El au­ge del coaching es fru­to de la bús­que­da de res­pues­tas

Res­pal­do. El coach de­be te­ner una cer­ti­fi­ca­ción ava­la­da por una ins­ti­tu­ción. Es un es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria

El Deber - Dinero (Bolivia) - - Management - MAU­RI­CIO VASQUEZ mau­ri­cio.vasquez@el­de­ber.com.bo

El au­ge del coaching que vi­ve el país en los dos úl­ti­mos años, su­ce­de por­que hay gen­te que es­tá har­ta del pe­si­mis­mo y de las so­lu­cio­nes que no ter­mi­na­ron de fun­cio­nar en el pa­sa­do (ca­pa­ci­ta­ción, mo­ti­va­ción ex­ter­na), se­gún al­gu­nos ex­per­tos en gestión de per­so­nal y coachs lo­ca­les.

“Las per­so­nas quie­ren bus­car una for­ma de se­guir vi­vien­do y cre­cien­do, pe­ro con otro ti­po de res­pues­tas, que vie­nen de re­to­mar el con­trol de tu pro­pia vida, de apren­der y ex­pe­ri­men­tar en el ca­mino y de en­con­trar tu pro­pio ca­mino con ma­yor sa­tis­fac­ción, ple­ni­tud y fe­li­ci­dad”, di­jo Juan Jo­sé Jáuregui, coach de tran­si­ción y desa­rro­llo, cer­ti­fi­ca­do por la ICC In­ter­na­tio­nal.

Pa­ra Al­da­na Fer­nán­dez, ge­ren­te ge­ne­ral de Luá Cen­tro de Orien­ta­ción In­te­gral, el coaching es­tá en bo­ga en es­te mo­men­to co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra po­ten­ciar las ha­bi­li­da­des pro­fe­sio­na­les e in­di­vi­dua­les de los tra­ba­ja­do­res.

“No es un te­ma so­lo de San­ta Cruz, sino a es­ca­la mun­dial. Es una práctica muy bien va­lo­ra­da, es­pe­cial­men­te pa­ra los lí­de­res de las or­ga­ni­za­cio­nes. Es más, al­gu­nas empresas es­tán desa­rro­llan­do coaches in­ter­nos. Hay quie­nes ase­gu­ran que el coaching es la he­rra­mien­ta del si­glo XXI”, in­di­có Fer­nán­dez.

El coaching lle­gó a Bo­li­via ha­ce más de 10 años, pe­ro se ha sen­ti­do un au­ge re­pen­tino en es­tos úl­ti­mos dos años

De­ben ser pre­pa­ra­dos

Co­mo en to­da ac­ti­vi­dad hu­ma­na que co­mien­za a te­ner cier­ta re­le­van­cia, en el coaching tam­bién exis­te gen­te que se quie­re apro­ve­char de esa co­yun­tu­ra, an­te lo que sur­ge la pregunta ¿có­mo iden­ti­fi­car­los?

Pa­ra ser coach se de­be ha­ber pa­sa­do por una cer­ti­fi­ca­ción que es­té ava­la­da, se tie­ne que ser un es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria, afir­mó Fer­nán­dez.

A de­cir de Jáuregui, exis­te un ries­go de ‘pros­ti­tuir’ el tér­mino de coaching y de­jar que cual- quie­ra lo uti­li­ce sin la ade­cua­da for­ma­ción; es de­cir, una cer­ti­fi­ca­ción otor­ga­da por una es­cue­la de coaching que ten­ga tra­yec­to­ria y res­pon­sa­bi­li­dad.

“Mu­chos de los ‘seu­do­coa­ches’ in­ten­tan dis­fra­zar de coach sus vie­jas prác­ti­cas de for­ma­ción o con­sul­to­ría, tra­tan­do de ven­der ‘ga­to por lie­bre’. Pe­ro, co­mo ya su­ce­dió en otros paí­ses per­die­ron su cre­di­bi­li­dad por sus ma­las prác­ti­cas. Lo ma­lo es que mu­chos cae­rán en sus dis­cur­sos va­cíos”, ma­ni­fes­tó Jáuregui.

NURIAPRENAFETA.COM

Be­ne­fi­cios. El coaching se cen­tra en apo­yar a la per­so­na a la con­se­cu­ción de sus ob­je­ti­vos a tra­vés de cam­bios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.