Dis­pa­ro a las es­tre­llas

El Deber - Extra (Bolivia) - - En Foco -

La vir­tua­li­dad que ya nos vie­ne edu­can­do des­de ha­ce más de dos dé­ca­das nos ha pre­pa­ra­do pa­ra per­ci­bir con na­tu­ra­li­dad las gra­dua­les y a ve­ces sú­bi­tas con­quis­tas de las di­men­sio­nes ma­te­ria­les

Nues­tra am­bi­ción es­pa­cial no es nue­va. El so­lo he­cho de le­van­tar la ca­be­za ha­cia la in­men­si­dad del cie­lo y de ma­ra­vi­llar­nos una y otra vez an­te la vi­sión de las es­tre­llas o de una luna lle­na tan fa­mi­liar y tan due­ña de sí mis­ma con­fir­ma nues­tra re­la­ción afec­ti­va con ese es­pe­jo fas­ci­nan­te. Ya lo hi­cie­ron los Re­yes Ma­gos, ex­pe­ri­men­ta­dos as­tró­lo­gos de la era cris­tia­na, cuan­do con­sul­ta­ron a la con­fi­gu­ra­ción ce­les­tial la di­rec­ción, las fe­chas, las im­pli­ca­cio­nes y la na­tu­ra­le­za del mag­ní­fi­co he­cho que aguar­da­ban.

Lue­go vi­nie­ron Leo­nar­do da Vin­ci y Ju­lio Ver­ne. El pri­me­ro, hi­jo le­gí­ti­mo del Re­na­ci­mien­to, fue ca­paz de di­se­ñar lo que lue­go se­rían el he­li­cóp­te­ro y el sub­ma­rino. El se­gun­do, fru­to to­tal del pen­sa­mien­to mo­derno, abo­nó pa­ra siem­pre el te­rreno de la cien­cia fic­ción con la idea de que las cir­cuns­tan­cias con­tex­tua­les pue­den cam­biar, ex­ten­der­se, elas­ti­zar­se, si se si­gue esa vo­lun­tad hu­ma­na ex­pan­si­va. En am­bos ca­sos, que­da cla­ro que el ho­ri­zon­te no cons­ti­tu­yó un lí­mi­te in­fran­quea­ble, sino ape­nas un pun­to de par­ti­da.

En el si­glo XX, un mo­men­to im­por­tan­tí­si­mo en el avan­ce ha­cia los con­fi­nes de la exós­fe­ra nos re­mon­ta a la dé­ca­da del cua­ren­ta, con­cre­ta­men­te du­ran­te el po­de­río de Adolf Hitler. Des­de muy jo­ven, el que fue­ra el ce­re­bro de los cohe­tes de la Ale­ma­nia na­zi, Wern­her von Braun, co­men­zó a ex­plo­rar las po­si­bi­li­da­des ma­te­ria­les pa­ra el di­se­ño de ar­te­fac­tos ca­pa­ces de con­quis­tar el es­pa­cio ex­te­rior. Si­guien­do ese lla­ma­do es­tu­dió in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca y com­ple­tó un doc­to­ra­do en fí­si­ca y otro en in­ge­nie­ría ae­ro­es­pa­cial y muy pron­to se en­ro­ló en el ejér­ci­to ale­mán, lo cual le im­pi­dió re­sis­tir­se a las exi­gen­cias de Hitler con re­la­ción a la cons­truc­ción del cohe­te V2, que se­ría di­ri­gi­do lleno de ex­plo­si­vos ha­cia sue­lo in­glés. Pa­ra su cons­truc­ción en los la­bo­ra­to­rios se­cre­tos de la cos­ta bál­ti­ca, el Ter­cer Reich le asig­nó es­cla­vos, mu­chí­si­mos de los cua­les mu­rie­ron por “ac­ci­den­tes de tra­ba­jo” en esas fac­to­rías.

An­te la ren­di­ción ale­ma­na, von Braun se con­tac­tó con las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses; la NA­SA no du­dó en in­te­grar­lo a su equi­po de cien­tí­fi­cos. Así, con su enor­me ex­pe­rien­cia fue po­si­ble cons­truir ca­da una de las fa­ses de la mi­sión Sa­turno V, que en 1969 lle­va­ría a la na­ve Apo­lo 11 a la Luna. A par­tir de ese hi­to, la am­bi­ción del ser hu­mano por ha­cer su­ya esa des­co­no­ci­da in­men­si­dad so­lo ha cre­ci­do y se ha afian­za­do en la es­pe­ran­za de lle­gar a Mar­te en po­cos años. Tal pa­re­cie­ra que an­te los desas­tres po­lí­ti­cos y eco­ló­gi­cos del pla­ne­ta y con nu­la ha­bi­li­dad pa­ra crear nue­vas uto­pías fi­lo­só­fi­cas que di­na­mi­cen afir­ma­ti­va­men­te a las so­cie­da­des, la ra­za hu­ma­na ha vis­to en Mar­te ese lu­gar per­fec­to, le­jano y pro­vo­ca­dor que an­tes lo ocu­pa­ban los idea­les de jus­ti­cia. Hoy, en un si­glo XXI, con un ma­pa geo­po­lí­ti­co in­ne­ga­ble­men­te re­vuel­to, no so­lo las co­mu­ni­da­des cien­tí­fi­cas de las gran­des po­ten­cias mun­dia­les es­tán fe­bril­men­te en­tre­ga­das a una se­gun­da ca­rre­ra es­pa­cial, sino que la vir­tua­li­dad que ya nos vie­ne edu­can­do des­de ha­ce más de dos dé­ca­das nos ha pre­pa­ra­do pa­ra per­ci­bir con na­tu­ra­li­dad las gra­dua­les y a ve­ces sú­bi­tas con­quis­tas de las di­men­sio­nes ma­te­ria­les. La co­mu­ni­ca­ción si­mul­tá­nea del in­ter­net que su­pera tiem­pos y dis­tan­cias, la in­di­vi­dua­li­za­ción de ar­te­fac­tos – co­mo los dro­nes– que nos per­mi­ten una vi­sión ul­tra­pe­ri­fé­ri­ca de to­do (tal cual si fué­ra­mos pe­que­ños dio­ses), la ten­den­cia lú­di­ca a mez­clar a ni­vel per­cep­ti­vo lo real con lo ima­gi­na­rio –he ahí Po­ké­mon GO– y la con­si­guien­te so­le­dad in­te­rior que im­pli­ca es­te com­pul­si­vo va­ciar­se en la nue­va cons­truc­ción de un cuer­po ci­borg, to­do ello nos em­pu­ja a ni­vel co­lec­ti­vo a bus­car en ese allá in­fi­ni­to e ig­no­to lo que no con­si­gue dar­nos ver­da­de­ra com­ple­tud y au­tén­ti­co sen­ti­do en es­te po­bre pla­ne­ta. Una de las prin­ci­pa­les jus­ti­fi­ca­cio­nes que los ex­per­tos en co­sas ex­tra­te­rres­tres ar­gu­yen con re­la­ción a es­ta in­sis­ten­cia por lle­gar a Mar­te, por “com­pren­der” Jú­pi­ter o por des­mon­tar de­fi­ni­ti­va­men­te el com­por­ta­mien­to de la an­ti­ma­te­ria se asien­ta en la su­per­vi­ven­cia. Step­hen Haw­king nos los ha ad­ver­ti­do ya: si no bus­ca­mos nue­vos há­bi­tats, la ra­za hu­ma­na se ex­tin­gui­rá en po­co me­nos de mil años. Pa­ra evi­tar­lo, el as­tro­fí­si­co ha pro­pues­to un plan lla­ma­do “Dis­pa­ro a las es­tre­llas”, que con­sis­te en el lan­za­mien­to de un ejér­ci­to de na­ves di­mi­nu­tas ca­pa­ces de via­jar ca­si a la ve­lo­ci­dad de la luz, de mo­do tal que, en vein­te o trein­ta años, se ten­dría in­for­ma­ción creí­ble so­bre las con­di­cio­nes fí­si­cas de esos le­ja­nos pla­ne­tas y los mo­dos en que po­dría­mos ins­ta­lar allí nues­tras pri­me­ras co­lo­nias. Es­tas na­no­cáp­su­las in­ter­es­te­la­res sue­nan a cien­cia fic­ción, pe­ro si sim­pli­fi­ca­mos y adap­ta­mos el con­cep­to a nues­tra in­te­li­gen­cia do­més­ti­ca, qui­zás se di­fe­ren­cien de los chips de te­lé­fo­nos de ce­lu­la­res en que esos “dis­pa­ros” se­rán ca­pa­ces de re­sis­tir la tem­pe­ra­tu­ra, la fric­ción y la hos­ti­li­dad de la ne­gru­ra res­plan­de­cien­te que tan­to nos hip­no­ti­za.

Haw­king tam­bién ha di­cho que no po­de­mos con­fiar­nos en que las cria­tu­ras de esas le­ja­nías –de ha­ber­las, cla­ro– nos re­ci­ban con una agra­da­ble fies­ta sor­pre­sa de bien­ve­ni­da. Es po­si­ble que atra­ve­se­mos un gran tin­ku si­de­ral, es pro­ba­ble que sea­mos es­cla­vi­za­dos, ana­li­za­dos, asi­mi­la­dos, ven­ci­dos. Es po­si­ble que a pe­sar de to­do eso so­bre­vi­va­mos, co­mo tan­tas ve­ces ya nos ha ocu­rri­do aquí, por ejem­plo con el di­cho­so “des­cu­bri­mien­to” de Amé­ri­ca – ese des­cu­bri­mien­to que tan­ta fal­ta le ha­cía al im­pe­rio es­pa­ñol pa­ra afian­zar su pro­pia iden­ti­dad en crisis–, o con la sis­te­má­ti­ca ani­qui­la­ción de ori­gi­na­rios –pen­se­mos en los in­dios de Es­ta­dos Uni­dos, por ci­tar otro ejem­pli­to–. Se­ría pues una bue­na idea re­pa­sar es­tas lec­cio­nes pa­ra lle­gar me­jor pre­pa­ra­dos a nues­tros fu­tu­ros ho­ga­res.

En fin, he que­ri­do ha­blar un po­qui­to de uno de los te­mas que a ni­vel li­te­ra­rio y per­so­nal me apa­sio­na arra­sa­do­ra­men­te pues en es­te cum­plea­ños de Bo­li­via me ape­te­ce re­fle­xio­nar so­bre la patria glo­bal, es­ta gran ca­sa lle­na de con­tra­dic­cio­nes, do­lor irra­cio­nal y be­lle­za. Por­que esa es tam­bién una for­ma de ce­le­brar: re­cor­dar que, ade­más de mis par­ti­cu­la­ri­da­des cul­tu­ra­les, soy, so­mos par­te de al­go más gran­de, com­ple­jo y am­bi­cio­so, ni más pe­que­ños que eso, ni más so­ber­bios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.