“SOY ME­JOR DE AMI­GO QUE DE ES­PO­SO, ESO DE­MUES­TRA QUE EL

MA­TRI­MO­NIO NO SE HI­ZO PA­RA MÍ... NI A CA­ÑO­NES ME VUEL­VO A CA­SAR”

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

ase­gu­ra que ya se ha mo­de­ra­do.

Con su pri­me­ra es­po­sa es­tu­vo ca­sa­do 14 años y cree que el ex­ce­si­vo tra­ba­jo, en ese en­ton­ces tra­ba­ja­ba co­mo pe­rio­dis­ta, y ca­si pa­ra­le­la­men­te se de­di­có al tea­tro y a la ra­dio, fue que ter­mi­nó con el amor. “Yo tu­ve la cul­pa. Mi exes­po­sa, Do­ri­ta Me­na­cho, me tu­vo mu­cha pa­cien­cia, pe­ro le fa­llé mu­cho, por­que mi pa­sión por el pe­rio­dis­mo me ab­sor­bió de­ma­sia­do y la des­cui­dé”, re­me­mo­ra.

Su unión con la ma­má de Ser­gio, Mary To­rri­co, que fa­lle­ció ha­ce tres años, du­ró cin­co años, al igual que su ma­tri­mo­nio con Judy. Des­pués de esos tres fra­ca­sos no qui­so vol­ver a ca­sar­se. Vi­vió en pa­re­ja y tam­po­co fun­cio­nó.

Con­si­de­ra que el di­vor­cio lo ha per­se­gui­do siem­pre. Tu­vo el mo­de­lo de sus pa­dres, Raúl Mier y Elisa Rivas, cu­yo ma­tri­mo­nio era ejem­plar. “Era un amor in­creí­ble, mi pa­pá siem­pre lle­ga­ba con un de­ta­lle pa­ra mi ma­dre. Aun­que él no las es­cri­bía era to­do un poe­ta. Co­pia­ba las poe­sías y nos ha­cía leer­las a mis her­ma­nos Ro­lan­do (+), Car­men, Án­gel, Raúl y Ra­mi­ro y a mí, du­ran­te la ce­na. Eso hi­zo que ten­ga una ni­ñez y una ju­ven­tud fe­liz y en ar­mo­nía. Yo de­cía que cuan­do me ca­se iba a te­ner una fa­mi­lia igual, pe­ro en la vi­da se me cru­za­ron las co­sas y ter­mi­né rom­pien­do mis ma­tri­mo­nios”, con­fie­sa es­te apa­sio­na­do hin­cha de Wils­ter­mann .

Con to­das sus ex­pa­re­jas tie­ne muy bue­na re­la­ción, lo que de­mues­tra, se­gún di­ce, que es me­jor de ami­go que de es­po­so. “Eso prue­ba que el ma­tri­mo­nio no se hi­zo pa­ra mí, por eso ni a ca­ño­nes me vuel­vo a ca­sar. Creo que no fui un buen ma­ri­do, por­que no me aguan­ta­ron mu­cho”, ma­ni­fies­ta.

Lo bueno de to­do es que nun­ca fue un pa­dre au­sen­te y siem­pre es­tu­vo pa­ra sus hi­jos, que han si­do muy ape­ga­dos a él. In­clu­so lue­go del di­vor­cio, Ser­gio pa­ra­ba más con su pa­pá por­que le sa­lía más ba­ra­to lle­var­lo a Chaplin, don­de com­par­tía y ju­ga­ba con los hi­jos de sus so­cios Er­nes­to Fe­rran­te y Hugo Da­za, con los que ya lle­va ca­si 31 años de tra­ba­jo. “Es­ta so­cie­dad ha du­ra­do más que mis tres ma­tri­mo­nios jun­tos”, bro­mea mien­tras con­clu­ye que de no ha­ber­se con­ver­ti­do en dra­ma­tur­go, se­gui­ría co­mo pe­rio­dis­ta.

Isa­bel, Ro­ber­to y Ser­gio des­ta­can de su pro­ge­ni­tor que más que pa­dre ha si­do muy ami­go y com­pa­ñe­ro, na­da au­to­ri­ta­rio ni ce­rra­do y, so­bre to­do, muy tra­ba­ja­dor un digno ejem­plo a imi­tar. Con él, coin­ci­den los tres, la vi­da siem­pre ha si­do una aven­tu­ra in­tere­san­te. En los al­muer­zos nun­ca se abu­rren, por­que siem­pre es­tá con sus ocu­rren­cias. ¿Anéc­do­tas? Tie­nen mu­chas, tan­tas, que da­ría pa­ra es­cri­bir va­rias pá­gi­nas más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.