La cla­se me­dia cre­ce en el eje cen­tral del país y lle­ga al 36%

Una cla­se me­dia más ro­bus­ta se ob­ser­va en el país, a la cual se han ido su­man­do seg­men­tos de la po­bla­ción con me­no­res in­gre­sos. Se tra­ta de una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra va­rios sec­to­res eco­nó­mi­cos.

El Deber - Dinero (Bolivia) - - PORTADA - ANA MA­RÍA CO­PA VÁS­QUEZ aco­pa@el­de­ber.com.bo

Una ‘cla­se me­dia’ más ro­bus­ta se ob­ser­va en Bo­li­via, a la cual se han ido su­man­do seg­men­tos de la po­bla­ción con in­gre­sos me­no­res.

Así lo re­ve­la la ter­ce­ra me­di­ción del es­tu­dio de Ni­ve­les So­cio­eco­nó­mi­cos (NSE), rea­li­za­do por Cap­tu­ra Con­sul­ting en el eje cen­tral de Bo­li­via (San­ta Cruz, Co­cha­bam­ba, La Paz y El Al­to) me­dian­te 1.542 en­tre­vis­tas y 20 in­mer­sio­nes et­no­grá­fi­cas. De acuer­do con esa in­ves­ti­ga­ción, la sociedad bo­li­via­na ya no es re­pre­sen­ta­da por una pi­rá­mi­de sino por un rom­bo. Ha ha­bi­do un “as­cen­so de cla­ses”, se­gún el aná­li­sis que ha­ce Ró­ger Ló­pez, di­rec­tor de Cap­tu­ra Con­sul­ting.

Con un grá­fi­co mues­tra que la ba­se de esa pi­rá­mi­de so­cial, con­for­ma­da por los es­tra­tos de in­gre­so más ba­jo (D2/E), se ha con­traí­do en los úl­ti­mos sie­te años, pa­san­do de re­pre­sen­tar el 39% en 2010 al 26% en 2017. Di­chos ho­ga­res mi­gra­ron a un es­tra­to su­pe­rior -a la ‘cla­se ba­ja as­cen­den­te’ (D1) o la ‘fu­tu­ra cla­se me­dia en formación’ co­mo se la de­no­mi­na en ese re­por­te- su­bien­do su par­ti­ci­pa­ción del 24% al 34% en­tre 2010 y 2017.

¿Qué pa­só con esa gen­te, có­mo lo­gró me­jo­rar? Se po­dría pen­sar que fue­ron los más be­ne­fi­cia­dos con los in­cre­men­tos del sa­la­rio mí­ni­mo y/o con las po­lí­ti­cas re­dis­tri­bu­ti­vas del Go­bierno (bo­nos y sub­si­dios), se cues­tio­na Ló­pez.

“La dé­ca­da de bo­nan­za ha ter­mi­na­do y aho­ra nos en­fren­ta­mos a una du­ra des­ace­le­ra­ción. Pe­ro el cre­ci­mien­to acu­mu­la­do ha si­do su­fi­cien­te pa­ra au­men­tar los ni­ve­les de ri­que­za, me­jo­rar el gra­do de ins­truc­ción, las pres­ta­cio­nes laborales y en ge­ne­ral, el bie­nes­tar so­cial y eco­nó­mi­co de los ho­ga­res”, di­ce.

Es­te in­for­me tam­bién da cuen­ta de que los ho­ga­res del es­tra­to ‘ba­jo as­cen­den­te’ (D1) die­ron un sal­to y en­gro­sa­ron al es­tra­to su­pe­rior que se­ría la ‘cla­se me­dia ba­ja’ (C3), que subió del 21% al 25%.

En­tre­tan­to, se ad­vier­te un le­ve des­cen­so de al­gu­nos ho­ga­res de in­gre­so 'me­dio tí­pi­co' (C2) a 'me­dio ba­jo' (C3), lo que abre un ries­go, se­gún Ló­pez. “Una caí­da de la economía pue­de afec­tar el em­pleo y el flu­jo de in­gre­sos, re­per­cu­tien­do lue­go en los ac­ti­vos que tie­nen y los ser­vi­cios que con­tra­tan los ho­ga­res”, pun­tua­li­za el eje­cu­ti­vo.

Aho­ra, si bien se ha ve­ri­fi­ca­do un as­cen­so en los ni­ve­les so­cio­eco­nó­mi­cos más ba­jos, no se evi­den­cia lo mis­mo en los ni­ve­les su­pe­rio­res. De he­cho, los ho­ga­res de ni­vel ‘me­dio tí­pi­co’ (C2) y los de ‘ni­vel al­to’ (ABC1) no mues­tran va­ria­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas en el pe­rio­do de tiem­po ana­li­za­do más allá de ha­ber in­cre­men­ta­do sus in­gre­sos. “Se po­dría de­cir que no son más, pe­ro es­tán me­jor”, se in­di­ca.

Ur­ba­ni­za­ción y mer­ca­do

El in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de Es­tu­dios de la Reali­dad Eco­nó­mi­ca y So­cial (Ce­res), Ro­ber­to La­ser­na con­si­de­ra “muy in­tere­san­te” el da­to que brin­da es­te es­tu­dio so­bre una cla­se me­dia en ex­pan­sión y a la cual se es­tán in­te­gran­do gru­pos que es­ta­ban clasificados en los es­tra­tos más po­bres. No obs­tan­te, acla­ra que no se pue­de ha­blar de un “as­cen­so de cla­ses” to­man­do en cuen­ta so­lo in­for­ma­ción de ciu­da­des del eje urbano na­cio­nal.

La­ser­na cree que que­da de­mos­tra­do que los pro­ce­sos más im­por­tan­tes en la lu­cha con­tra la po­bre­za son la ur­ba­ni­za­ción y la am­plia­ción del mer­ca­do. “Las ciu­da­des son fun­da­men­tal­men­te mer­ca­dos, don­de uno se ve obli­ga­do a in­ter­cam­biar pa­ra so­bre­vi­vir y a usar me­jor su tiem­po y sus ca­pa­ci­da­des ya sea pa­ra bus­car un em­pleo, ofre­cer un ser­vi­cio o trans­for­mar al­gún pro­duc­to en fun­ción de lo que otros ne­ce­si­tan”, in­di­ca.

El ex­per­to men­cio­na que eso es lo que se ha vis­to en las úl­ti­mas dé­ca­das y con par­ti­cu­lar in­ten­si­dad con el au­men­to de los gas­tos pú­bli­cos ba­sa­dos en el ‘boom’ de ex­por­ta­cio­nes. “Al ha­ber au­men­ta­do la dis­po­ni­bi­li­dad de dinero, subie­ron las im­por­ta­cio­nes y los gas­tos fis­ca­les, y eso dio un nue­vo di­na­mis­mo a la ex­pan­sión del mer­ca­do y a la ur­ba­ni­za­ción, crean­do opor­tu­ni­da­des pa­ra el as­cen­so so­cial, co­mo lo de­tec­ta la en­cues­ta de Cap­tu­ra Con­sul­ting”, en­fa­ti­za.

El per­fil de la ‘cla­se me­dia’

Su­man hoy un 36% de los ho­ga­res (en 2010, re­pre­sen­ta­ban el 33%) y con­cen­tran el 55% del con­su­mo, se­gún da­tos del eje cen­tral que arro­ja es­ta en­cues­ta. En el 65% de los ca­sos hay más de un apor­tan­te en ca­sa, por lo que lle­gan a in­gre­sos men­sua­les de Bs10.000. Un 62% pue­de aho­rrar una me­dia del 5%.

Además, se ob­ser­va que un 58% tie­ne una ca­sa pro­pia de 2,5 ba­ños y 3,5 dor­mi­to­rios. En el 61% de los ca­sos, el je­fe de ho­gar (prin­ci­pal apor­tan­te) es un hom­bre con 38 años en pro­me­dio, pro­gre­sis­ta y orien­ta­do a me­tas, ma­yor­men­te con un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio (65%) y asa­la­ria­do de ran­go me­dio (52%).

En cuan­to al uso de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, el 67% es­tá ban­ca­ri­za­do y el 47%, en­deu­da­do. Pa­gan prin­ci­pal­men­te cré­di­tos de vi­vien­da (39%), de con­su­mo (28%), de ne­go­cios (22%) y de vehícu­los (10%). Por otro la­do, el 77% cuen­ta con TV por ca­ble, el 55% con una lí­nea fi­ja, el 50% con ac­ce­so a in­ter­net y el 45% con se­gu­ro de sa­lud.

En cuan­to a sus há­bi­tos de com­pra, más de dos ter­cios de la ‘cla­se me­dia’ ha­ce sus com­pras de ali-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.