¿NO TE MO­TI­VAN? ¡HAZ­LO TÚ!

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida & Pareja -

“Exis­ten mu­chas ma­ne­ras de ha­cer­lo, lo que de­be­mos en­con­trar es la nues­tra y que se iden­ti­fi­que con nues­tro ser. Es­to se lo­gra ob­ser­ván­do­nos. ¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que hi­ce un cam­bio en mi ofi­ci­na? ¿Qué fue pa­ra mí la mo­ti­va­ción más gran­de den­tro de mi am­bien­te la­bo­ral? ¿ Amo lo que ha­go? Es­tas y otras pre­gun­tas nos ser­vi­rán pa­ra orien­tar­nos y en­con­trar la for­ma más rá­pi­da y sa­tis­fac­to­ria de mo­ti­var­nos a no­so­tros mis­mos”, se­ña­la.

A su vez, Lotty Pa­nia­gua, si­có­lo­ga y je­fa de bie­nes­tar or­ga­ni­za­cio­nal de Aví­co­la So­fía, afir­ma que ha­blar de mo­ti­va­ción es re­fe­rir­se a un pro­ce­so con­duc­tual que tie­ne por ob­je­ti­vo dar sen­ti­do a una ac­ción (ser es­tí­mu­lo), pa­ra lle­gar, en lo po­si­ble, has­ta su con­clu­sión.

“Mien­tras más ani­ma­do es­té un ser hu­mano y mien­tras más es­tí­mu­los re­ci­ba, se ten­drá ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de lle­gar a un ob­je­ti­vo, ya que la mo­ti­va­ción ha­rá que ‘el de­seo’ de cul­mi­nar es­té siem­pre pre­sen­te y no sea sa­cia­do has­ta que se re­ci­ba el pre­mio fi­nal: la me­ta cum­pli­da”, ar­gu­men­ta.

Agre­ga que la au­to­mo­ti­va­ción se cons­ti­tu­ye en la ha­bi­li­dad de di­ri­gir, mol­dear y re­no­var nues­tro po­der in­te­rior a tra­vés de ac­ti­vi­da­des que sean gra­ti­fi­can­tes pa­ra uno mis­mo, don­de el prin­ci­pal ob­je­ti­vo o la me­ta por cum­plir es el bie­nes­tar per­so­nal, sien­do el le­ma prin­ci­pal: “¡Yo quie­ro estar y voy a estar bien!”.

“In­cen­ti­var­se a uno mis­mo no es ta­rea sen­ci­lla, pe­ro to­dos pue­den ha­cer­lo con es­fuer­zo y de­seos de con­ver­tir­se en la me­jor ver­sión de sí mis­mos”acon­se­ja Pa­nia­gua. Formas de ha­cer­lo En cri­te­rio de Mó­ni­ca Ri­ve­ro, pa­ra que la per­so­na es­té au­to­mo­ti­va­da, en lo po­si­ble de­be bus­car un tra­ba­jo o pro­fe­sión que la apa­sio­ne, por­que así no se da­rá cuen­ta de que es­tá tra­ba­jan­do. Ade­más, tie­ne que sa­ber que to­da la­bor ten­drá una o mu­chas co­sas que no le gus­ta­rá.

Hay que en­ten­der, aco­ta, que en un am­bien­te la­bo­ral no se va a ha­cer ami­gos; sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio mos­trar­se ami­ga­ble.

“Cuan­do la per­so­na lle­va años en un tra­ba­jo, sue­le des va­lo­ri­zár­se­lo. No obs­tan­te, al igual que una re­la­ción de pa­re­ja, es nues­tra obli­ga­ción es­for­zar­nos en dar lo me­jor de no­so­tros y ser crea­ti­vos. Bus­car nue­vos desafíos y plan­tear­nos me­tas nos sa­ca­rán del te­dio”, ex­pli­ca.

Su­gie­re que cuan­do se lo­gre al­gu­na me­ta la­bo­ral, es im­por­tan­te pre­miar­se y mi­mar­se. Hay que ser proac­ti­vos y no es­pe­rar que me­jo­ren o em­peo­ren las co­sas. Es me--

nes­ter sa­ber es­cu­char las ne­ce­si­da­des de los clien­tes y de co­le­gas, y ser em­pá­ti­cos, es de­cir, po­ner­se siem­pre en el lu­gar del otro. Asi­mis­mo, pen­sar de ma­ne­ra po­si­ti­va ayu­da a com­por­tar­se bien.

Nues­tro lu­gar de tra­ba­jo, con­clu­ye Ri­ve­ro, al ser el se­gun­do lu­gar don­de se pa­sa la ma­yor par­te del tiem­po, es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo es­pe­cial, arre­glar­lo de acuer­do con nues­tros gus­tos y ne­ce­si­da­des. Mar­car el te­rri­to­rio con fotos, nom­bre y ma­te­rial de tra­ba­jo, es esen­cial pa­ra sen­tir­nos con­for­ta­bles y sa­tis­fe­chos. Es con­ve­nien­te cam­biar­lo ca­da cier­to tiem­po, pa­ra dar la sen­sa­ción de al­go nue­vo”, re­mar­ca la si­có­lo­ga.

Sin es­pe­rar re­com­pen­sa

Pa­ra Al­da­na Fer­nán­dez, si­có­lo­ga la­bo­ral, la au­to­mo­ti­va­ción es el mo­tor in­trín­se­co que mue­ve a las per­so­nas a rea­li­zar cual­quier ac­ción, sin ne­ce­si­dad de es­pe­rar al­gu­na re­com­pen­sa por ello.

Re­sal­ta que to­dos te­ne­mos esa ac­ti­tud, so­lo que al­gu­nas per­so­nas no la re­co­no­cen, otros es­tán en su bús­que­da y hay al­gu­nos que la tie­nen po­ten­cia­da. Aña­de que aque­llos que tie­nen al­to ni­vel de au­to­mo­ti­va­ción, por lo ge­ne­ral, son los que se co­no­cen tan bien, que han des­cu­bier­to lo que les apa­sio­na ha­cer.

“Cuan­do una per­so­na tie­ne al­ta au­to­mo­ti­va­ción, se ma­ni­fies­ta en com­por­ta­mien­tos ob­ser­va­bles, co­mo dis­fru­tar de lo que ha­ce, sue­le pen­sar mu­cho en ello, bus­ca formas de pa­sar más tiem­po ha­cién­do­lo, se in­vo­lu­cra con la ac­ción bus­can­do ha­cer­la ca­da vez me­jor, in­ves­ti­ga, in­da­ga y ana­li­za to­do lo re­la­cio­na­do”.

En­con­trar lo que lle­ve a au­to­mo­ti­var­se es cla­ve, in­di­ca Fer­nán­dez, por­que hay que re­co­no­cer que no a to­dos les mue­ve lo mis­mo, por el con­tra­rio, so­mos se­res tan dis­tin­tos que mien­tras no ha­ga­mos lo que ama­mos, siem­pre ne­ce­si­ta­re­mos de per­so­nas que nos mo­ti­ven y es­ta­re­mos li­mi­ta- dos a que lo ha­gan.

En con­tra­po­si­ción, la au­to­mo­ti­va­ción per­mi­te desafiar­se día a día, re­co­no­cer los lo­gros, ani­mar­se a con­ti­nuar fren­te a las ad­ver­si­da­des, por­que se tie­ne muy cla­ro por qué lo ha­ce y por­que lo que rea­li­za les da sa­tis­fac­ción y los in­vi­ta a que­rer más de eso

Siem­pre con la men­te po­si­ti­va La per­so­na que lo­gra in­cen­ti­var­se a si mis­ma es la que pien­sa en las ex­pe­rien­cias que le de­pa­ra­rá el nue­vo día y en qué as­pec­to de su vi­da puede me­jo­rar

Es un tra­ba­jo de sí mis­mo Hay que con­cie­ciar­se de que ca­da uno es la pie­za cla­ve pa­ra fo­men­tar sus ni­ve­les de mo­ti­va­ción, de es­ta for­ma es po­si­ble vol­ver­se una me­jor ver­sión de uno mis­mo.

A ro­dear­se de gen­te motivada El es­ta­do de áni­mo de las per­so­nas es con­ta­gio­so y a es­te fe­nó­meno se le lla­ma trans­fe­ren­cia. Por ello, si quie­ren sen­tir­se siem­pre mo­ti­va­dos, de­ben ro­dear­se de gen­te motivada.

De vez en cuan­do la au­to­mo­ti­va­ción se puede es­ca­par de nues­tras ma­nos, pe­ro con con­cien­cia y un mí­ni­mo es­fuer­zo es po­si­ble vol­ver a cap­tu­rar­la y apli­car­la en nues­tras vi­das. Se puede es­ca­par

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.