No es un buen mo­men­to pa­ra ‘des­con­ge­lar’ el ti­po de cam­bio

Los efec­tos del man­te­ni­mien­to del ti­po de cam­bio, es­pe­cial­men­te en el ám­bi­to del co­mer­cio ex­te­rior, de­ben ser asu­mi­dos por las au­to­ri­da­des que des­car­tan mo­di­fi­ca­cio­nes, se­gún la CEPB

El Deber - Dinero (Bolivia) - - PORTADA - MAU­RI­CIO VASQUEZ mau­ri­cio.vasquez@el­de­ber.com.bo

Los eco­no­mis­tas son cons­cien­tes de que de­va­luar la mo­ne­da bo­li­via­na fren­te al dó­lar fa­vo­re­ce al mer­ca­do in­terno, pe­ro con­si­de­ran que no es el mo­men­to

Los pri­me­ros ocho me­ses del año no han si­do bue­nos pa­ra las mo­ne­das de Argentina, Bra­sil y Chi­le, ya que es­tas se han de­pre­cia­do un 110,3%, 28% y 10%, res­pec­ti­va­men­te.

An­te esa co­yun­tu­ra, que tie­ne un efec­to en el co­mer­cio ex­te­rior bo­li­viano, Di­ne­ro con­sul­tó a al­gu­nos ex­per­tos so­bre el im­pac­to que ten­dría una de­va­lua­ción del bo­li­viano (aun­que sea mi­nús­cu­la) en la eco­no­mía na­cio­nal.

Un ti­po de cam­bio al­to, si es que no es neu­tra­li­za­do por una in­fla­ción in­ter­na, ayu­da­ría fuer­te­men­te al sec­tor pro­duc­ti­vo y ex­por­ta­dor, prin­ci­pal­men­te de pro­duc­tos no tra­di­cio­na­les, ya que ge­ne­ra­ría una ga­nan­cia en la com­pe­ti­ti­vi­dad, se­gún Gary Ro­drí­guez, ge­ren­te ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to Bo­li­viano de Co­mer­cio Ex­te­rior (IBCE).

Ade­más, con­tri­bui­ría al sec­tor pro­duc­ti­vo en fun­ción del mer­ca­do in­terno, pues­to que si el dó­lar su­be en una eco­no­mía, se en­ca­re­ce la im­por­ta­ción de ar­tícu­los que se pue­den ad­qui­rir de la in­dus­tria na­cio­nal.

Aun­que el sec­tor ex­por­ta­dor no tra­di­cio­nal se­ría el más be­ne­fi­cia­do por una de­pre­cia­ción, en el cor­to pla­zo no se pue­den in­cre­men­tar sus­tan­cial­men­te las ex­por­ta­cio­nes, de­bi­do a que se ne­ce­si­ta in­ver­tir en ma­qui­na­rias, equi­pos, he­rra­mien­tas y ca­pa­ci­tar al per­so­nal. Eso se rea­li­za con fi­nan­cia­mien­to, ex­pli­có Mar­ce­lo Núñez, ex­pre­si­den­te del Co­le­gio de Eco­no­mis­tas de San­ta Cruz.

“De un sec­tor co­mo el ex­por­ta­dor, que ha si­do prác­ti­ca­men­te ol­vi­da­do, no se pue­de es­pe­rar que des­pe­gue in­me­dia­ta­men­te. Al­gu­nos pro­duc­tos tie­nen que re­cu­pe­rar mer­ca­dos, y pa­ra eso se re­quie­re tiem­po y lo­gís­ti­ca”, ma­ni­fes­tó Núñez.

Mo­men­to ade­cua­do

El mo­ti­vo pa­ra no to­car el ti­po de cam­bio guar­da re­la­ción con la gran preo­cu­pa­ción que tie­ne el Go­bierno de no des­per­tar ex­pec­ta­ti­vas in­fla­cio­na­rias en la po­bla­ción, se­gún los es­pe­cia­lis­tas.

Pa­ra Núñez, en es­te mo­men­to no es acon­se­ja­ble de­va­luar la mo­ne­da na­cio­nal, ya que el pa­no­ra­ma es muy tur­bu­len­to. El efec­to in­me­dia­to de tal ac­ción se­ría un in­cre­men­to de la in­fla­ción y los pro­duc­tos im­por­ta­dos au­men­ta­rían de va­lor, afec­tan­do a to­da la po­bla­ción en su con­jun­to.

En Bo­li­via tam­bién exis­te un pro­ble­ma es­truc­tu­ral, las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les si­guen dis­mi­nu­yen­do. Pa­sa­ron de $us 15.000 mi­llo­nes a me­nos de $us 9.000 mi­llo­nes en cua­tro años. Ese com­por­ta­mien­to es fru­to de un dó­lar ba­ra­to que rá­pi­da­men­te se va al ex­te­rior e in­gre­sa co­mo im­por­ta­cio­nes de di­fe­ren­tes pro­duc­tos, in­di­có el eco­no­mis­ta.

Una opi­nión si­mi­lar tie­ne Ro­nald Nostas, pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios Pri­va­dos de Bo­li­via (CEPB). Los efec­tos del man­te­ni­mien­to de la me­di­da, es­pe­cial­men­te en el ám­bi­to del co­mer­cio ex­te­rior, de­ben ser asu­mi­dos por las au­to­ri­da­des que des­car­tan cual­quier mo­di­fi­ca­ción, se­gún el em­pre­sa­rio.

“La po­lí­ti­ca cam­bia­ria tie­ne efec­tos ne­ga­ti­vos pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tras ex­por­ta­cio­nes y nues­tra pro­duc­ción, pe­ro es be­ne­fi­cio­sa pa­ra nues­tras im­por­ta­cio­nes”, di­jo Nostas.

En la ac­tua­li­dad, más del 90% de los de­pó­si­tos del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­tán ex­pre­sa­dos en bo­li­via­nos, de­bi­do a la bo­li­via­ni­za­ción im­pul­sa­da por el Go­bierno. Mo­ver el ti­po de cam­bio ha­cia arri­ba po­dría oca­sio­nar que las per­so­nas quie­ran ‘re­fu­giar­se’ en el dó­lar y eso in­du­ci­ría a una de­pre­cia­ción ma­yor del bo­li­viano, cau­san­do un efec­to de in­fla­ción, sos­tu­vo Ro­drí­guez.

Se re­quie­ren me­di­das

Los ex­por­ta­do­res na­cio­na­les vie­nen so­li­ci­tan­do va­ria­bi­li­dad del ti­po de cam­bio des­de ha­ce ca­si ocho años, in­di­có Wil­fre­do Ro­jo, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Ex­por­ta­do­res de Bo­li­via, ya que el sec­tor ex­por­ta­dor ha per­di­do cer­ca de un 30% de com­pe­ti­ti­vi­dad.

A de­cir de Ro­jo, la va­ria­ble del ti­po de cam­bio de­be­ría re­la­cio­nar­se con la eco­no­mía y con­tar por lo me­nos con un Bol­sín, que la tra­te di­fe­ren­te de lo que sig­ni­fi­ca el ti­po de cam­bio pa­ra el mer­ca­do in­terno na­cio­nal.

El Go­bierno de­be ma­ne­jar la va­ria­ble in­fla­ción de una for­ma dis­tin­ta al ti­po de cam­bio, ya que con la bo­li­via­ni­za­ción no de­be­ría exis­tir el ‘fan­tas­ma’ del dó­lar que tan­to preo­cu­pa a los bo­li­via­nos, ex­pre­só Ro­jo.

“Ur­ge apli­car me­di­das co­rrec­ti­vas pa­ra ali­viar el dé­fi­cit en ba­lan­za de pa­gos (im­por­ta­cio­nes ma­yo­res que las ex­por­ta­cio­nes), de lo con­tra­rio nues­tras re­ser­vas se irán re­du­cien­do”, di­jo Núñez.

A me­dia­dos de es­te sep­tiem­bre, el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral (BCB), Pablo Ra­mos, re­mar­có que el Go­bierno man­ten­drá la es­ta­bi­li­dad cam­bia­ria del dó­lar fren­te a la mo­ne­da na­cio­nal, por­que no se sien­te un im­pac­to de­ci­si­vo en Bo­li­via de los paí­ses de la re­gión en cri­sis.

El eje­cu­ti­vo sub­ra­yó que la po­lí­ti­ca cam­bia­ria se man­ten­drá, por­que ade­más las de­va­lua­cio­nes siem­pre im­pac­tan de ma­ne­ra ne­ga­ti­va a la po­bla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.