CH­RIS­TOP­HE KRY­WO­NIS

CH­RIS­TOP­HE KRY­WO­NIS, EN SU PRI­ME­RA VI­SI­TA A BO­LI­VIA MUES­TRA SU ROS­TRO JO­VIAL Y SO­LI­DA­RIO. EL JU­RA­DO DE MAS­TER­CHEF AR­GEN­TI­NA ANI­MA A DIS­FRU­TAR ES­TE OFI­CIO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario - RES­PE­TUO­SO DEL OR­DEN Y HO­RA­RIOS

El co­ci­ne­ro fran­cés que se hi­zo po­pu­lar por su par­ti­ci­pa­ción en el pro­gra­ma Mas­ter Chef y Mas­ter Chef Ju­nior es­tu­vo en San­ta Cruz con fi­nes so­li­da­rios. Le­jos de su ima­gen de ‘ma­lo’, el ju­ra­do más te­mi­do del pro­gra­ma de tv, des­ve­ló su fa­ce­ta más hu­ma­na y so­li­da­ria, ade­más nos con­tó su his­to­ria per­so­nal

La pre­gun­ta de un ni­ño de seis años le arran­ca una gran son­ri­sa a su lle­ga­da a San­ta Cruz. ¿Qué te gus­ta de un pla­to?, le con­sul­ta dul­ce­men­te uno de los pe­que­ños que acu­de a co­no­cer a quien acos­tum­bra­ba ver so­lo por la TV.

“La co­mi­da en­tra por los ojos”, se apre­su­ra en res­pon­der Ch­ris­top­he Kry­wo­nis, es­te ro­bus­to co­ci­ne­ro fran­cés que se fue in­tere­san­do por la co­ci­na des­de sus cin­co años al ver a su abue­la.

Sigue ha­blan­do y ex­pli­ca que ade­más de ser agra­da­ble a la vis­ta, un pla­to de­be sor­pren­der tam­bién al ol­fa­to y al gus­to pe­ro ade­más de­be pro­vo­car emo­cio­nes.

“Con to­do lo chiquito que sos, so­mos igual los dos; bueno, ca­si igua­les (ríe). Cuan­do co­me­mos am­bos que­re­mos que la co­mi­da sea bue­na en vis­ta, olor y sa­bor, pe­ro so­bre to­do que nos pon­ga con­ten­tos. Eso es lo que im­por­ta de un pla­to”, le con­tes­ta con una voz grue­sa y un es­pa­ñol ma­ti­za­do con el acen­tua­do tim­bre fran­cés.

“No soy ma­lo”

Po­co a po­co le­ves ges­tos ri­sue­ños se van abrien­do es­pa­cio en aquel ros­tro se­rio con el que se lo acos­tum­bra ver y con el que se ha ga­na­do el tí­tu­lo de 'el ma­lo', 'el gru­ñón' o 'el se­ve­ro', por sus du­ras crí­ti­cas a los par­ti­ci­pan­tes de Mas­ter­Chef en Ar­gen­ti­na, el pro­gra­ma te­le­vi­si­vo del que fue ju­ra­do, en la ver­sión de adul­tos e in­fan­tes.

Ese reality de co­ci­na, exi­to­so en va­rios paí­ses del mun­do, lo ha con­ver­ti­do en to­do un 'ce­le­brity', co­mo él mis­mo ad­mi­te. Re­co­no­ce que la fa­ma le ha da­do gran­des sa­tis­fac­cio­nes pe­ro tam­bién le exi­ge mu­chos sa­cri­fi­cios.

Kry­wo­nis aho­ra se apu­ra en acla­rar lo que tan­to di­cen de él por to­dos la­dos. "Soy bas­tan­te te­mi­do, no sé por qué. Soy exi­gen­te pe­ro no soy ma­lo. Soy sin­ce­ro. Y la sin­ce­ri­dad es una vir­tud que res­ca­to de los ni­ños y que hay que se­guir cul­ti­van­do en no­so­tros los adul­tos”, enfatiza es­te hom­bre con ape­lli­do po­la­co que vi­ve des­de ha­ce 27 años en Bue­nos Ai­res.

Su pri­me­ra vez en Bo­li­via

En su pri­me­ra vi­si­ta a Bo­li­via, se mos­tró in­tere­sa­do por in­for­mar­se más so­bre la gas­tro­no­mía de es­te país, pues lo úni­co que co­no­cía has­ta an­tes de es­te via­je era la so­pa de ma­ní, con la que la hi­ja de bo­li­via­nos, El­ba Ro­drí­guez, se con­sa­gró ga­na­do­ra de la pri­me­ra edi­ción ar­gen­ti­na de Mas­ter­Chef y en la que él es­tu­vo de eva­lua­dor.

Ch­ris­top­he Kry­wo­nis lle­gó al país tras acep­tar la in­vi­ta­ción de Al­deas In­fan­ti­les SOS Bo­li­via pa­ra apo­yar el even­to SOS CHEF que ese or­ga­nis­mo reali­zó el 3 de ju­lio. El ob­je­ti­vo era re­cau­dar fon­dos pa­ra se­guir tra­ba­jan­do en la pre­ven­ción del aban­dono in­fan­til.

Ese do­min­go, 300 pe­que­ños se sin­tie­ron ‘chefs por un día’ e hi­cie­ron pro­bar su co­mi­da y pos­tres al afa­ma­do co­ci­ne­ro y a los asis­ten­tes que apo­ya­ron esa no­ble cau­sa con su apor­te eco­nó­mi­co.

En me­dio de una mul­ti­tud que bus­ca­ba sa­lu­dar­lo, ha­cer­le pre­gun­tas y sa­car­se fotos, Kry­wo­nis, lo­gró sa­bo­rear al­gu­nos man­ja­res que le ofre­cían y tam­bién en­se­ñó a pre­pa­rar dos pla­tos a los ni­ños.

“Si pue­do apor­tar al bien so­cial a tra­vés de mi ofi­cio de co­ci­ne­ro lo ha­go con gus­to. Me con­mue­ve ver tan­tos chi­cos ex­pues­tos a con­flic­tos y otras si­tua­cio­nes com­ple­jas. Al­deas In­fan­ti­les SOS ha­ce un tra­ba­jo ma­ra­vi­llo­so y no­ble”, re­sal­tó y lue­go tu­vo la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar y com­par­tir con ni­ños y fa­mi­lias am­pa­ra­das por esa ins­ti­tu­ción sin fi­nes de lu­cro. Al­deas In­fan­ti­les SOS es­tá en 133 paí­ses del mun­do. En Bo­li­via lle­va 47 años de tra­ba­jo en la pre­ven­ción del aban­dono in­fan­til y res­pal­dan­do a fa­mi­lias en ma­yor ries­go so­cial. Apo­ya a más de 10.000 ni­ños y ni­ñas a tra­vés de sus di­fe­ren­tes pro­gra­mas.

Du­ran­te los cua­tro días en la ca­pi­tal cru­ce­ña, es­te ex­per­to de la co­ci­na pu­do sa­bo­rear co­mi­da tí­pi­ca bo­li­via­na y otros pla­tos. Vi­si­tó los res­tau­ran­tes El Al­ji­be, Ca­sa del Cam­ba y Jar­dín de Asia. El ma­jao de char­que, el pas­tel de ga­lli­na, el pi­pián, los cu­ña­pe­ses, el sus­hi con can­gre­ji­tos de Ta­ri­ja, fue­ron al­gu­nos que le gus­ta­ron.

APO­YÓ UN EVEN­TO GAS­TRO­NÓ­MI­CO SO­LI­DA­RIO OR­GA­NI­ZA­DO POR LAS AL­DEAS IN­FAN­TI­LES SOS BO­LI­VIA “SI PUE­DO APOR­TAR AL BIEN SO­CIAL A TRA­VÉS DE MI OFI­CIO DE CO­CI­NE­RO, LO HA­GO CON GUS­TO”, AFIR­MA

Des­cu­brien­do su ta­len­to

Du­ran­te su in­fan­cia, Ch­ris­top­he Kry­wo­nis vi­vió mo­men­tos di­fí­ci­les co­mo el di­vor­cio de sus pa­dres pe­ro tam­bién dis­fru­tó de gra­tas ex­pe­rien­cias que re­cuer­da con emo­ción. Que­ría ser an­tro­pó­lo­go pe­ro su pa­sión por la co­ci­na fue abrién­do­se camino con fuer­za pro­pia en me­dio de su in­quie­to ca­rác­ter.

A los 15 años em­pe­zó a mos­trar su des­tre­za en los fo­go­nes. En vez de se­guir ju­gan­do pe­lo­ta con los chi­cos del ba­rrio, fue in­gre­san­do a la co­ci­na pri­me­ro co­mo apren­diz y ayu­dan­te, lue­go ya se for­mó a ni­vel pro­fe­sio­nal.

¿Qué re­cuer­da de su ni­ñez? Yo te­nía cua­tro años cuan­do mis pa­pás se se­pa­ra­ron. Des­pués fui a vi­vir al ho­tel de cam­po de mi abue­la ( Me­mé) don­de mu­cha gen­te de pa­so lle­ga­ba a dor­mir. Ahí na­ció mi pan­za (ríe), es de­cir mi amor por comer mu­cho y bien. Me aco­mo­da­ba de­ba­jo de una me­sa enor­me en la co­ci­na don­de mi abue­la iba a co­ci­nar con sus asis­ten­tes. Por de­ba­jo de la me­sa apa­re­cía una mano que le sa­ca­ba co­mi­da, era yo.

¿Y su gus­to por la co­ci­na? Fui apren­dien­do a co­ci­nar mi­ran­do a mi abue­la. Era to­da una ex­per­ta. Yo era muy mo­ve­di­zo, ju­ga­ba a la pe­lo­ta un ra­to con los chi­cos pe­ro des­pués ya que­ría ha­cer otras co­sas.

Que­ría ser an­tro­pó­lo­go pe­ro en­ton­ces me di­je­ron por qué no te de­di­cas me­jor a la gas­tro­no­mía que se ve que te gus­ta y lo ha­ces bien y así em­pe­cé. A mis 15 años ya es­tu­ve tra­ba­jan­do co­mo co­ci­ne­ro en la pen­sión don­de era pu­pi­lo. Aho­ra ya lle­vo más de 30 años en es­to.

Pa­pá y abue­lo

Sin du­dar­lo ase­gu­ra ha­ber he­re­da­do el ta­len­to de su abue­la. “A mi ma­má le gus­ta co­ci­nar pe­ro no se vuel­ve lo­ca por rea­li­zar esa ta­rea. Mi her­ma­na co­ci­na muy bien tam­bién”, cuen­ta.

Re­cuer­da con cla­ri­dad los pri- me­ros pla­tos que ela­bo­ró: Cre­ma pas­te­le­ra y bu­dín de yo­gur. Tam­bién di­ce que em­pe­zó ha­cien­do me­dia­lu­nas, pan­que­ques y otras re­ce­tas fá­ci­les. Al prin­ci­pio le sa­lían mal pe­ro se­guía prac­ti­can­do. An­tes de tra­ba­jar de for­ma pro­fe­sio­nal en la gas­tro­no­mía em­pe­zó pe­lan­do pa­pas, lim­pian­do pes­ca­dos, la­van­do los uten­si­lios de co­ci­na, pi­can­do los in­gre­dien­tes pa­ra el chef y ha­cien­do otros queha­ce­res bá­si­cos de la co­ci­na. En su opi­nión ese apren­di­za­je des­de aba­jo es im­por­tan­te. “

El pri­mer pa­so es ese y hay que dar­lo”, pun­tua­li­za. Aho­ra esa afi­ción por la gas­tro­no­mía pa­sa a la si­guien­te ge­ne­ra­ción. Ch­ris­top­he (51), es pa­pá y abue­lo. "Es­toy en­tre­nan­do el pa­la­dar de mis hi­jos y nie­tos más que otra co­sa. Los chi­cos sa­ben comer de por sí, sea ri­co o no. Es im­pre­sio­nan­te. Si les gus­tó al­go y es­tá bue­ní­si­mo, te lo van a de­cir”. De Eu­ro­pa a Su­da­mé­ri­ca Na­ci­do en la ciudad fran­ce­sa de Blois ( a dos ho­ras de Pa­rís), Kry­wo­nis lle­ga a Ar­gen­ti­na en 1989 aten­dien­do una pro­pues­ta la­bo­ral del re­co­no­ci­do chef ar­gen­tino, Fran­cis Mall­mann en Las Le­ñas una es­ta­ción de es­quí, de la pro­vin­cia de Men­do­za.

Des­de en­ton­ces se que­da a vi­vir en tie­rra ar­gen­ti­na enamo­ra­do de sus pai­sa­jes, su gen­te y su cul­tu­ra.

Tra­ta de vol­ver a su tie­rra na­tal de vi­si­ta una vez al año. No siem­pre se puede y lo afir­ma con fran­que­za: “Lo que me fal­ta es el tiem­po. Cuan­do era jo­ven no te­nía pla­ta pa­ra vol­ver, aho­ra lo que no ten­go es tiem­po”.

La gas­tro­no­mía su­da­me­ri­ca­na lo ha se­du­ci­do. Y se atre­ve a men­cio­nar las si­guien­tes pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­cas que le han im­pac­ta­do: “La co­mi­da pe­rua­na se lle­va la pal­ma de­fi­ni­ti­va­men­te. La co­mi­da fu­sión chi­fa, nik­kei, y pe­rua­na en sí, me se­du­ce mu­cho así

“APREN­DÍ A CO­CI­NAR OB­SER­VAN­DO A MI ABUE­LA QUE ERA UNA EX­PER­TA. YO QUE­RÍA SER AN­TRO­PÓ­LO­GO” “DE BO­LI­VIA SO­LO CO­NO­CÍA LA SO­PA DE MA­NÍ DE EL­BA. ELLA ES UNA GE­NIA, UNA LU­CHA­DO­RA Y NO CAM­BIA”.

co­mo la co­mi­da co­lom­bia­na, fu­sión ca­ri­be­ña. Por su­pues­to me gus­ta la co­mi­da ar­gen­ti­na, so­bre to­do el asa­do. En reali­dad de ca­da lu­gar que vi­si­to me gus­ta al­go. Sé que de Bo­li­via me voy a ir con un re­cuer­do muy ri­co. Quie­ro pro­bar aquí la so­pa de ma­ní de la que tan­to ha­bla El­ba”. ¿Có­mo ve el ta­len­to de El­ba? El­ba es una ge­nia, una pe­lea­do­ra de la vi­da. No cam­bia su esen­cia y eso es lo que más va­lo­ro de ella.

Sigue sien­do la mis­ma. Aho­ra es­tá rea­li­zan­do un mon­tón de co­sas. La pe­lea, la re­ma, tie­ne una dig­ni­dad in­creí­ble co­mo mu­jer. De­mues­tra que sien­do hu­mil­de, uno puede ser más ri­co que otra gen­te que tie­ne más co­sas ma­te­ria­les. Sa­lió ade­lan­te so­la y sin agre­si­vi­dad , con la me­jor on­da. En­se­ñan­zas de la vi­da To­dos es­tos años en la gas­tro­no­mía le han de­ja­do gran­des en­se­ñan­zas de vi­da. “Uno nun­ca de­ja de apren­der. Siem­pre hay al­go nue­vo que co­no­cer”, re­fle­xio­na.

Su gran po­pu­la­ri­dad lue­go de su par­ti­ci­pa­ción en los reality de

“NO ES FÁCIL SER CO­CI­NE­RO. HAY MU­CHO QUE APREN­DER Y AGUAN­TAR. SE TRA­BA­JA CUAN­DO OTROS DES­CAN­SAN. HAY GEN­TE QUE NO HA­CE LO QUE LE GUS­TA PE­RO YO SÍ DIS­FRU­TO DE CO­CI­NAR”

te­le­vi­sión tam­po­co le han ‘subido los hu­mos’. “No he cam­bia­do, soy el mis­mo. Pe­ro he apren­di­do a te­ner una vi­sión más permea­ble so­bre las di­ver­sas cul­tu­ras. Hay gen­te que lle­ga a tra­tar­nos co­mo a uno más de la fa­mi­lia. Es im­pac­tan­te y en­ri­que­ce­do­ra ca­da ex­pe­rien­cia que nos to­ca vi­vir”. ¿Có­mo so­bre­lle­va la fa­ma? Es com­pli­ca­do. Mi fa­mi­lia es la que más se que­ja. Has­ta mis nie­tos se que­jan de sa­lir con­mi­go y te­ner que pa­rar ca­da mi­nu­to pa­ra res­pon­der un ha­la­go o aten­der un pe­di­do de fotos. No en­tien­den, no les gus­ta. A mí me cues­ta un po­qui­to a ve­ces pe­ro lo en­tien­do. Hay que ha­cer­lo con cal­ma, y cuan­do uno di­ce no, es no. ¿Cuál es su ru­ti­na dia­ria? No ten­go ru­ti­na. Mi día em­pie­za y ter­mi­na tem­prano o tar­de. No ten­go ho­ra­rio, vi­vo de es­to.

Co­ci­nó pa­ra ce­le­bri­da­des co­mo Ma­don­na, Ro­bert de Ni­ro y Prin­ce, ¿qué anéc­do­tas tie­ne? Una de las úl­ti­mas ce­le­bri­da­des que aten­dí, pa­ra dar un ejem­plo, fue Ja­ne Fon­da que vino a mi res­tau­ran­te cuan­do aún fun­cio­na­ba.

Pe­ro yo siem­pre man­tu­ve la mis­ma ac­ti­tud en la aten­ción, de tra­tar a to­dos por igual. Al que se la quie­re creer por­que es una es­tre­lla, no se va sen­tir có­mo­do en mi res­tau­ran­te por­que yo atien­do a to­dos por igual. A esa gen­te que nom­bras­te, les he cocinado pe­ro no era co­ci­ne­ro de ellos. Si te cuen­to anéc­do­tas de gen­te fa­mo­sa que fue a comer a mi res­tau­ran­te, hay mi­les. Y es­tá muy bien que ven­gan, me sien­to ha­la­ga­do de re­ci­bir a gran­des per­so­na­li­da­des pe­ro pa­ra mí lo más im­por­tan­te es que to­dos co­man ri­co.

Hi­zo un do­bla­je en Ra­ta­toui­lle, ¿có­mo fue esa ex­pe­rien­cia, tu­vo otras ofer­tas? En Ra­ta­toui­lle, era una par­ti­ci­pa­ción sim­bó­li­ca, te­nía que ha­cer el rol de un clien­te ro­bus­to mien­tras Ra­ta­toui­lle co­ci­na­ba una so­pa. Tam­bién me pi­die­ron ha­cer una se­rie y di­je que no por­que me pa­re­cía de­ma­sia­do. Era un per­so­na­je en torno a mi for­ma de ser, con mi voz. No es un ofi­cio que co­noz­co y do­mino. No soy ac­tor.

¿Lo­gró su­pe­rar el pro­ble­ma de so­bre­pe­so que ha­ce un tiem­po pu­so en ries­go su sa­lud ? Lle­vo el so­bre­pe­so to­da­vía pe­ro es­toy en la lucha. Lo me­jor es cui­dar­se. Si no me dan so­pa de ma­ní voy a ba­jar de pe­so (ríe).

Al fi­nal, Ch­ris­top­he Kry­wo­nis no pu­do pro­bar ese su­cu­len­to pla­to en tie­rra bo­li­via­na, pe­ro si de­gus­tó otras de­li­cias de la gas­tro­no­mía de es­te país. De­jó, ade­más, abier­ta la po­si­bi­li­dad de re­tor­nar pa­ra se­guir co­no­cien­do Bo­li­via y apo­yan­do los pro­gra­mas de Al­deas In­fan­ti­les SOS

Un pla­to del que ya ha­bía oí­do ha­blar La so­pa de ma­ní fue el pla­to del que ha­bló des­de que lle­gó a San­ta Cruz. Co­men­tó que lo pro­bó en Bue­nos Ai­res, cuan­do El­ba Ro­drí­guez lo pre­sen­tó en el Mas­ter­Chef Ar­gen­ti­na. Tam­bién se lo lle­vó a co­no­cer Ar­te­cam­po y Bio­cen­tro Güem­bé.

Mos­tró su ta­len­to y des­tre­za en la co­ci­na Los dos pla­tos que pre­pa­ró (po­llo re­lleno con que­so y hier­bas fres­cas ade­más de un bu­dín de yo­gur) fue­ron se­gui­dos con aten­ción por el pú­bli­co en el even­to or­ga­ni­za­do por Al­deas In­fan­ti­les SOS. “La idea es que los chi­cos se­pan que el mun­do de la gas­tro­no­mía no es so­lo pa­ra gran­des”, afir­mó. 3 ATRAÍ­DO POR LA VA­RIE­DAD GAS­TRO­NÓ­MI­CA EN­TRE­TE­NI­DO En la fo­to mues­tra un pla­to de sil­pan­cho. Un crea­ti­vo gru­po de ni­ños mos­tró la cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca de Co­cha­bam­ba

4 IN­CEN­TI­VO AL RES­TAU­RAN­TE EL AL­JI­BE MEN­SA­JE "La co­ci­na es un len­gua­je uni­ver­sal. El Al­ji­be, una em­ba­ja­da del buen comer bo­li­viano. Vi­ve la Cui­si­ne", les es­cri­bió en su li­bro de vi­si­tan­tes.

5 LA PRIN­CI­PAL RA­ZÓN DE SU VIA­JE EMO­CIO­NA­DO. Lo lle­va­ron a co­no­cer los pro­gra­mas de Al­deas In­fan­ti­les SOS Bo­li­via. Se sin­tió emo­cio­na­do del con­tac­to con los ni­ños y fa­mi­lias.

1 SE DIO TIEM­PO PA­RA LAS SEL­FIES SON­RIEN­TE. Va­rios ni­ños del even­to SOS CHEF, no qui­sie­ron per­der­se la opor­tu­ni­dad de te­ner un re­cuer­do de la vi­si­ta de un fa­mo­so.

2 DI­FÍ­CIL RE­SIS­TIR­SE A LA TEN­TA­CIÓN DE­GUS­TA­CIÓN. Pro­bó al­gu­nas de las co­mi­das y pos­tres que los ni­ños ofre­cían a los asis­ten­tes. Mi­ra­ba y les pre­gun­ta­ba có­mo lo pre­pa­ra­ron.

LA FA­MI­LIA a la “La co­ci­na une re­fa­mi­lia. Hay que cu­pe­rar esa tra­di­ción de re­unir­se al­re­dey dor de la me­sa Los comer jun­tos. esa ni­ños ex­tra­ñan in­te­gra­ción fa­mi­liar” LOS NI­ÑOS la co“Los chi­cos en ellos ci­na de­ben ser mis­mos. Tie­nen te­mor que per­der el a co­ci­nar y sim­pley men­te di­ver­tir­se Así pa­sar­la bien. apren­de­rán rá­pi­do” LOS CUI­DA­DOS “Es ne­ce­sa­rio cui­dar la hi­gie­ne en la co­ci­na. Tam­bién es im­por­tan­te ser co­mu­ni­ca­ti­vo, abier­to y te­ner hu­mil­dad pa­ra apren­der de los de­más”. PA­SIÓN “En Mas­ter­Chef Ju­nior que­da­mos asom­bra­dos. Los chi­cos le po­nen tan­ta pa­sión a lo que ha­cen y se di­vier­ten crean­do pla­tos ma­ra­vi­llo­sos.” EDU­CA­CIÓN "No hay que cri­ti­car ha­cen a los ni­ños si ej. si al­go mal (por Hay que­man al­go). y ha­que edu­car­los blar­les con ho­nes­tiy dad. Ellos pien­san pue­den opi­nar".

Ju­ra­do de Mas­ter­Chef Ar­gen­ti­na Do­na­to De San­tis, Ch­ris­top­he Kry­wo­nis y Ger­mán Martitegui jun­to a El­ba Ro­drí­guez, la hi­ja de bo­li­via­nos que triun­fó en la pri­me­ra tem­po­ra­da de Mas­ter­Chef Ar­gen­ti­na. Hoy ella tie­ne un ca­nal en Youtu­be (El­ba Co­ci­na), da cla­ses y tie­ne un ser­vi­cio de ca­te­ri­ng. Se pre­pa­ra pa­ra par­ti­ci­par de nue­vos pro­yec­tos. En­tre ellos, un cen­tro cul­tu­ral y un pro­gra­ma de TV.

CA­PA­CI­TA­CIÓN “En gas­tro­no­mía, uno nun­ca ter­mi­na de apren­der. Es un apren­di­za­je eterno y eso lo ten­go cla­ro. Siem­pre hay al­go nue­vo y hay que ca­pa­ci­tar­se”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.