ASÍ NO VA MÁS

HER­MANO VA­RÓN

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida & Pareja -

Así no va más, her­mano va­rón, que­ri­do con­gé­ne­re. Con nues­tra vio­len­cia, con nues­tra au­sen­cia de per­dón, de com­pren­sión, de fle­xi­bi­li­dad, es­ta­mos des­tru­yen­do el mun­do. Di­go no­so­tros, di­go los va­ro­nes, no es un ‘no­so­tros’ abs­trac­to. Di­go los hom­bres (no di­go ‘la hu­ma­ni­dad’), los que te­ne­mos pi­to y vo­ces grue­sas y pe­los en to­das las par­tes (a ve­ces no en la ca­be­za).

¿ Se en­tien­de, mu­cha­cho? Di­go que los va­ro­nes, con nues­tro mal­di­to man­da­to ma­chis­ta, ya he­mos he­cho mu­cho da­ño y ya nos he­mos he­cho mu­cho da­ño a no­so­tros. Así, no va.

Se­re­mos pres­cin­di­bles pa­ra las mu­je­res. ¿Quién nos hi­zo creer que es­ta­rán siem­pre a nues­tros pies, muer­tas por nues­tros pi­tos? Se­re­mos pres­cin­di­bles pa­ra nues­tros hi­jos. La pa­ter­ni­dad bio­ló­gi­ca es so­lo un da­to, un ac­ci­den­te, hay que dar­le sen­ti­do, lle­nar­la de con­te­ni­do.

Pres­cin­di­mos en­tre no­so­tros el uno del otro, ape­nas nos usa­mos. Así no se cons­tru­yen víncu­los fra­ter­na­les y fe­cun­dos. Ya hay mu­je­res (nar­ci­sis­tas si que­rés, egoís­tas si te pa­re­ce, es­toy

acuer­do) que nos usan de pa­dri­llos, a ve­ces sin que los se­pa­mos, pa­ra te­ner hi­jos y li­brar­se de te­ner ma­ri­dos.

Ya hay fe­cun­da­ción in vi­tro. Y si la clo­na­ción avan­za (Dios no per­mi­ta que esos lo­cos om­ni­po­ten­tes lle­guen a cum­plir, in­vo­can­do a la cien­cia, sus sue­ños de­men­cia­les) bas­ta­rá con una cé­lu­la ma­ter­na pa­ra crear un hi­jo. Y no se­re­mos ne­ce­sa­rios ni co­mo se­men­ta­les. Se­rá el omi­no­so fi­nal de un mo­de­lo que nos hi­zo creer in­vul­ne­ra­bles, po­de­ro­sos y ga­na­do­res.

¿ Qué ga­ná­ba­mos, que­ri­do con­gé­ne­re?

¿ De ve­ras no es­tás un po­co har­to de te­ner que de­mos­trar to­do el tiem­po que te­nés hue­vos? ¿ Qué quie­re de­cir te­ner hue­vos?...

¿ De ve­ras no es­tás har­to de de­mos­trar tu aguan­te, de ban­cár­te­la so­lo? Tam­bién los bu­rros tie­nen mu­cho aguan­te. Y los bue­yes. ¿ Hay al­go más por lo que des­ta­ques? ¿ Al­go pro­pio, ge­ne­ra­do des­de tu co­ra­zón?... ¿No es­tás har­to de ir a la ca­ma con pa­vor de que tu ar­ma ten­ga la pól­vo­ra mo­ja­da? ¿No es­tás har­to de ne­gar­lo, lo vas a ne­gar aho­ra una vez más?... ¿No crees que po­dés lle­var­te al­gu­na gra­ta sor­pre­sa al ave­ri­guar­lo? ¿ O pa­ra vos no hay na­da que apren­der? ¿Dón­de apren­dis­te tan­to? ¿Te lo en­se­ño tu pa­pá, o al­gún hom­bre ma­yor sa­bio, ca­ri­ño­so, afec­tuo­so y com­pren­si­vo? ¿ O lo apren­dis­te de oí­das? ¿ O pa­gan­do a una mu­jer de la cual no re­cor­dás el ros­tro?... ¿ De ve­ras no es­tás har­to de tan­to chis­te ma­chis­ta, de tan­to in­fan­ti­lis­mo acu­mu­la­do, de tan­ta sim­ple­za in­te­lec­tual, de tan­to des­pre­cio por las mu­je­res, por los ho­mo­se­xua­les, por los que apues­tan a otra vi­da y a otros víncu­los sin que pier­dan por eso ni una go­ta de tes­tos­te­ro­na?.... Extracto de: Mas­cu­li­ni­dad Tó­xi­ca de Ser­gio Si­nay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.