PRE­CUR­SOR DE LOS LO­TES PO­PU­LA­RES A CRÉ­DI­TO DI­REC­TO

Los te­rre­nos que los clien­tes com­pra­ron en­tre $us 2.000 a 4.000, ya se va­lúan en­tre $us 15.000 a 30.000

El Deber - Especial - - Grupo Empresarial Lafuente -

El Gru­po Em­pre­sa­rial La­fuen­te na­ce ha­ce 23 años lue­go de ha­ber iden­ti­fi­ca­do un pro­ble­ma so­cial, el cual era que la gen­te de es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos no po­día ac­ce­der a te­ner vi­vien­da pro­pia; en lo ur­bano, San­ta Cruz es­ta­ba cre­cien­do con pu­ros lo­tea­mien­tos, lo que oca­sio­na­ba que mu­cha gen­te sea en­ga­ña­da por los de­no­mi­na­dos “lo­tea­do­res” o los mis­mos due­ños de las pro­pie­da­des, que, una vez ad­qui­ría plus­va­lía el te­rreno, echa­ban a los com­pra­do­res im­po­nién­do­les pre­cios al­tos.

A ello se su­ma­ba que la ciu­dad cre­cía sin áreas ver­des ni de equi­pa­mien­to.

Plus­va­lía sube el pa­tri­mo­nio

Pa­ra dar­le so­lu­ción a es­ta pro­ble­má­ti­ca, al pre­si­den­te del Gru­po Em­pre­sa­rial La­fuen­te, Ju­lio No­vi­llo, des­de la Fe­de­ra­ción de Jun­tas Ve­ci­na­les, de la que era di­ri­gen­te, le sur­ge la idea de crear un pro­gra­ma em­pre­sa­rial que co­mer­cia­li­ce lo­tes po­pu­la­res pa­ra que la po­bla­ción de es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos pue­da com­prar te­rre­nos al con­ta­do, apli­can­do el sis­te­ma de cré­di­to di­rec­to.

La pri­me­ra em­pre­sa se de­no­mi­nó Cre­di­ca­sas La­fuen­te, la cual No­vi­llo se la ce­dió a sus her­ma­nos, des­pués se crean El Pahui­chi, Te- cho y las de­más has­ta com­ple­tar el hol­ding que es hoy, con fir­mas di­ver­si­fi­ca­das en va­rios ru­bros eco­nó­mi­cos, en­tre in­mo­bi­lia­rias, cons­truc­to­ras y de ser­vi­cio de dis­tri­bu­ción de ener­gía eléc­tri­ca.

No­vi­llo con­si­de­ra que el con­tar con una vi­vien­da pro­pia so­lu­cio­na to­do ti­po de pro­ble­mas so­cia­les y eco­nó­mi­cos. Es de­cir, al te­ner su ho­gar, los due­ños mon­tan su tien­di­ta, ins­cri­ben a sus hi­jos en los co­le­gios do­na­dos por la em­pre­sa y los lo­tes que com­pra­ron en­tre $us 2.000 y 4.000 en po­co tiem­po lle­gan a ele­var­se a $us 15.000, 20.000 has­ta 30.000, por lo cual, an­tes de ter­mi­nar de pa­gar el to­tal, los pro­pie­ta­rios ya tie­nen un pa­tri­mo­nio, lo que sig­ni­fi­ca que pue­den hi­po­te­car el te­rreno y con­se­guir fi­nan­cia­mien­to.

Es­te be­ne­fi­cio no so­lo di­na­mi­za la eco­no­mía fa­mi­liar, sino la ca­de­na pro­duc­ti­va, por­que al cons­truir su ca­sa com­pran la­dri­llos, are­na, fie­rro, cla­vos, ma­de­ra y un con­jun­to de ge­ne­ra­do­res de em­pleos in­di­rec­tos con múl­ti­ples efec­tos mul­ti­pli­ca­do­res.

Es más, en es­tas ciu­da­des pla­ni­fi­ca­das se trans­fie­re al Es­ta­do el 40% pa­ra áreas ver­des o ser­vi­cios so­cia­les, don­de se cons­tru­yen es­cue­las, can­chas o cen­tros de sa­lud mu­ni­ci­pa­les.

El Centro de Com­pras Mo­nu­men­tal Nor­te (War­nes, por Ciu­dad Sa­té­li­te) ten­drá más de 10.000 pues­tos

El Par­que In­dus­trial La­ti­noa­me­ri­cano es el más gran­de de la re­gión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.