HA­CER QUE EL DÍA SEA PRO­DUC­TI­VO

HAY CO­SAS QUE UNO HA­CE MAL DES­DE LA MA­ÑA­NA ME­DIR LOS TIEM­POS, PLA­NI­FI­CAR, PRIO­RI­ZAR Y EVI­TAR DISTRACCIONES AYU­DAN A SER MÁS PRO­DUC­TI­VO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Hay días que que­dan tan cor­tos pa­ra to­do lo que se quiere ha­cer, que lo de­jan a uno siem­pre con una ‘ mon­ta­ña’ de ta­reas pen­dien­tes sin re­sol­ver; otras jor­na­das trans­cu­rren en­tre co­rre­teos, pre­sio­nes o te­mo­res que van acu­mu­lan­do el odiado es­trés en can­ti­da­des in­dus­tria­les; y tam­bién hay mo­men­tos de la se­ma­na en que to­do sa­le tan mal que uno lle­ga a creer que se le­van­tó con el pie iz­quier­do o que hay al­gu­na mal­di­ción en su con­tra.

¡Al­to! es mo­men­to de en­con­trar al cau­san­te de tan­to ba­ru­llo.

Qui­zá la ru­ti­na que uno es­tá si­guien­do des­de las pri­me­ras ho­ras del día –des­de que abre los ojos y sa­ca un pie de la ca­ma has­ta que co­mien­za las ac­ti­vi­da­des del ho­gar o del tra­ba­jo– pue­de ser la gran cul­pa­ble.

Y es que la for­ma en que uno co­mien­za el día pue­de lle­gar a de­ter­mi­nar el éxi­to o fra­ca­so del res­to de su jor­na­da, coin­ci­den en afir­mar ex­per­tos en si­co­lo­gía.

¿Hay al­go que ha­cer pa­ra ahu­yen­tar esos días po­co pro­duc­ti­vos y lle­nos de sin­sa­bo­res? Cla­ro que hay, y los ex­per­tos que es­tu­dian la con­duc­ta y los pro­ce­sos men­ta­les del ser hu­mano iden­ti­fi­can sie­te há­bi­tos y ru­ti­nas pa­ra po­ner en prác­ti­ca ya mis­mo. 1 Dor­mir lo ne­ce­sa­rio y desa­yu­nar bien. Dar vuel­tas y es­pe­rar has­ta lo úl­ti­mo pa­ra le­van­tar­se lue­go de una du­ra pe­lea con el des­per­ta­dor pue­de ser un gran error. Así uno des­per­ta­rá de mal hu­mor y esa ac­ti­tud ya pre­dis­po­ne a co­men­zar el día de ma­ne­ra ne­ga­ti­va, se­gún se ob­ser­va des­de el por­tal En­tre­pre­neur.com, es­pe­cia­lis­ta en em­pren­de­du­ris­mo.

Una al­ter­na­ti­va: dor­mir un po­co an­tes, así uno des­per­ta­rá más tem­prano y apro­ve­cha­rá me­jor el día. Otra op­ción, si uno se acues­ta y des­pier­ta a la mis­ma ho­ra du­ran­te va­rios días se­gui- dos, lo más pro­ba­ble es que abra los ojos de ma­ne­ra ‘na­tu­ral’, sin ne­ce­si­dad de alar­mas y, en el ca­so de que la ne­ce­si­te, le cos­ta­rá me­nos sa­lir de la ca­ma.

Desa­yu­nar de pri­sa o no co­mer na­da en la ma­ña­na es otro error. Ese ali­men­to da la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra arran­car el día. El desa­yuno, y en ge­ne­ral cual­quier co­mi­da, de­be to­mar­se con cal­ma y dis­fru­tar ca­da bo­ca­do. 2 Ya ha­brá tiem­po pa­ra el chat y los co­rreos. Si lo pri­me­ro que uno ha­ce al abrir los ojos es re­vi­sar el ce­lu­lar, ver los men­sa­jes del What­sApp, cu­rio­sear el Fa­ce­book o de­di­car­se a res­pon­der co­rreos, pue­de es­tar boi­co­tean­do to­do su día.

Sien­do sin­ce­ros, es fá­cil y ten­ta­dor caer en eso, pe­ro la me­jor for­ma de co­men­zar el día es, de acuer­do con los es­pe­cia­lis­tas de En­tre­pre­neur.com, des­per­tar con cal­ma, dis­fru­tar la ma­ña­na y, po­co a po­co, en­trar en el ‘mo­do’ tra­ba­jo. Hay que de­jar el chat y los emails pa­ra más tar­de. 3 Pla­ni­fi­car el día y prio­ri­zar las ta­reas. Es fá­cil que uno des­per­di­cie el tiem­po. Por eso la si­có­lo­ga Adria­na De Sou­za des­ta­ca la ur­gen­cia de pla­near el día y te­ner una lis­ta de prio­ri­da­des (me­jor si no pa­san de cin­co por día), que de­ben te­ner re­la­ción con las me­tas reales.

Si uno tie­ne una me­ta cla­ra, es fá­cil con­cen­trar las ener­gías en ese desafío y no per­der la ru­ta.

Los es­pe­cia­lis­tas acon­se­jan to­mar­se 20 mi­nu­tos al día pa­ra pla­near las ac­ti­vi­da­des, de­ter­mi­nar cuán­to tiem­po to­ma­rá com­ple­tar ca­da una y or­de­nar­las por im­por­tan­cia.

Tam­po­co se de­ben pos­ter­gar de­ma­sia­do las ta­reas que uno tie­ne asig­na­das o en agen­da.

Es me­jor re­sol­ver cuan­to an­tes ca­da una de ellas, así uno se sen­ti­rá ali­via­do más pron­to.

Res­pi­rar y se­guir Se acon­se­ja cam­biar de ta­rea por­que por lo ge­ne­ral, un adul­to pue­de es­tar con­cen­tra­do en una mis­ma co­sa en ci­clos de 45 mi­nu­tos

Vi­vir de pri­sa Si no se pla­ni­fi­ca y de­fi­ne prio­ri­da­des, uno siem­pre es­ta­rá co­rrien­do con­tra el re­loj. El tiem­po así nun­ca al­can­za­rá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.