El se­gun­do agui­nal­do de Ri­chard Tha­ler

El Deber - Dinero (Bolivia) - - CLAVES - CAR­LOS HU­GO BARBERY ECO­NO­MIS­TA DAEN

El Pre­mio No­bel de Eco­no­mía 2017 fue para el es­ta­dou­ni­den­se Ri­chard Tha­ler, por sus apor­tes a la eco­no­mía con­duc­tual; es de­cir, cuan­do la si­co­lo­gía des­vía un com­por­ta­mien­to eco­nó­mi­co ra­cio­nal por tres ra­zo­nes: ra­cio­na­li­dad li­mi­ta­da, per­cep­ción de jus­ti­cia y fal­ta de au­to­con­trol. Tha­ler ma­ni­fes­tó que in­ten­ta­rá gas­tar el di­ne­ro ob­te­ni­do por el pre­mio ($us 1,1 mi­llo­nes) “de la ma­ne­ra más irra­cio­nal po­si­ble”.

De­ci­sión ra­cio­nal des­ti­nar el di­ne­ro de su pre­mio a par­tir de la con­fir­ma­ción de que fue el ga­na­dor, lue­go en qué lo gas­ta­rá se­rá asun­to su­yo. Es po­si­ble que el di­ne­ro re­ci­bi­do por Tha­ler se ase­me­je a su ‘se­gun­do agui­nal­do’ afo­ra­do por sus 20 años de de­di­ca­ción. Pe­ro ¿Qué pa­sa­ba si Tha­ler com­pro­me­tía el di­ne­ro de su pre­mio sin ha­ber si­do ga­na­dor?, es­ta­ría con al­gún pro­ble­ma eco­nó­mi­co.

¿ Por qué la ana­lo­gía con el se­gun­do agui­nal­do? Lue­go de mu­cha ex­pec­ta­ti­va y es­pe­ra, el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía con­fir­mó que es­te año no se pa­ga­rá el do­ble agui­nal­do; sin em­bar­go, esa mis­ma car­te­ra, tiem­po atrás, in­di­có que la pers­pec­ti­va de cre­ci­mien­to se­ría del 4,7% y se ga­ran­ti­za­ría el pa­go del do­ble agui­nal­do para 2017. Lue­go el pri­mer man­da­ta­rio se­ña­ló que que­ría que se pa­gue el do­ble agui­nal­do, tiem­po des­pués, que no es­ta- ba se­gu­ro de que es­te año se pa­gue el do­ble agui­nal­do, pe­ro es­tá ca­si se­gu­ro que al pró­xi­mo año ha­brá do­ble agui­nal­do.

Para evi­tar fal­sas ex­pec­ta­ti­vas en los agen­tes eco­nó­mi­cos, no es acer­ta­do emi­tir jui­cios de va­lor ba­sa­dos en su­pues­tos o de­seos y me­nos si pro­vie­nen de los ni­ve­les gu­ber­na­men­ta­les; no es lo mis­mo que lo di­ga un ciu­da­dano de a pie, a que lo ase­ve­re una au­to­ri­dad, pues ello pue­de lle­var al fac­tor si­co­ló­gi­co de la fal­ta de au­to­con­trol y a asu­mir com­pro­mi­sos ba­sa­do en un in­gre­so fu­tu­ro que pue­de no lle­gar y de he­cho por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo no lle­gó a quie­nes lo es­pe­ra­ban o, peor aún, a quie­nes de re­pen­te no so­lo lo ha­bían da­do por he­cho, sino que ya lo ha­bían gas­ta­do por an­ti­ci­pa­do.

La po­si­ción más pru­den­te en es­te sen­ti­do, fue la del mi­nis­tro Gui­llén: “es un te­ma muy sen­si­ble para ha­blar en es­te mo­men­to so­bre qué su­ce­de­rá es­te año, por lo que de­be es­pe­rar­se el in­for­me del INE”.

La de­ci­sión más ra­cio­nal de to­do tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do para te­ner un in­gre­so se­gu­ro y sos­te­ni­ble es ha­cer ca­da vez me­jor su tra­ba­jo y ca­pa­ci­tar­se, pues son va­ria­bles con­tro­la­bles por el mis­mo, a te­ner que de­pen­der de va­ria­bles ex­ter­nas no con­tro­la­bles para un in­gre­so pro­ba­ble y es­po­rá­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.