MAR­CE­LO ARRA­ZO­LA W. “LOS EM­BA­TES PO­LÍ­TI­COS NOS VOL­VIE­RON MÁS FUER­TES”

El pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Pro­fe­sio­na­les de San­ta Cruz ha­bla del pre­mio La San­ta Cruz al mé­ri­to Pro­fe­sio­nal y la ac­tua­li­dad del sec­tor

El Deber - Especial - - Ediciones Especiales -

¿Có­mo se ins­ti­tu­ye y qué im­por­tan­cia tie­ne el pre­mio que otor­ga la Fe­de­ra­ción?

La Fe­de­ra­ción de Pro­fe­sio­na­les aglu­ti­na a to­dos los co­le­gios pro­fe­sio­na­les de San­ta Cruz y bus­ca con­tri­buir no so­lo al aso­cia­cio­nis­mo pro­fe­sio­nal sino tam­bién al for­ta­le­ci­mien­to de la for­ma­ción aca­dé­mi­ca. Co­mo par­te de es­te tra­ba­jo sur­gió la idea de crear una dis­tin­ción a los pro­fe­sio­na­les de las di­fe­ren­tes áreas del co­no­ci­mien­to téc­ni­co y cien­tí­fi­co que se ha­yan des­ta­ca­do en ca­da ges­tión. Así na­ce el pre­mio La San­ta Cruz al Mé­ri­to Pro­fe­sio­nal que se otor­ga anual­men­te. Es­ta va­lo­ra­ción es rea­li­za­da ini­cial­men­te por ca­da co­le­gio afi­lia­do, que lue­go pro­po­ne a la Fe­de­ra­ción de Pro­fe­sio­na­les su can­di­da­to pa­ra re­ci­bir el pre­mio.

¿Quié­nes fue­ron ele­gi­dos es­te año?

Es­te año pre­mia­mos a 22 pro­fe­sio­na­les, pe­ro apar­te de la dis­tin­ción que se ha­ce por ca­da área del co­no­ci­mien­to, tam­bién se en­tre­ga La San­ta Cruz al Mé­ri­to Pro­fe­sio­nal a la per­so­na que en esa ges­tión ha im­pul­sa­do al­gún ni­vel de desa­rro­llo pro­fe­sio­nal en con­tri­bu­ción al de­par­ta­men­to y es­te año re­ca­yó en el ar­qui­tec­to Ma­rio Car­me­lo Paz Du­rán, ge­ren­te de la CRE, por di­ri­gir la ins­ti­tu­ción coo­pe­ra­ti­va lí­der del coope­ra­ti­vis­mo cru­ce­ño y na­cio­nal y una de las lí­de­res a ni­vel ibe­roa­me­ri­cano.

Tam­bién se re­co­no­ció al pre­si­den­te del Co­le­gio Mé­di­co de San­ta Cruz, Henry Mon­te­ro, por la lu­cha ins­ti­tu­cio­nal que en­ca­be­zó con las or­ga­ni­za­cio­nes co­le­gia­das y las ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud, con­si­guien­do de­ro­gar la Ley del Có­di­go del Sis­te­ma Pe­nal que tra­ta­ba de cri­mi­na­li­zar el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal.

Asi­mis­mo, se hi­zo un re­co­no­ci­mien­to por esa mis­ma lu­cha a Luis Emi­lio Var­gas, pe­ro ya en un con­tex­to na­cio­nal. Var­gas es un pro­fe­sio­nal cru­ce­ño que asu­mió el li­de­raz­go des­de la pre­si­den­cia de la Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Pro­fe­sio­na­les.

Otro dis­tin­gui­do fue el pre­si­den­te del Co­le­gio de Au­di­to­res de San­ta Cruz, Ber­man Hill­man, pues a pe­sar de to­dos es­tos gol­pes sis­te­má­ti­cos de la cla­se po­lí­ti­ca su co­le­gio ha ge­ne­ra­do un gran desa­rro­llo ins­ti­tu­cio­nal te­nien­do la li­ga de­por­ti­va más gran­de de to­dos los co­le­gio pro­fe­sio­na­les a ni­vel na­cio­nal, ad­qui­rie­ron nue­vas ofi­ci­nas, con una se­de im­por­tan­te y con un va­lor tras­cen­den­tal den­tro de la eco­no­mía de las ins­ti­tu­cio­nes co­le­gia­das.

Han si­do tiem­pos di­fí­ci­les pa­ra los en­tes co­le­gia­dos

El año pa­sa­do y par­te de es­te año han si­do tiem­pos muy du­ros pa­ra la co­le­gia­tu­ra a ni­vel de­par­ta­men­tal y na­cio­nal, por los cons­tan­tes em­ba­tes de la cla­se po­lí­ti­ca, di­ri­gi­dos por un la­do a desin­ti­tu­cio­na­li­zar los co­le­gios por me­dio de una des­acre­di­ta­ción de la for­ma­ción y el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal. Se eli­mi­na­ron de­ter­mi­na­dos in­gre­sos pa­ra mu­chas ins­ti­tu­cio­nes, es así que el Co­le­gio de Abo­ga­dos con la Ley de la Abo­ga­cía de­jó de per­ci­bir cer­ca del 95% de sus in­gre­sos pro­fe­sio­na­les, al Co­le­gio Mé­di­co se le qui­tó la otor­ga­ción del cer­ti­fi­ca­do mé­di­co, al Co­le­gio de Au­di­to­res se le qui­tó el con­trol fis­cal de los ba­lan­ces de ges­tión. Aún así, no pu­dien­do aho­gar­nos eco­nó­mi­ca­men­te, la cla­se po­lí­ti­ca bus­có otros me­ca­nis­mos de des­acre­di­ta­ción y có­mo ge­ne­rar un con­trol del ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal, tra­tó de cri­mi­na­li­zar y es­ta­ble­cer san­ción pe­nal por el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión me­dian­te la Ley del Có­di­go del Sis­te­ma Pe­nal.

¿Con to­do es­to, có­mo es­tán los en­tes co­le­gia­dos?

Los gol­pes han si­do sis­te­má­ti­cos, el pri­me­ro fue eco­nó­mi­co, lue­go qui­sie­ron cri­mi­na­li­zar el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal y tam­bién tra­ta­ron de ge­ne­rar pa­ra­le­lis­mo en las ins­ti­tu­cio­nes co­le­gia­das, pe­ro a pe­sar de to­das esas ac­cio­nes di­gi­ta­das por la cla­se po­lí­ti­ca, que no es muy ami­ga del sis­te­ma gre­mial pro­fe­sio­nal, los co­le­gios he­mos te­ni­do la ca­pa­ci­dad de ven­cer esas ba­rre­ras y con­ti­nua­mos de pie, pues nin­gún co­le­gio ce­rró sus puer­tas. Es­to nos ha for­ta­le­ci­do ins­ti­tu­cio­nal­men­te, los gol­pes re­ci­bi­dos nos in­cen­ti­van pa­ra se­guir ade­lan­te.

¿Cuá­les son las for­ta­le­zas de la ins­ti­tu­ción?

El amor a nues­tra tie­rra, el tra­ba­jo coor­di­na­do en­tre las di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes de San­ta Cruz, la so­li­da­ri­dad de su ins­ti­tu­cio­na­li­dad y la uni­dad de las mis­mas.

San­ta Cruz lle­gó a don­de es­tá gra­cias a la pu­jan­za de sus hom­bres y mu­je­res que han crea­do ins­ti­tu­cio­na­li­dad y a par­tir de es­ta se han ge­ne­ra­do al­ter­na­ti­vas an­te el aban­dono del Go­bierno Na­cio­nal. No hay que ol­vi­dar que ha­ce 52 años se po­ne la pri­me­ra lo­se­ta, éra­mos una al­dea, pe­ro en los úl­ti­mos 50 años nos cons­ti­tui­mos en el prin­ci­pal de­par­ta­men­to de Bolivia en con­tri­bu­ción al PIB, en ni­vel de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo eco­nó­mi­co, so­cial y cul­tu­ral. Eso se ha lo­gra­do por la pu­jan­za y or­ga­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal de sus re­des. Por eso nues­tros co­le­gios pro­fe­sio­na­les y la Fe­de­ra­ción son fuer­tes y son par­te de es­ta red.

¿Qué as­pec­tos de­be me­jo­rar la ins­ti­tu­ción ma­triz?

Pa­ra que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pro­fe­sio­nal ten­ga ma­yor re­le­van­cia y pue­da con­tri­buir de me­jor ma­ne­ra al desa­rro­llo lo­cal y na­cio­nal tie­ne que tra­ba­jar coor­di­na­da­men­te con las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas.

En San­ta Cruz no te­ne­mos ma­yo­res pro­ble­mas con el mu­ni­ci­pio y la Go­ber­na­ción, pe­ro aún no he­mos lo­gra­do es­ta­ble­cer bue­na re­la­ción con los ni­ve­les cen­tra­les de go­bierno. Se po­drían apro­ve­char nues­tras ca­pa­ci­da­des pro­fe­sio­na­les si las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas coor­di­na­ran con nues­tras ins­ti­tu­cio­nes co­le­gia­das, de tal ma­ne­ra que no so­lo sea­mos en­tes fis­ca­li­za­do­res sino que po­da­mos coope­rar pa­ra que es­tas po­lí­ti­cas pú­bli­cas se eje­cu­ten de me­jor ma­ne­ra. Es­te es un te­ma pen­dien­te.

¿Cuál es la agen­da de la Fe­de­ra­ción?

No hay un ade­cua­do se­gui­mien­to ni pre­vi­sión, pri­me­ro de las ne­ce­si­da­des pro­fe­sio­na­les que se re­quie­ren pa­ra fu­tu­ro, se­gun­do del con­trol del desa­rro­llo del pro­fe­sio­nal pos­te­rior a su ti­tu­la­ción y su desem­pe­ño en el mer­ca­do pro­fe­sio­nal, por eso es­ta­mos tra­ba­jan­do jun­to a la uni­ver­si­dad pú­bli­ca, las uni­ver­si­da­des pri­va­das y la Go­ber­na­ción, en la crea­ción de un ob­ser­va­to­rio, que per­mi­ta iden­ti­fi­car cuá­les son las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des que se tie­nen den­tro del pro­ce­so for­ma­ti­vo co­mo del pro­ce­so del desa­rro­llo pro­fe­sio­nal.

Va­mos a ar­ti­cu­lar el sec­tor pú­bli­co, la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pro­fe­sio­nal, las uni­ver­si­da­des y el sec­tor pri­va­do en un di­rec­to­rio, don­de trans­ver­sal­men­te de­ba­ti­re­mos, con los da­tos que pue­dan emer­ger del ob­ser­va­to­rio, as­pec­tos pa­ra una me­jor for­ma­ción y desem­pe­ño pro­fe­sio­nal.

¿Cuál es la pro­yec­ción?

Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que nues­tra Fe­de­ra­ción pue­da con­tri­buir al for­ta­le­ci­mien­to de ca­da una de las ins­ti­tu­cio­nes aso­cia­das. Que se lo­gre crear ins­ti­tu­cio­nes co­le­gia­das en al­gu­nas áreas del co­no­ci­mien­to que per­ma­nen­te­men­te van emer­gien­do. Tam­bién tra­ba­ja­mos pa­ra que a par­tir de nues­tro fu­tu­ro Ob­ser­va­to­rio, lo­gre­mos la iden­ti­fi­ca­ción de las for­ta­le­zas y fa­len­cias de la for­ma­ción, y ade­más, una ca­pa­ci­ta­ción pos­gra­dual y vi­sio­na­ria en fun­ción a los nue­vos re­tos y ac­ti­tu­des que re­quie­re el pro­fe­sio­nal de San­ta Cruz y del país.

Nues­tra lu­cha lo­gró de­ro­gar el Có­di­go Pe­nal que cri­mi­na­li­za­ba el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión Crea­re­mos un ob­ser­va­to­rio pa­ra me­jo­rar la for­ma­ción y el desem­pe­ño de nues­tros pro­fe­sio­na­les

RI­CAR­DO MON­TE­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.