Có­mo dos ‘gau­chos’ con­ven­cie­ron a un ‘cam­ba’ es­cép­ti­co

El Deber - Especial - - Portada -

Pa­ra mí la Expocruz era un even­to más del ca­len­da­rio, fui es­cép­ti­co so­bre su im­pac­to. Pe­ro aho­ra sé que es más que eso, es el re­fle­jo de la pu­jan­za del pue­blo cru­ce­ño, con­for­ma­do por cam­bas, co­llas, cha­pa­cos y ex­tran­je­ros que lle­ga­ron de pa­so y no se mar­cha­ron nun­ca. Fue­ron dos fo­ras­te­ros los que cam­bia­ron mi opi­nión. “To­ca­yo, la fe­ria es bár­ba­ra y nues­tra tie­rra un pa­raí­so”, dis­pa­ró don Car­los Er­nes­to Tu­lián, un cor­do­bés que lle­va más 30 años en San­ta Cruz, cuan­do lo co­no­cí, me con­tó un sin­nú­me­ro de anéc­do­tas que no en­tra­rían en es­tas lí­neas, pe­ro en re­su­men la fe­ria y esta tie­rra le brin­da­ron la opor­tu­ni­dad de pros­pe­rar. Se con­si­de­ra un cam­ba más: gus­ta del ma­ja­di­to y el olor a tie­rra mo­ja­da, que aún se res­pi­ra, pe­sa al des­pia­da­do pa­so del ce­men­to. Juan Car­los De Ávila, otro ‘gau­cho’, me ter­mi­nó de con­ven­cer, lle­va 25 años de fe­ria, lle­gó con una mo­chi­lla al hom­bro car­ga­do de ilu­sio­nes y no se fue más, tie­ne una em­pre­sa de re­pre­sen­ta­cio­nes y ser­vi­cio que im­por­ta equi­pos pa­ra el sec­tor de la me­tal­me­cá­ni­ca.

Pa­ra él Expocruz, es co­mo la tie­rra pa­ra el cam­pe­sino, un lu­gar don­de sem­bró la se­mi­lla de un me­jor fu­tu­ro que aho­ra co­se­cha gra­cias al tra­ba­jo du­ro.

ER­NES­TO ES­TRE­MA­DOI­RO PE­RIO­DIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.