LA IGLE­SIA DE SAN IG­NA­CIO DE MOXOS

UN RE­CO­RRI­DO REAL Y DE PE­LÍ­CU­LA LOS ES­CE­NA­RIOS DON­DE SE FIL­MÓ LA SE­RIE AHO­RA SON LU­GA­RES TU­RÍS­TI­COS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Jue­go de Tro­nos es una de las se­ries más exi­to­sas, am­bi­cio­sas y po­pu­la­res de la te­le­vi­sión. Su tra­ma re­la­ta la his­to­ria de lu­chas e in­tri­gas de va­rios cla­nes por el con­trol del Trono de Hie­rro. No­bles, ma­gos, re­yes, es­cla­vos, de­men­tes, dra­go­nes, fe­ro­ces gue­rre­ros y muer­tos vi­vien­tes con­vi­ven en un mun­do irreal for­ma­do por cua­tro con­ti­nen­tes, Po­nien­te, Es­sos, Sot­hor­yos y Ult­hos.

Tan im­pac­tan­tes son los es­ce­na­rios en es­ta se­rie que la pro­duc­ción ha in­cen­ti­va­do el tu­ris­mo, ra­zón por la que has­ta se crea­ron tours lla­ma­dos Ga­me of Th­ro­nes, pa­ra el tu­ris­ta fa­ná­ti­co. Con lu­ga­res un tan­to atí­pi­cos de ro­da­je es­ta se­rie es, sin du­da, una de las que cuen­ta con los me­jo­res pai­sa­jes de la te­le­vi­sión ac­tual.

Inv er n a l i a , Pen­tos, Qarth, Aguas­dul­ces o Des­em­bar­co del Rey son al­gu­nos de los es­ce­na­rios en los que se desa­rro­lla la exi­to­sa se­rie. Pa­ra dar­le más rea­lis­mo, los lu­ga­res que sir­ven de es­ce­na­rio pa­ra las in­tri­gas y las ba­ta­llas de es­ta pro­duc­ción son au­tén­ti­cos y fue­ron es­co­gi­dos por su si­mi­li­tud con el li­bro de Geor­ge R. R. Mar­tin.

Mien­tras los se­gui­do­res es­pe­ran el es­treno de la sép­ti­ma tem­po­ra­da, a me­dia­dos de 2017, es po­si­ble rea­li­zar un via­je por los es­pec­ta­cu­la­res es­ce­na­rios de Es­pa­ña, Ma­rrue­cos, Mal­ta, Ir­lan­da del Nor­te, Is­lan­dia y Croa­cia pa­ra co­no­cer Des­em­bar­co del Rey, lo que que­da de In­ver­na­lia o el des­co­no­ci­do Reino de Dor­ne, en­tre otros, a fin de des­cu­brir las lo­ca­cio­nes que hay tras el ro­da­je, las pan­ta­llas ver­des y los efec­tos es­pe­cia­les. Hoy son lu­ga­res muy vi­si­ta­dos por tu­ris­tas y fans de la se­rie.

Croa­cia

La se­rie se desa­rro­lla en un ma­ra­vi­llo­so y fic­ti­cio con­ti­nen­te de Wes­te­ros, que es del ta­ma­ño de Su­da­mé­ri­ca y se di­vi­de en re­gio­nes de bos­ques fríos, la­gos y zo­nas he­la­das. King’s Lan­ding es la ca­pi­tal po­lí­ti­ca de los Sie­te Rei­nos, lu­gar don­de es­tá ins­ta­la­da la fa­mi­lia Lan­nis­ter, es­ce­na­rio de la muer­te de Ned Stark (Sean Bean), don­de se en­cuen­tra el Trono de Hie­rro, la For­ta­le­za Ro­ja y se­de de los pri­me­ros hom­bres.

Las es­ce­nas fil­ma­das en es­ta ca­pi­tal son rea­li­za­das en la ciu­dad de Du­brov­nik (Croa­cia), co­no­ci­da co­mo la Per­la del Adriá­ti­co. Es­ta se en­cuen­tra al pie de la mon­ta­ña de San Ser­gio y sus cos­tas son ba­ña­das por las aguas del Me­di­te­rrá­neo. Re­sul­tó per­fec­ta pa­ra re­pre­sen­tar King's Lan­ding, ya que se ca­rac­te­ri­za por es­tar ro­dea­da de mu­ra­llas y for­ti­fi­ca­cio­nes.

Ir­lan­da del Nor­te

La ma­yor par­te de las fil­ma­cio­nes se hi­cie­ron en es­te país, pue­den ver­se en la se­rie cuan­do se mues­tra Win­ter­fell (In­ver­na­lia) y tam­bién en The Iron Is­lands. Ade­más de te­ner pai­sa­jes fan­tás­ti­cos, Ir­lan­da del Nor­te po­see en abundancia otro de los re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios pa­ra el ro­da­je de Jue­go de Tro­nos: sus nu­me­ro­sí­si­mos cas­ti­llos. Es­tas es­truc­tu­ras, que da­tan de la épo­ca nor­man­da y me­die­val, te trans­por­tan en un abrir y ce­rrar de ojos a Po­nien­te. Tolly­mo­re Fo­rest Park y el Castle Ward mues­tran lo que en la se­rie son los do­mi­nios de la Ca­sa Stark.

La na­tu­ra­le­za es­ta­ba de par­te de los ex­plo­ra­do­res de HBO cuan­do se to­pa­ron con los Dark Hed­ges ( se­tos os­cu­ros), un evo­ca­dor ca­mino flan­quea­do por ser­pen­tean­tes ha­yas cer­ca a Ar­moy, en el Con­da­do de An­trim. Otras fan­tás­ti­cas lo­ca­cio­nes son las Mon­ta­ñas Mour­ne, en el Con­da­do de Down, y el Va­lle Shi­lla­na­vogy, en el Con­da­do de An­trim.

Es­pa­ña

Nin­gún lu­gar en el mun­do po­dría ha­ber re­pre­sen­ta­do a los Jar­di­nes del agua del reino de Dor­ne co­mo el ma­ra­vi­llo­so Al­cá­zar de Se­vi­lla. Es­te pa­la­cio se con­vier­te, gra­cias a la ma­gia de la te­le­vi­sión, en la pa­la­cie­ga re­si­den­cia pri­va­da de los Martell, los go­ber­nan­tes dor­nien­ses, en la ca­pi­tal de sus do­mi­nios, Lanza del Sol. Pa­ra Jue­go de Tro­nos se han ro­da­do es­ce­nas en sus fron­do­sos jar­di­nes, en­tre sus fuen­tes y tam­bién en el in­te­rior de ha­bi­ta­cio­nes que son Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

La pla­za de to­ros de Osu­na, uno de los em­ble­mas de la vi­lla se­vi­lla­na, se trans­for­ma en las are­nas de Mee­reen pa­ra la es­ce­na más mul­ti­tu­di­na­ria ja­más gra­ba­da en es­ta se­rie ( y la más cara de la his­to­ria de la te­le­vi- sión). El mag­ní­fi­co puen­te ro­mano de Cór­do­ba se con­vier­te en el Puen­te lar­go de Vo­lan­tis, mien­tras que las Bar­de­nas Reales de Na­va­rra, lu­gar de gran be­lle­za de­sér­ti­ca, pla­ga­do de for­ma­cio­nes ro­co­sas cu­rio­sí­si­mas, son uno de los es­ce­na­rios más her­mo­sos del ro­da­je.

Ma­rrue­cos y Mal­ta

Las lo­ca­cio­nes fic­ti­cias de Yun­kai y Pen­tos co­rres­pon­den, en el mun­do real, a lu­ga­res de Ma­rrue­cos y Mal­ta. Pen­tos y sus mu­ra­llas son es­ce­na­rio del ca­sa­mien­to en­tre Khal Dro­go (Ja­son Mo­moa) y Dae­nerys (Emi­lia Clar­ke). Yun­kai (Ciu­dad Ama­ri­lla) es una de las es­cla­vis­tas más gran­des de la cos­ta es­te de la Bahía de los Es­cla­vos.

Aït-Ben-Had­dou (Ma­rrue­cos) es una ciu­dad for­ti­fi­ca­da y se al­za ma­jes­tuo­sa en una co­li­na que do­mi­na una tie­rra vas­ta y se­ca y un río a me­nu­do sin agua. Gra­cias a su con­ser­va­da apa­rien­cia y su im­por­tan­cia his­tó­ri­ca, es un des­tino po­pu­lar en­tre los tu­ris­tas y los pro­duc­to­res de ci­ne.

Is­lan­dia

Si­tua­da al sur del círcu­lo po­lar ár­ti­co, es co­no­ci­da por in­creí­bles pai­sa­jes fríos y de­sér­ti­cos, idea­les pa­ra si­tuar a The Black Castle y, tam­bién, don­de ha­bi­tan los muer­tos vi­vien­tes y los sal­va­jes, aque­llo que se co­no­ce co­mo de­trás del mu­ro. Allí tam­bién se po­drá en­con­trar una pre­cio­sa cue­va con aguas ter­ma­les, que va­le la pe­na vi­si­tar. Gr­jó­tag­já la­va ca­ve es el lu­gar don­de Ygrit­te y John Snow tu­vie­ron un en­cuen­tro amo­ro­so.

En SVat­na­jö­kull Na­tio­nal Park se en­cuen­tran los dos gla­cia­res (Hö­fða­brek­kuheiði y Sví­na­fells­jö­kull) que de­co­ran las es­ce­nas de Fist of the First Men y Frost­fangs Moun­tains ( Pu­ño de los pri­me­ros hom­bres y las mon­ta­ñas Col­mi­llos he­la­dos).

En in­vierno, Is­lan­dia se­gui­rá sien­do uno de los es­ce­na­rios per­fec­tos pa­ra con­ti­nuar el ro­da­je

JUEGODETRONOS ES UNA DE LAS SE­RIES MÁS PO­PU­LA­RES Y EXI­TO­SAS DE LA TE­LE­VI­SIÓN MIEN­TRAS LOS FANS ES­PE­RAN LA NUE­VA TEM­PO­RA­DA, PUE­DEN PLA­NEAR UN VIA­JE POR LAS BE­LLAS LO­CA­CIO­NES

The Dark Hed­ges (Los se­tos os­cu­ros), en Ir­lan­da del Nor­te Es un tra­mo de la ca­rre­te­ra de Bre­gagh Road, cer­ca de la lo­ca­li­dad de Ar­moy, que pa­re­ce sa­li­do de una pe­lí­cu­la de te­rror gó­ti­co. El ca­mino es­tá de­li­nea­do por ha­yas, cu­yas ra­mas se en­tre­la­zan en el cie­lo, crean­do unas som­bras muy si­nies­tras.

El cas­ti­llo de Ward, una for­ti­fi­ca­ción del si­glo XVIII, en Ir­lan­da del Nor­te Allí se ro­da­ron las es­ce­nas del ho­gar de Ned Stark, In­ver­na­lia, cen­tro del po­der del nor­te. La ma­yor par­te de las to­mas del pa­tio del cas­ti­llo se fil­mó en­tre sus pa­re­des.

Bar­de­nas Reales de Na­va­rra pa­re­cen un tro­zo de Mar­te en la Tie­rra Es un en­torno de ar­ci­lla y are­nis­ca, se­mi­de­sér­ti­co y de­cla­ra­do par­que na­tu­ral en ca­si to­do el te­rri­to­rio que ocu­pa. En la se­rie for­man par­te del Mar Doth­ra­ki.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.