­quear que el en­la­ce que se es­tá vi­si­tan­do per­te­nez­ca a la or­ga­ni­za­ción ofi­cial. Si se en­vía in­for­ma­ción confidencial se de­be ve­ri­fi­car si la co­ne­xión es ‘ci­fra­da’ (me­dian­te HTTPS, lo que pue­de usual­men- te ob­ser­var­se co­mo un can­da­do don­de se en­cuen­tra la URL).

Tam­bién se re­co­mien­da te­ner cui­da­do con los men­sa­jes que se re­ci­ben por email o re­des so­cia­les y que in­clu­yan en­la­ces. An­tes de abrir­los, hay que eva­luar la se­gu­ri­dad del si­tio al que se in­gre­sa. Asi­mis­mo, hay que in­ten­tar in­gre­sar a por­ta­les es­cri­bien­do la URL en la ba­rra de di­rec­cio­nes y no me­dian­te bus­ca­do­res.

Pre­ven­ción y con­trol

Los mé­to­dos que usan los es­ta­fa­do­res avan­zan a la par de la tec­no­lo­gía y por eso re­cu­rren a me­dios fí­si­cos y elec­tró­ni­cos sien­do su usua­rio el com­po­nen­te más dé­bil a quien se le con­ven­ce pa­ra que en­tre­gue da­tos, ob­ser­van, des­de Ti­go.

La fir­ma acla­ra que no han re­gis­tra­do nin­gún ca­so pro­ba­do de uso de Ti­go Mo­ney pa­ra la rea­li­za­ción de frau­des. No obs­tan­te, re­sal­tan que per­ma­nen­te­men­te la em­pre­sa rea­li­za me­jo­ras en sus sis­te­mas y pro­ce­sos pa­ra la pre­ven­ción y de­tec­ción de cual­quier ries­go.

Pa­ra evi­tar caer en en­ga­ños por cual­quier me­dio de pa­go Lau­ra Men­do­za, ge­ren­ta de Mar­ca de TI­GO, re­co­mien­da cui­dar el PIN y cam­biar­lo con fre­cuen­cia y des­con­fiar de la ofer­ta de pro­duc­tos ‘gra­tis’ don­de se ten­ga que ha­cer al­gún pa­go ini­cial.

Aler­ta. La pre­ven­ción es la prin­ci­pal he­rra­mien­ta con­tra el ro­bo de da­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.