La im­por­tan­cia de la éti­ca en los negocios

El Deber - Dinero (Bolivia) - - Claves - GAS­TÓN GRE­CO EX­PER­TO EN COMERCIO EX­TE­RIOR

Ca­da año las uni­ver­si­da­des y es­cue­las de ne­go­cio pre­pa­ran fu­tu­ros lí­de­res lis­tos pa­ra afron­tar los re­tos la­bo­ra­les en un mundo ca­da vez más glo­ba­li­za­do y com­pe­ti­ti­vo, pe­ro po­cas de es­tas es­cue­las se preo­cu­pan de for­mar­los ba­jo un en­fo­que éti­co que sean ca­pa­ces de adap­tar­se a un en­torno ca­da vez más di­ná­mi­co y glo­bal,

A la ho­ra de crear y ex­plo­tar una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va, to­das las em­pre­sas ha­cen un in­ten­so aná­li­sis de su en­torno, mer­ca­dos y clien­te, fuen­tes de re­cur­sos, cos­tos, com­pe­ten­cia, etc. Una or­ga­ni­za­ción éti­ca no de­be mi­rar a su en­torno co­mo una fuen­te de ven­ta­jas o clien­tes, sino tam­bién co­mo el en­torno que le per­mi­te cre­cer, ga­nar di­ne­ro y pros­pe­rar, y por lo tan­to al­go a ‘con­ser­var y me­jo­rar’.

To­das las so­cie­da­des sin ex­cep­ción po­seen una es­truc­tu­ra de va­lo­res que de­fi­ne la nor­ma de con­duc­ta de sus in­te­gran­tes. Hoy a co­mien­zos del si­glo XXI es tre­men­da­men­te di­fí­cil de­fi­nir y en­con­trar cuál es esa es­truc­tu­ra mo­ral en la sociedad en la que vi­vi­mos, ya que si al­go ca­rac­te­ri­za a nues­tra sociedad es la frag­men­ta­ción y las con­trac­cio­nes apa­ren­tes.

En un mundo tan di­fu­so, un em­pren­de­dor, co­mo lí­der y co­mo in­no­va­dor, de­be es­tar aten­to a las pre­gun­tas y los im­por­tan­tes di­le­mas éti­cos que sin du­da apa­re­ce­rán en él, los cua­les en au­sen­cia de una su­per­es­truc­tu­ra de va­lo­res cla­ra, apa­re­ce­rán de for­ma con­fu­sa. Los hom­bres de negocios son los lla­ma­dos a li­de­rar las trans­for­ma­cio­nes y me­jo­ras en la sociedad, la for­ma de en­ca­rar nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des es cru­cial pa­ra aca­bar es­te via­je con la res­pon­sa­bi­li­dad de de­ci­dir en li­ber­tad.

¿Cuán­do una em­pre­sa se com­por­ta éti­ca­men­te? Cuan­do en la bús­que­da del be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co den­tro de su ac­ti­vi­dad asu­me la exis­ten­cia de los clien­tes, pro­vee­do­res y la sociedad en su con­jun­to co­mo po­si­bles afec­ta­dos en sus de­ci­sio­nes de ne­go­cio.

El so­ció­lo­go Ray­mond Baum­hart pre­gun­tó a di­rec­ti­vos de gran­des em­pre­sas que era la éti­ca pa­ra ellos, las res­pues­tas fue­ron: a) es lo que los sen­ti­mien­tos me di­cen so­bre lo que es­tá bien y lo que es­tá mal, b) com­por­tar­se tal co­mo la sociedad acep­ta, c) ha­cer lo que dic­ta la ley.

Mu­chas per­so­nas iden­ti­fi­can lo éti­co con un sen­ti­mien­to del bien y del mal, pe­ro ser éti­co no tie­ne mu­cho que ver con los sen­ti­mien­tos per­so­na­les de ca­da uno, in­clu­so a me­nu­do los sen­ti­mien­tos per­so­na­les no son éti­cos.

En­ton­ces, ¿Qué es la éti­ca? Po­de­mos re­su­mir la éti­ca co­mo los prin­ci­pios de ri­gen la to­ma de las de­ci­sio­nes en li­ber­tad y de ma­ne­ra res­pon­sa­ble. Cuan­do nos plan­tea­mos negocios se es­pe­ra que es­tos sean éti­cos y morales, en que ha­cer lo co­rrec­to es lo na­tu­ral, y no lo in­ver­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.