“APREN­DÍ A AMAR MÁS A LOS ANI­MA­LES”

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personajes -

Des­de el mo­men­to en que Rai­za An­dra­de de­ci­dió fu­sio­nar sus co­no­ci­mien­tos en Si­co­lo­gía con su es­pe­cia­li­dad en Ca­no­te­ra­pia (te­ra­pia asis­ti­da por pe­rros) y en Tras­tor­nos Men­ta­les, su vi­da to­mó un nue­vo rum­bo que la lle­na de sa­tis­fac­cio­nes.

Re­cuer­da bien la fe­cha: un 14 de mar­zo de 2011, pa­só a for­mar par­te de un pro­yec­to de Te­ra­pia Asis­ti­da con pe­rros pa­ra Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad, en el Cen­tro de Adies­tra­mien­to de Ca­nes De­tec­to­res de Dro­ga de­pen­dien­te de la Po­li­cía Bo­li­via­na en la ciu­dad de La Paz. De ese mo­do es­tá ayu­dan­do a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de pa­cien­tes con di­ver­sos ti­pos de dis­ca­pa­ci­dad (fí­si- ca, sen­so­rial, sí­qui­ca e in­te­lec­tual). Da aten­ción a ni­ños y a per­so­nas de la ter­ce­ra edad.

Ac­tual­men­te es­tas te­ra­pias son rea­li­za­das con la ayu­da de dos pe­rros de las ra­zas gol­den re­trie­ver y la­bra­dor adies­tra­dos pa­ra ese fin. Las ac­ti­vi­da­des va­rían se­gún el pa­cien­te y pue­den in­cluir ca­mi­na­tas, pa­seos, jue­gos o ac­cio­nes tan sim­ples co­mo aca­ri­ciar su pe­la­je, pei­nar­los o lan­zar­les una pe­lo­ti­ta, en­tre otras.

To­do es­te tiem­po en con­tac­to con pe­rros le ha de­ja­do gran­des lec­cio­nes. “He apren­di­do a amar más a los ani­ma­les, a no ver un pe­rri­to so­lo co­mo una mas­co­ta, sino co­mo una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo que pue­de ser de gran be­ne­fi­cio pa­ra los de­más. Con el tiem­po tam­bién apren­dí a te­ner un co­ra­zón más fuer­te pa­ra trans­mi­tir esa for­ta­le­za a los pa­cien­tes que aten­de­mos con las te­ra­pias ”, in­di­ca. A fu­tu­ro bus­ca se­guir di­fun­dien­do la ca­no­te­ra­pia a es­ca­la na­cio­nal

Un gran ca­ri­ño ha­cia los ani­ma­les des­de la ni­ñez Pe­rros de la ra­za gol­den re­trie­ver co­la­bo­ran en las te­ra­pias que son di­ri­gi­das por la si­có­lo­ga Rai­za An­dra­de. Esos ani­ma­les se des­ta­can por su pa­si­vi­dad y su ter­nu­ra. Han re­ci­bi­do un en­tre­na­mien­to mi­nu­cio­so. “Des­de ni­ña, me fas­ci­na­ban los ani­ma­les. Pu­de apren­der mu­cho de lo que es el en­tre­na­mien­to ca­nino”, ex­pli­ca. IN­TER­AC­CIÓN DE LOS HU­MA­NOS CON ANI­MA­LES Un mo­men­to re­la­jan­te y di­ver­ti­do Los ni­ños se di­vier­ten con los jue­gos que se or­ga­ni­zan con ellos. La pre­sen­cia de pe­rros tam­bién be­ne­fi­cia a otras per­so­nas.“A los adul­tos ma­yo­res en es­ta­do de­pre­si­vo les re­sul­ta muy be­ne­fi­cio­so desaho­gar­se ha­blan­do con los pe­rri­tos. Les gus­ta sen­tir­se es­cu­cha­dos”, afir­ma. 1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.