Anun­cios so­bre pues­tos di­rec­ti­vos atraen a mu­je­res

Bus­car can­di­da­tos pú­bli­ca­men­te pa­ra lle­nar va­can­tes es una sim­ple so­lu­ción al pro­ble­ma

El Deber - Dinero (Bolivia) - - ANÁLISIS - ALAN BEATTIE ES­CRI­TOR LÍ­DER EUROPEO DE FINANCIAL TIMES

De to­da la gen­te que he co­no­ci­do, so­lo pue­do pen­sar en una per­so­na que ha en­con­tra­do un nue­vo tra­ba­jo res­pon­dien­do a un anun­cio en The Eco­no­mist. Fue una ha­za­ña sor­pren­den­te­men­te im­pre­sio­nan­te. Su­peró a cien­tos de per­so­nas de to­do el mun­do pa­ra con­se­guir un pues­to en la se­de de In­ter­pol en la ca­pi­tal gas­tro­nó­mi­ca fran­ce­sa de Lyon.

El otro día pen­sé en él mien­tras es­ta­ba sen­ta­da en una con­fe­ren­cia de ne­go­cios en una so­bre­ca­len­ta­da ha­bi­ta­ción de un ho­tel en Lon­dres, en la que se es­cu­cha­ban mu­chas que­jas in­dig­na­das so­bre la es­ca­sez de mu­je­res en las jun­tas di­rec­ti­vas de las com­pa­ñías.

Las mu­je­res ocu­pan el 29% de los em­pleos en jun­tas di­rec­ti­vas en las 100 em­pre­sas más gran­des del Reino Uni­do, más del do­ble que en 2011. Pe­ro si ba­jas por la lis­ta del FTSE 350, mu­chas em­pre­sas tie­nen una so­la mu­jer y, tan re­cien­te­men­te co­mo el 10 de ju­nio, 10 jun­tas di­rec­ti­vas no te­nían ni una. Las co­sas son más des­alen­ta­do­ras en otros lu­ga­res. En to­do el mun­do, la pro­por­ción de es­ca­ños ocu­pa­dos por mu­je­res es ape­nas del 15%, a pe­sar de los años de pre­sión de mi­nis­tros y gru­pos de pre­sión. En EEUU, el nú­me­ro de di­rec­to­ras eje­cu­ti­vas en las com­pa­ñías For­tu­ne 500 ca­yó por de­ba­jo de 30 es­te año.

Pue­do ver por qué una com­pa­ñía pue­de ne­gar­se a de­jar que el mun­do se­pa que es­tá bus­can­do, por ejem­plo, un nue­vo di­rec­tor eje­cu­ti­vo o di­rec­tor fi­nan­cie­ro. Po­dría afec­tar el pre­cio de las ac­cio­nes, sin men­cio­nar a los ti­tu­la­res que no te­nían idea de que iban a de­jar sus car­gos.

Sin em­bar­go, mu­cha gen­te in­sis­te en que pu­bli­ci­tar in­clu­so los pues­tos no eje­cu­ti­vos en las jun­tas es ries­go­so. Las em­pre­sas es­ta­rían inun­da­das con tan­tos can­di­da­tos inade­cua­dos que ten­drían que con­tra­tar per­so­nal adi­cio­nal en re­cur­sos hu­ma­nos, me di­je­ron la se­ma­na pa­sa­da, y no hay ga­ran­tía de que las me­jo- res per­so­nas ve­rían un anun­cio en el mo­men­to en que un asien­to de la jun­ta es­tu­vie­ra va­can­te.

In­clu­so cuan­do se anuncian pues­tos en las jun­tas di­rec­ti­vas del gobierno, ra­ra­men­te son ocu­pa­dos por per­so­nas des­co­no­ci­das, di­jo Heat­her McG­re­gor, de­ca­na eje­cu­ti­va de Edin­burgh Bu­si­ness School y pre­si­den­ta de la fir­ma lon­di­nen­se de bús­que­da Tay­lor Ben­nett.

Pue­do en­ten­der to­do es­to, pe­ro to­da­vía creo que se po­drían pu­bli­ci­tar mu­cho más pues­tos en las jun­tas di­rec­ti­vas. Se­gu­ra­men­te va­le la pe­na ha­cer el es­fuer­zo pa­ra es­co­ger a al­guien pa­ra un pa­pel tan im­por­tan­te. Y no creo que el gru­po de can­di­da­tos ade­cua­dos sea tan pe­que­ño.

El ala bri­tá­ni­ca de un gru­po lla­ma­do Wo­men on Boards (Mu­je­res en Jun­tas), que co­nec­ta a can­di­da­tos con em­pre­sas, di­ce que más de 23.000 mu­je­res se han ins­cri­to des­de 2012. Más de 1.200 han en­con­tra­do em­pleos en jun­tas di­rec­ti­vas, aun­que so­lo un 5% en com­pa­ñías que co­ti­zan en bol­sa.

Es­toy se­gu­ro de que mu­chas mu­je­res to­tal­men­te com­pe­ten­tes han si­do ex­clui­das de em­pleos por­que sim­ple­men­te nun­ca se en­te­ra­ron de su exis­ten­cia. Por lo me­nos, pa­re­ce sensato pe­dir­les a las em­pre­sas que anun­cien un tra­ba­jo o que ex­pli­quen por qué no lo hi­cie­ron. Es­te es un pa­so que los re­gu­la­do­res del Reino Uni­do fo­men­ta­rán a par­tir de enero pa­ra los di­rec­to­res no eje­cu­ti­vos. Es­to no abri­rá la ‘ca­ja ne­gra’ de la con­tra­ta­ción de sa­la de jun­tas por com­ple­to, pe­ro es un buen pri­mer pa­so.

Las mu­je­res ocu­pan el 29% de los em­pleos en jun­tas di­rec­ti­vas en las 100 em­pre­sas más gran­des del Reino Uni­do, más del do­ble que en 2011

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.