Dos ve­ces mal­di­tas

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personajes -

El pa­pel de la mu­jer en­tre los re­fu­gia­dos se ha de­te­rio­ra­do de ma­ne­ra alar­man­te. Co­sa pre­vi­si­ble, por­que el avan­ce del is­lam más reac­cio­na­rio es­tá em­peo­ran­do la con­di­ción de las mu­je­res mu­sul­ma­nas...

En 2001 sa­qué un ar­tícu­lo ha­blan­do de Ai­cha Em­ba­rek, una saha­raui de 19 años que ha­bía si­do se­cues­tra­da por su fa­mi­lia bio­ló­gi­ca en los cam­pa­men­tos de re­fu­gia­dos en Tin­duf, Ar­ge­lia. Se ha­bían pues­to en con­tac­to con­mi­go sus “pa­dres es­pa­ño­les”, es de­cir, la fa­mi­lia que la aco­gió de ni­ña. El ca­so tu­vo bas­tan­te re­per­cu­sión y, tras dos an­gus­tio­sos años, la chi­ca fue li­be­ra­da. Ha­ce unas se­ma­nas ha­blé en es­tas mis­mas pá­gi­nas de nues­tro ver­gon­zo­so ol­vi­do de la tra­ge­dia saha­raui, y de có­mo ese pe­que­ño pue­blo lle­va 40 años mal­vi­vien­do en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas en el de­sier­to ar­ge­lino. Tras la pu­bli­ca­ción del tex­to re­ci­bí va­rias car­tas que me con­ta­ban que el pa­pel de la mu­jer en­tre los re­fu­gia­dos se ha de­te­rio­ra­do de ma­ne­ra alar­man­te. Co­sa pre­vi­si­ble, por­que el avan­ce glo­bal del is­lam más reac­cio­na­rio es­tá em­peo­ran­do la con­di­ción de las mu­je­res mu­sul­ma­nas en to­do el mun­do, y por­que la es­tan­ca­da y agó­ni­ca si­tua­ción de los saha­rauis ha he­cho que los lo­gros de­mo­crá­ti­cos que un día fue­ron el or­gu­llo de ese pue­blo ha­yan ce­di­do el pa­so al re­tro­gra­dis­mo tri­bal y a la sha­ría. Si en los paí­ses desa­rro­lla­dos, con to­do a nues­tro fa­vor, se­gui­mos co­me­tien­do ac­tos tan bár­ba­ros co­mo los ase­si­na­tos de mu­je­res, ¿va­mos a exi­gir aca­so a esos de­ses­pe­ra­dos re­fu­gia­dos que sean per­fec­tos?

Quie­ro de­cir que la cau­sa saha­raui si­gue sien­do trá­gi­ca­men­te jus­ta y ur­gen­te. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que no ha­ya pro­ble­mas, y pro­ble­mas gra­ví­si­mos, con los se­cues­tros reite­ra­dos de saha­rauis adul­tas que vi­nie­ron a nues­tro país de ni­ñas, fue­ron aco­gi­das por fa­mi­lias es­pa­ño­las y es­tu­dia­ron aquí; y que lue­go, apro­ve­chan­do al­gu­na vi­si­ta a los cam­pa­men­tos pa­ra ver a sus pa­dres, fue­ron re­te­ni­das con­tra su vo­lun­tad por sus fa­mi­lia­res y tal vez ca­sa­das a la fuer­za. Es el ca­so es­pe­luz­nan­te de Ko­ria Bab­dad, que fue se­cues­tra­da en di­ciem­bre de 2010, a pun­to de cum­plir 18 años, cuan­do via­jó a ver a su fa­mi­lia bio­ló­gi­ca. El 4 de enero de 2011, la ma­dre de aco­gi­da oyó la voz de Ko­ria que de­cía: “Ayú­da­me a sa­lir de aquí, no sé cuán­to aguan­ta­ré, no pa­réis has­ta con­se­guir­lo, no de­jéis de lu­char por mí”. Es el úl­ti­mo con­tac­to que han te­ni­do con ella. Ko­ria lle­va más de cin­co años en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do.

Pe­ro hay mu­chas más. Co­mo Dar­ya Em­ba­rek, de 26 años, re­si­den­te en Te­ne­ri­fe, en don­de vi­vió 13 años. Iba a en­trar en la uni­ver­si­dad a ha­cer Em­pre­sa­ria­les cuan­do en enero de 2014 fue a Tin­duf pa­ra ver a su fa­mi­lia y ya no la de­ja­ron vol­ver. O co­mo Ma­lo­ma Morales de Ma­tos, de 22 años y na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la, que vi­si­tó los cam­pa­men­tos el pa­sa­do mes de di­ciem­bre y fue me­ti­da a la fuer­za en un co­che por su her­mano ho­ras an­tes de re­gre­sar. Ni los pa­dres adop­ti­vos ni Is­mael, la pa­re­ja de Ma­lo­ma, han po­di­do ha­blar con ella. Ha­ce un par de se­ma­nas el Fren­te Po­li­sa­rio pu­bli­có un vi­deo de 25 se­gun­dos en el que Ma­lo­ma, con la ca­be­za cu­bier­ta por un pa­ñue­lo, di­ce es­cue­ta y rí­gi­da­men­te que na­die la tie­ne se­cues­tra­da. Es una gra­ba­ción bas­tan­te in­quie­tan­te: re­sul­ta di­fí­cil de creer que la ha­ya he­cho por su pro­pia vo­lun­tad.

En­tre las car­tas que he re­ci­bi­do hay una es­tre­me­ce­do­ra de X, una saha­raui de 20 años. Des­de muy pe­que­ña vi­vió la ma­yor par­te del tiem­po en Ga­li­cia con unos pa­dres de aco­gi­da, pe­ro a los 13 años sus pa­rien­tes bio­ló­gi­cos, al­gu­nos de los cua­les es­ta­ban en Es­pa­ña, la lle­va­ron con ellos “de muy ma­los mo­dos”. La pre­sio­na­ron pa­ra que rom­pie­ra con la fa­mi­lia es­pa­ño­la y X, te­me­ro­sa de ser tras­la­da­da a los cam­pa­men­tos, fin­gió obe­de­cer du­ran­te cin­co años por­que era me­nor de edad. En cuan­to cum­plió los 18, “com­pré el bi­lle­te a mi li­ber­tad y me fui con lo pues­to”. Su fa­mi­lia bio­ló­gi­ca la ame­na­zó en­ton­ces de tal mo­do que ne­ce­si­tó ayu­da si­co­ló­gi­ca: “Fui tra­ta­da co­mo víc­ti­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro in­tra­fa­mi­liar”. Hoy X es­tu­dia en una uni­ver­si­dad fue­ra de Es­pa­ña “por­que lo cier­to es que yo mis­ma si­go co­rrien­do el ries­go de ser una se­cues­tra­da más”. No se sa­be bien cuán­tas jó­ve­nes, to­das ellas adul­tas, pue­den es­tar re­te­ni­das en Tin­duf con­tra su vo­lun­tad: de­ce­nas, des­de lue­go. Y el Go­bierno saha­raui se es­cu­da en la pa­me­ma de que es un con­flic­to en­tre fa­mi­lias y no ha­ce na­da. Son víc­ti­mas ol­vi­da­das de un pue­blo ol­vi­da­do, dos ve­ces mal­di­tas. Si no ha­bla­mos de ellas es­tán per­di­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.