Ro­sa Mon­te­ro. Por­que pue­den

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario - RO­SA MON­TE­RO La au­to­ra. Es periodista y si­có­lo­ga es­pa­ño­la. Ha es­cri­to en­sa­yos y no­ve­las por los que ha re­ci­bi­do im­por­tan­tes dis­tin­cio­nes. Su obra ha si­do tra­du­ci­da a más de una vein­te­na de idio­mas y pu­bli­ca­da en mu­chos paí­ses.

¿Por qué su­ce­den to­das es­tas atro­ci­da­des con­tra las mu­je­res en el pla­ne­ta? La res­pue­sa es sim­ple: les ha­cen eso por­que pue­den. Por­que no hay le­yes su­fi­cien­tes, y si las hay no las apli­can con ce­lo

De­bo con­fe­sar que a ve­ces me sien­to in­ca­paz de afron­tar al­gu­nas no­ti­cias. Por ejem­plo, me he pa­sa­do unos cuan­tos días hu­yen­do de un su­ce­so atroz: una mu­jer que­ma­da vi­va en Pa­kis­tán por no que­rer ca­sar­se. No leer la in­for­ma­ción, no en­te­rar­me de los de­ta­lles, ol­vi­dar que ha su­ce­di­do. Eso es lo que in­ten­té. Co­bar­de, lo sé, pe­ro a ve­ces me pa­re­ce que no pue­do con el pe­so del ho­rror del mun­do. Pe­ro, cla­ro, el ho­rror es te­naz, re­dun­dan­te. Una se­ma­na des­pués de esa no­ti­cia que pro­cu­ré evi­tar lle­gó otra aún más so­bre­co­ge­do­ra: Zee­nat Bibi, una ado­les­cen­te de 17 años, fue ro­cia­da con que­ro­seno por su ma­dre y que­ma­da vi­va en Laho­re por ca­sar­se sin el per­mi­so fa­mi­liar. Y ahí ya no pu­de se­guir co­rrien­do por de­lan­te de mis mie­dos y me em­pa­pé de to­dos los por­me­no­res, tan­to de es­te cri­men co­mo del an­te­rior. La chi­ca ase­si­na­da días an­tes era una pro­fe­so­ra de 19 años que se ne­gó a ca­sar­se con el hi­jo del due­ño de la es­cue­la en la que tra­ba­ja­ba. Así que lle­ga­ron cin­co hom­bres, la tor­tu­ra­ron y lue­go la que­ma­ron vi­va. Era gen­te ins­trui­da y su­ce­dió en Mu­rree, cerca de la ca­pi­tal, no en un rin­cón re­mo­to del país.

Son los lla­ma­dos crí­me­nes de ho­nor y son muy co­mu­nes en el sur de Asia. Se­gún la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos de Pa­kis­tán, tan só­lo en ese país y en 2015 mu­rie­ron 923 mu­je­res por me­dio de ho­rren­das eje­cu­cio­nes de es­te ti­po. Siem­pre bru­ta­les, por­que son di­dác­ti­cas: quie­ren im­plan­tar el te­rror en las de­más mu­je­res y obli­gar­les así a ser es­cla­vas. La fo­to que acom­pa­ña­ba la no­ti­cia del ase­si­na­to de Zee­nat Bibi era es­pe­luz­nan­te: un re­llano de es­ca­le­ra to­tal­men­te ne­gro, cal­ci­na­do, con briz­nas de sus­tan­cias achi­cha­rra­das pe­ga­das al sue­lo. Y dos crías de unos ocho años mi­ran­do el lu­gar de la pi­ra con ojos re­don­dos y es­pan­ta­dos, unos ojos de­ma­sia­do adul­tos pa­ra ser tan ni­ñas. Así van apren­dien­do, así se van do­man­do, has­ta lle­gar a ser las eje­cu­to­ras de su pro­pio tor­men­to, co­mo la ma­dre que echó el que­ro­seno so­bre Zee­nat (pe­ro va­rios hom­bres de la fa­mi­lia su­je­ta­ban a la chi­ca), o co­mo esas otras ma­dres que les cor­tan el clí­to­ris a sus ni­ñas (ellas tam­bién es­tán re­ba­na­das, por su­pues­to). De to­dos es sa­bi­do que los in­di­vi­duos ver­da­de­ra­men­te opri­mi­dos son los pri­me­ros en de­fen­der los va­lo­res que los es­cla­vi­zan, por­que les han arre­ba­ta­do in­clu­so la li­ber­tad esen­cial de pen­sar dis­tin­to.

Hay una di­rec­to­ra de ci­ne pa­quis­ta­ní, Shar­meen Obaid, que ga­nó su se­gun­do Os­car por un do­cu­men­tal so­bre una de las víc­ti­mas de es­te ho­rror. Tras el éxi­to en el ex­tran­je­ro de la pe­lí­cu­la, el pri­mer mi­nis­tro de Pa­kis­tán pro­me­tió com­ba­tir es­ta bar­ba­ri­dad, pe­ro aún no ha he­cho na­da. Y esa es la cla­ve de la cues­tión: ¿por qué su­ce­den to­das es­tas atro­ci­da­des con­tra las mu­je­res en el pla­ne­ta? Las ni­ñas y mu­je­res se­cues­tra­das, ro­cia­das con áci­do, que­ma­das vi­vas, la­pi­da­das, mu­ti­la­das, apu­ña­la­das, apa­lea­das, tor­tu­ra­das, vio­la­das y ase­si­na­das a lo lar­go y an­cho de es­te es­pan­to­so mun­do… La res­pues­ta es sim­ple: les ha­cen eso por­que pue­den. Por­que no hay le­yes su­fi­cien­tes, y si las hay no se apli­can con ce­lo. Por­que los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les no se to­man en se­rio es­te len­to, si­lencio­so ge­no­ci­dio. Por­que los Go­bier­nos mun­dia­les es­tán en­se­gui­da dis­pues­tos a ne­go­ciar con te­rro­ris­tas ( co­mo los ta­li­ba­nes, por ejem­plo) aun­que pa­ra ello con­de­nen a to­das las mu­je­res de la zo­na a un ho­rri­ble mar­ti­rio. El te­ma de la se­gu­ri­dad de las mu­je­res, una se­gu­ri­dad tan bá­si­ca co­mo el de­re­cho a no ser que­ma­da vi­va por no que­rer ca­sar­se, nun­ca es­tá so­bre la me­sa de los ne­go­cia­do­res, nun­ca es prio­ri­ta­rio. Nun­ca hay em­bar­gos co­mer­cia­les por la tor­tu­ra y es­cla­vi­tud de la mi­tad fe­me­ni­na de la po­bla­ción ( sí los hu­bo, sin em­bar­go, cuan­do se tra­ta­ba de una mi­tad de ne­gros, por ejem­plo).

Es­toy can­sa­da, es­toy es­pan­ta­da. En el cre­ci­mien­to del is­lam más re­tró­gra­do veo có­mo se con­so­li­da la opre­sión de las mu­je­res, có­mo au­men­ta la cruel­dad. Y en el mie­do de Oc­ci­den­te a la ra­di­ca­li­za­ción te­rro­ris­ta pre­veo nue­vas con­ce­sio­nes en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos. Una vez más la li­ber­tad de las mu­je­res se­rá mo­ne­da ba­ra­ta pa­ra pa­gar acuer­dos. No po­de­mos per­mi­tir­lo. No po­de­mos ce­rrar los ojos, co­mo yo in­ten­té ha­cer en mi des­con­sue­lo. Hay que reac­cio­nar, or­ga­ni­zar­se, exi­gir. Ha­cer al­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.