CON­VER­TI­DO EN UN PI­LAR

DE LA VER­DE NA­CIO­NAL

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje - Por Mau­ri­cio Cam­ba­rá

Mar­tín Smed­berg es hoy un re­fe­ren­te de la se­lec­ción que co­man­da Ju­lio Bal­di­vie­so. Pe­se a que con 30 años lle­gó a la Ver­de, ha to­ma­do gran pro­ta­go­nis­mo por el ni­vel que mues­tra en el IFK Go­te­borg de Sue­cia y por­que ca­da vez que le to­có en­trar, res­pon­dió a las ex­pec­ta­ti­vas. Aún se re­cuer­da el go­la­zo que le hi­zo a Ecua­dor y que ayu­dó pa­ra la vic­to­ria (3-2) en la Co­pa Amé­ri­ca de Chi­le 2015 que prác­ti­ca­men­te sir­vió pa­ra avan­zar a los cuar­tos de fi­nal.

Smed­berg otor­ga je­rar­quía, al­go de lo que ca­re­ce es­ta se­lec­ción sin Ral­des, Mar­tins o Es­co­bar, que re­nun­cia­ron por di­fe­ren­tes mo­ti­vos. Él sa­be que la eli­mi­na­to­ria es su gran desafío y apues­ta por ello. No ha ju­ga­do a pleno por­que le cues­ta adap­tar­se a la al­tu­ra pa­ce­ña y por­que cuan­do tu­vo la chan­ce, le­sio­nes o in­con­ve­nien­tes fa­mi­lia­res im- pi­die­ron que Bal­di­vie­so lo ali­nea­ra de en­tra­da.

Pa­ra EEUU 2016 fue uno de los fi­jos del se­lec­cio­na­dor. Con él en can­cha Bolivia ga­na en jue­go ver­ti­cal y en lle­ga­da de sor­pre­sa ha­cia el ar­co ri­val. Re­ma­ta bien y, so­bre to­do, res­pal­da con fir­me­za a quie­nes es­tán en ofen­si­va. No es de lu­cir, pe­ro su for­ma­ción fut­bo­lís­ti­ca en Eu­ro­pa le per­mi­te mar­car di­fe­ren­cias con re­la­ción al res­to: es muy dis­ci­pli­na­do tác­ti­ca­men­te, hay un des­gas­te fí­si­co tre­men­do pa­ra colaborar en la re­cu­pe­ra­ción y tie­ne el co­ra­je ne­ce­sa­rio cuan­do to­ca ir ha­cia arri­ba.

Bo­lí­var ya lo ten­tó y la idea de adap­tar­se a La Paz, pa­ra lue­go sa­car pro­ve­cho en la se­lec­ción na­cio­nal, to­da­vía le da vuel­ta a la ca­be­za. Es­tá po­co acos­tum­bra­do al país, al de su pa­dre, pe­ro ha lle­ga­do a que­rer la ca­mi­se­ta que lu­ce en las gran­des ci­tas de se­lec­cio­nes. “Es mi país”, sue­le re­pe­tir con su es­pa­ñol tos­co. Sus com­pa­ñe­ros lo con­si­de­ran un pro­fe­sio­nal ho­nes­to y, ade­más, un ejem­plo del que se pue­de apren­der. La se­lec­ción le lle­gó en la rec­ta fi­nal de su ca­rre­ra, pe­ro es lo que le to­có. Hoy le to­ca ra­ti­fi­car su buen ni­vel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.