LAS 10 CO­SAS QUE DEBÉS SA­BER DE

JOR­GE ARIAS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Televisión Y Farándula - POR GI­NA JUSTINIANO

Cuan­do era ni­ño mi pro­gra­ma fa­vo­ri­to de te­le­vi­sión era… Yo no te­nía ‘te­le’ cuan­do era ni­ño, tu­ve en­tran­do en la ado­les­cen­cia. Me gus­ta­ba ver Bo­nan­za por la his­to­ria de va­que­ri­tos, de los bue­nos con­tra los ma­los. La no­ti­cia mun­dial que más me im­pac­tó en to­dos mis años de pe­rio­dis­mo... El ‘bom­ba­zo’ a las ofi­ci­nas del DAS, en Co­lom­bia, obra del nar­co­te­rro­ris­mo de Pa­blo Es­co­bar, y Cher­nobyl. Un pre­sen­ta­dor de TV al que cre­cí ad­mi­rán­do­lo... A Jor­ge Gestoso que sabía pre­sen­tar no­ti­cias, te­nía una ex­pre­sión afa­ble, y Je­sús Her­mi­da (fo­to), un es­pa­ñol que nun­ca se que­da­ba ca­lla­do, te­nía mu­chos re­cur­sos fren­te a la pan­ta­lla y me im­pre­sio­na­ba su ca­pa­ci­dad de im­pro­vi­sar. El pri­mer tro­pie­zo en mi ca­rre­ra y la en­se­ñan­za que sa­qué de eso Cuan­do me ini­cié el pe­rio­dis­mo era una es­pe­cie de feu­do, te­nía due­ños. Ha­bía unos cua­tro nom­bre­ci­tos con­ta­di­tos y no por­que eran bri­llan­tes, sino que eran una es­pe­cie de di­no­sau­rios, cla­ro que tam­bién ha­bía gen­te ma­yor del pe­rio­dis­mo que me ayu­dó mu­cho. Un even­to fa­mi­liar al que fa­llé por es­tar tra­ba­jan­do y que me pe­sa has­ta el día de hoy… Fal­té a un even­to ma­yor: no asis­tí al cre­ci­mien­to de mis hi­jos, qui­zá ese fue el pre­cio de mi ca­rre­ra. La en­tre­vis­ta o co­ber­tu­ra más di­fí­cil de mi vi­da… La pri­me­ra vez que en­tre­vis­té a un pre­si­den­te, fue al ge­ne­ral Ban­zer, en su ca­sa, cuan­do vi­vía en la Mon­se­ñor Ri­ve­ro, yo te­nía 22 años, me acuer­do que te­nía la gar­gan­ta un po­co se­ca y es­ta­ba ner­vio­so, pe­ro te­nía un pe­que­ño cues­tio­na­rio que me ha­bía he­cho Bis­mark Kreid­ler, fue pa­ra la ra­dio Es­pec­ta­dor. Lo bueno y lo ma­lo de ser co­no­ci­do… Lo bueno es la gen­te ge­ne­ro­sa que a uno lo quie­re, que no du­da en ha­cer­le lle­gar su ca­li­dez, su ca­ri­ño, su sa­lu­do... lo ma­lo es que tam­bién hay gen­te que no lo quie­re a uno, peor en es­ta ta­rea del pe­rio­dis­mo. A ve­ces uno se res­trin­ge de co­sas, por una cues­tión de pru­den­cia. La po­lí­ti­ca es pa­ra mí… Es un ar­te del que no for­mo par­te, aun­que ca­si lo hi­ce. Se tie­ne que re­unir al­gu­nos re­qui­si­tos, hay que ser muy ver­sá­til. La ro­pa que uso pa­ra po­ner­me fren­te a la pan­ta­lla la eli­jo… Yo, bus­co ser so­brio, ca­si siem­pre un tra­je os­cu­ro y una ca­mi­sa cla­ra. Si tu­vie­ra la opor­tu­ni­dad de es­cri­bir un li­bro… Pue­do de­cir el tí­tu­lo, no la te­má­ti­ca, le pon­dría: Ye­se­día…to­dos­se vol­vie­ro­nex­tra­ños. Si es po­si­ble, si me da el tiem­po y la vi­da, es­pe­ro po­der es­cri­bir al­go por­que en la vi­da hay que te­ner un hi­jo, plan­tar un ár­bol y es­cri­bir un li­bro. Yo ya ten­go las dos pri­me­ras.

Una fa­mi­lia en la TV Jor­ge Leo­pol­do Arias Ba­ne­gas (57) es due­ño del 80% de la ca­de­na na­cio­nal Gi­ga­vi­sión. Es pa­dre de Jor­ge Ju­nior, Carly Vi­via­na, Sisy Ga­brie­la, Isa­be­la Pa­tri­cia, Ca­mi­la Da­nie­la y Jor­ge Joa­quín. Y tie­ne seis nie­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.