El mo­men­to de la per­di­ción

El Deber - Extra (Bolivia) - - En Foco -

Siem­pre he te­ni­do la sen­sa­ción de que la vi­da es un des­fi­la­de­ro tor­tuo­so, un sen­de­ro col­ga­do so­bre el abis­mo. Hay per­so­nas a las que un pe­que­ño tro­pe­zón pue­de pre­ci­pi­tar a las pro­fun­di­da­des; otras, en cam­bio, se de­di­can a eje­cu­tar lo­cas y arries­ga­das ca­brio­las en el fi­lo de la na­da, pe­ro los ar­bus­tos de­tie­nen mi­la­gro­sa­men­te su caí­da. Sea co­mo fue­re, creo que to­dos lle­va­mos den­tro nues­tra po­si­ble per­di­ción, la puer­ta de nues­tro in­fierno, la de­bi­li­dad con­cre­ta ca­paz de ha­cer­nos pe­da­zos.

Cuan­do mi­ro ha­cia atrás, veo que yo pu­de des­ba­rran­car­me unas cuan­tas ve­ces. Ma­las com­pa­ñías, ma­las de­ci­sio­nes. Sin em­bar­go, me sal­vé. Es de­cir, ni si­quie­ra lle­gué a res­ba­lar. Pe­ro se han da­do ca­sos de caí­das es­pec­ta­cu­la­res que lue­go se han que­da­do en na­da. Gran­des pres­ti­gios cons­trui­dos a par­tir de un pa­ti­na­zo des­co­mu­nal. Co­mo su­ce­dió, por ejem­plo, con An­dré Mal­raux (1901-1976), cé­le­bre es­cri­tor y po­lí­ti­co fran­cés, mi­nis­tro de Cul­tu­ra con De Gau­lle. Y, sin em­bar­go, es­te pa­dre de la Pa­tria ga­la tu­vo una ju­ven­tud más que mo­vi­da. En 1923, con 21 años de edad y re­cién casado, via­jó a Cam­bo­ya con su mu­jer pa­ra ro­bar pie­zas de ar­te je­mer. Los pi­lla­ron arran­can­do re­lie­ves mi­le­na­rios en un tem­plo, co­sa que no es la me­jor re­fe­ren­cia pa­ra con­ver­tir­te lue­go en mi­nis­tro de Cul­tu­ra. Los con­de­na­ron a tres años de cár­cel, aun­que ape­nas pa­sa­ron unos me­ses en pri­sión por­que los es­cri­to­res se mo­vi­li­za­ron pa­ra sa­car­los. Fue un tro­pe­zón que no se re­pi­tió: a par­tir de aque­llo, el éxi­to, la res­pe­ta­bi­li­dad, la con­sa­gra­ción. Cla­ro que no to­dos los caí­dos cuen­tan con una le­gión de in­te­lec­tua­les fir­man­do ma­ni­fies­tos a su fa­vor. Tam­bién de­bió de ayu­dar que era un ni­ño ri­co. Y su in­ge­nio na­tu­ral, su ta­len­to, su gra­cia.

Cuen­to to­do es­to im­pac­ta­da por el ca­so de Ale­jan­dro Fer­nán­dez, un gra­na­dino de 24 años, que, si no me­dia un mi­la­gro, ha­brá in­gre­sa­do en pri­sión

Los he­chos in­ne­ga­bles son que te­nía 18 años y lo ma­ne­ja­ban ti­pos pe­li­gro­sos que le do­bla­ban la edad; que ca­re­ce de an­te­ce­den­tes pe­na­les y que es­tá to­tal­men­te reha­bi­li­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.