L A S C ATA R ATA S DEL IGUA­ZÚ

FOZ DO IGUA­ZÚ, DES­TINO OBLI­GA­DO SUS 275 SAL­TOS Y SU MÍ­TI­CA GAR­GAN­TA DEL DIA­BLO LA CON­VIER­TEN EN ÚNI­CA

El Deber - Extra (Bolivia) - - Viajes - POR: MI­GUEL ÁNGEL RO­CA V. FOTOS: Iguas­su Con­ven­tion & Bureau

Su­sa­na Oje­da vi­ve en Ro­sa­rio (Ar­gen­ti­na), lle­gó al Par­que Na­cio­nal de Igua­zú (Bra­sil) acom­pa­ña­da de su hi­ja Ve­ró­ni­ca Schunk a cum­plir su sue­ño, vi­si­tar las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú.

En ju­lio, Su­sa­na cum­ple 63 años y Ve­ró­ni­ca le re­ga­ló un pa­seo por la ciu­dad de Foz do Igua­zú ( Bra­sil) y una vi­si­ta a las ca­ta­ra­tas.

Cu­bier­ta con una pren­da im­permea­ble de co­lor blan­co, que no lo­gró su ob­je­ti­vo. Mo­ja­da has­ta la pun­ta de los pies. Su ca­be­llo rubio hú­me­do, sus ver­des ojos la de­la­tan, es­tá emo­cio­na­da, al pun­to de que tiem­bla al ha­blar.

“No es­toy tem­blan­do de frío, tiem­blo de la emo­ción de ha­ber, al fin, he­cho reali­dad mi sue­ño”, di­ce Su­sa­na, con el acen­to que dis­tin­gue a to­dos los ar­gen­ti­nos cuan­do ha­blan. Las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú, cu­yo nom­bre en len­gua na­ti­va sig­ni­fi­ca ‘aguas gran­des’, son un con­jun­to de 275 sal­tos.

Son más al­tas que las del Niá­ga­ra, en­tre Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos, y más an­chas que Vic­to­ria, en el sur de Áfri­ca (en­tre Zim­ba­bue, Zam­bia y Bot­sua­na).

El sal­to más im­pre­sio­nan­te se lla­ma Gar­gan­ta del Dia­blo, mi­de 80 me­tros de al­tu­ra y, pe­se al nom­bre ate­rra­dor, es un pa­ra­je del que uno nun­ca quie­re apar­tar la vis­ta, em­be­le­sa­do por el ve­lo in­ce­san­te de su cor­ti­na de agua que for­man las bru­mas.

La vi­si­ta a las cas­ca­das se rea­li­za pre­vio pa­go de 56 reales (109 bo­li­via­nos), el cos­to cu­bre el pa­sa­je en bus pa­no­rá­mi­co que los trans­por­ta has­ta las caí­das de agua.

Pa­ra vi­si­tar­las se re­co­mien­da lle­var con­si­go una pren­da permea­ble, que cu­bra el dor­so del agua. Si se va a en­trar a la Gar­gan­ta del Dia­blo, se de­be usar un pan­ta­lón que pro­te­ja las ex­tre­mi­da­des, ade­más de za­pa­tos ce­rra­dos, de go­ma, si es me­jor, pa­ra evi­tar mo­jar los pies y pes­car un res­fria­do.

La pri­me­ra pa­ra­da es en el Bel­mond Ho­tel das Ca­ta­ra­tas, acá to­dos ba­jan del bus. En es­te pun­to se es­cu­cha el rui­do que emi­ten los 4.130 me­tros cú­bi­cos de agua por se­gun­do (4.130.000 li­tros de agua por se­gun­do) que caen des­de los sal­tos.

Mar­cia Vacaflor lle­gó a la ciu­dad de Foz do Igua­zú des­de San­ta Cruz en un vue­lo de la ae­ro­lí­nea bo­li­via­na Amas­zo­nas, que es­tre­nó es­te des­tino con la fi­na­li­dad de traer a bo­li­via­nos a dis­fru­tar y ser tes­ti­gos de las ma­ra­vi­llas de las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú.

Se co­lo­ca su im­permea­ble que com­pró en 5 reales (ca­si 10 bo­li­via­nos), y em­pie­za a ba­jar por el sen­de­ro sub­tro­pi­cal de las ca­ta­ra­tas. Es un re­co­rri­do de 1.200 me­tros que co­nec­tan con sie­te mi­ra­do­res y con­clu­ye en la im­po­nen­te Gar­gan­ta del Dia­blo.

Ca­mi­na jun­to a un gru­po de ami­gos que lle­ga­ron de San­ta Cruz y La Paz, por los sen­de­ros. Se apo­ya en los pa­sa­ma­nos cons­trui­dos de ma­de­ra pin­ta­dos de co­lor ver­de, y lle­ga al pri­mer mi­ra­dor. Con­tem­pla el pri­mer sal­to, se to­ma fo­to­gra­fías con sus ami­gos y con­ti­núa su re­co­rri­do.

Va dis­fru­tan­do del pai­sa­je que re­ga­la las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú, go­zan­do de la com­pa­ñía de sus ami­gos y unos in­tru­sos que no fue­ron in­vi­ta­dos, pe­ro es­tán ahí, unos glo­to­nes coatís, que aguar­dan im­pa­cien­tes la co­mi­da de los tu­ris­tas.

Lle­ga has­ta el pun­to má­xi­mo, la Gar­gan­ta del Dia­blo. Hay un puen­te de con­cre­to con ba­ran­das de ace­ro que di­ri­ge ha­cia la caí­da es­tre­lla de Igua­zú. Son al me­nos 100 me­tros de re­co­rri­do, la adre­na­li­na se apo­de­ra de Mar­cia a ca­da pa­so que da so­bre el puen­te.

To­tal­men­te mo­ja­da, tra­tan­do de pe­lear con la fuer­za del vien­to y la bru­ma que gol­pea con­tra su ros­tro. Lle­ga al bor­de del ori­fi­cio de 80 me­tros de profundidad y ter­mi­na di­cien­do: “Dios no lo pue­do creer que es­té aquí”.

El año pa­sa­do 1.580.000 per­so­nas de to­das par­tes del mun­do la han vi­si­ta­do.

La Gar­gan­ta del Dia­blo es un lu­gar im­pre­sio­nan­te, pe­ro no bas­ta con ver­las des­de una pa­sa- re­la. Exis­te una al­ter­na­ti­va den­tro del par­que que te per­mi­te pa­sear por las cau­da­lo­sas aguas del río Igua­zú y ba­ñar­te con el agua que cae de uno de los sal­tos.

Ma­cu­co Sa­fa­ri se lla­ma la em­pre­sa que brin­da es­te ser­vi­cio. Co­bra 198 reales por per­so­na (387 bo­li­via­nos) y te trans­por­ta, en unos ca­rri­tos eléc­tri­cos y en vehícu­los que fun­cio­nan con eta­nol, has­ta un puer­to. En el si­tio unas lan­chas es­pe­ran al vi­si­tan­te pa­ra lle­var­lo has­ta den­tro de las ca­ta­ra­tas.

Su­sa­na Oje­da es pre­pa­ra­da, le co­lo­can un cha­le­co sal­va­vi­das co­lor na­ran­ja, la con­du­cen has­ta un as­cen­sor que la trans­por­ta has­ta don­de es­tán los bo­tes. In­gre­sa, es­tá ner­vio­sa, pe­ro no se fre­na.

La lan­cha em­pie­za a mo­ver­se, Su­sa­na se sos­tie­ne fuer­te del asien­to, mi­ra a ca­da ins­tan­te a su hi­ja, que va a su la­do, de vez en cuan­do se cu­bre los ojos con sus ma­nos.

El bo­te se acer­ca a una de las caí­das y se de­tie­ne an­tes de in­gre­sar al cho­rro de agua. Re­to­ma el mo­vi­mien­to y se su­mer­ge con su tri­pu­la­ción en un ba­ño en las ca­ta­ra­tas de Igua­zú.

Se aca­ba el pa­seo y Su­sa­na vuel­ve a sa­lir em­pa­pa­da, pe­ro muy con­ten­ta. Di­ce que vol­ve­rá a las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú, pe­ro es­ta vez con su esposo

EL GO­BIERNO, EL SEC­TOR PRIVADO E ITAI­PÚ IN­VIER­TEN $US 3 MI­LLO­NES EN PRO­MO­CIO­NAR FOZ DO IGUA­ZÚ EL AÑO PA­SA­DO 1.585.000 PER­SO­NAS DE TO­DO EL MUN­DO HAN VI­SI­TA­DO LAS CA­TA­RA­TAS DEL IGUA­ZÚ

Vis­ta pa­no­rá­mi­ca Las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú tam­bién pue­den ser ad­mi­ra­das des­de el cie­lo, una em­pre­sa bra­si­le­ña ofre­ce el ser­vi­cio par­ti­cu­lar de un he­li­cóp­te­ro pa­ra los tu­ris­tas. El cos­to por per­so­na pa­ra al­qui­lar­lo es de $us 100

Vis­ta ro­mán­ti­ca El atar­de­cer en las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú se tor­nan ro­mán­ti­cas. De acuer­do con los lu­ga­re­ños, una le­yen­da de amor hay de­trás de es­te ma­ra­vi­llo­so des­tino

Ma­cu­co Sa­fa­ri ha­ce re­co­rri­do en el río Los vi­si­tan­tes al su­bir­se a los bo­tes pue­den na­ve­gar so­bre el cau­da­lo­so río Gua­zú y dar­se un ba­ño con las aguas que caen de las ca­ta­ra­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.