“PER­DÍ A MI HER­MA­NA POLICÍA, ESO ME HI­ZO VA­LO­RAR MÁS EL AMOR...

AHO­RA COM­PAR­TO MÁS CON MI FA­MI­LIA Y LE DOY TIEM­PO DE CA­LI­DAD A MIS HI­JOS”

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

Su fa­mi­lia, lo más im­por­tan­te

Se crio en un ho­gar hu­mil­de, pe­ro con pa­dres muy tra­ba­ja­do­res. Su pa­pá era pro­fe­sor y su ma­dre cos­tu­re­ra. Vi­vían de una for­ma bien mo­des­ta, por lo que des­de muy jo­ven co­men­zó a tra­ba­jar pa­ra ayu­dar a su fa­mi­lia.

“A ve­ces ha­bía pa­ra se­gun­do y otras so­lo pa­ra so­pa. Apren­di­mos a vi­vir con­ten­tos con lo que te­nía­mos. El tra­ba­jo lo lle­vo en la san­gre por­que me lo trans­mi­tie­ron mis pa­pás. Aho­ra gra­cias a Dios, y a nues­tro es­fuer­zo, mis hi­jos tie­nen lo que quie­ren y ne­ce­si­tan”, re­me­mo­ra.

En su ca­sa, que es­tá si­tua­da en la zo­na del Ce­men­te­rio Ge­ne­ral, una ima­gen de la vir­gen de Co­pa­ca­ba­na da la bien­ve­ni­da, es su fiel de­vo­ta. Vi­ve en un edi­fi­cio de cua­tro pi­sos, del que es pro­pie­ta­ria. Las dos pri­me­ras plan­tas las al­qui­la, vi­ve en la ter­ce­ra y en el cuar­to pi­so, es­tá su pri­ma, Ana.

Elia­na ase­ve­ra que to­do lo que ha­ce es por su fa­mi­lia, que es lo más im­por­tan­te en su vi­da. Aun­que ella es­té can­sa­da o es­tre­sa­da, lle­ga a su ca­sa, se sa­ca los za­pa­tos de em­pre­sa­ria y se cal­za los de ma­má, es­po­sa y ama de ca­sa.

“Per­dí a una her­ma­na, que era policía. En­fer­mó muy jo­ven y de­jó a una be­bé. Eso me lle­gó pro­fun­do y me hi­zo va­lo­rar aún más el amor de mi fa­mi­lia. Aun­que no me in­mis­cu­ya mu­cho en las ta­reas de mis hi­jos por­que son muy res­pon­sa­bles, tra­to de no es­tar au­sen­te y ayu­dar­los en lo que pue­do. Com­par­to y les doy tiem­po de ca­li­dad, le trans­mi­to va­lo­res y les doy to­do mi amor. Jue­go con ellos, siem­pre les di­go que los amo y se los de­mues­tro. Siem­pre te­ne­mos un tiem­po pa­ra con­ver­sar”, re­la­ta.

Su es­po­so, Juan Es­pe­jo, es abo­ga­do y ofi­cial de re­gis­tro ci­vil. Él la ca­li­fi­ca co­mo una su­per­es­po­sa y ma­dre ca­ri­ño­sa, a la que el éxi­to no se le ha subido a la ca­be­za. Si­gue sien­do una mu­jer sen­ci­lla y una ex­ce­len­te ama de ca­sa, que no se co­rre de ha­cer las la­bo­res de la ca­sa, cuan­do le to­ca.

“Es de ca­rác­ter fuer­te y así me gus­ta, por­que ella es el pi­lar fun­da­men­tal pa­ra que nues­tra fa­mi­lia se man­ten­ga en pie. Pe­se a tra­ba­jar mu­cho no nos des­cui­da por­que sa­be dis­tri­buir bien su tiem­po. El al­muer­zo en fa­mi­lia es sa­gra­do y los fi­nes de se­ma­na es pa­ra nues­tros chi­cos”, re­mar­ca.

Jor­ge, el hi­jo ma­yor, se sien­te or­gu­llo­so de su ma­dre, pe­ro no so­lo por su tra­ba­jo, sino por­que es una gran es­po­sa y me­jor ma­má. Des­ta­ca que es lu­cha­do­ra y que nun­ca se da por ven­ci­da. “Es­toy agra­de­ci­do con Dios por la ma­mi que ten­go. Es bue­na con no­so­tros, nos ama y nos ayu­da en to­do, es un gran ejem­plo. No hay pa­la­bras pa­ra des­cri­bir­la. Per­so­nas co­mo ella no hay mu­chas en el mun­do”, ma­ni­fies­ta.

La me­nor, Alis­son, di­ce que quie­re se­guir los pa­sos de su ma­dre, por­que ha vis­to que con­si­gue lo que se pro­po­ne en la vi­da. Al igual que su pro­ge­ni­to­ra, le gus­ta­ría so­bre­sa­lir, pe­ro no en el di­se­ño, sino en el cam­po de la Bio­lo­gía o de la Me­di­ci­na. Ese sue­ño de su hi­ja es al­go por lo que Elia­na tra­ba­ja aho­ra pa­ra que, en unos años, lo pue­da ha­cer reali­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.