AL­GU­NAS DIFICULTADES

El Deber - Extra (Bolivia) - - El Mejor Amigo -

1. ¿Da­ñi­nos o des­truc­to­res? Crear una ru­ti­na de ejer­ci­cios, dos a tres ve­ces al día has­ta can­sar­los. Lle­gar y dar­le co­mi­da eso lo ayu­da­rá a que se re­la­je y en­cuen­tre sa­tis­fac­ción men­tal. Man­te­ner­lo dis­traí­do con ju­gue­tes de re­crea­ción y dis­pen­sa­do­res de co­mi­da. 2. ¿La­dra­do­res? No lo aca­ri­cie cuan­do em­pie­ce a la­drar. Uti­li­ce una mi­ra­da o co­rrec­ción fí­si­ca con un to­que li­ge­ro con la mano. Es­te ejer­ci­cio de­be re­pe­tir­se con pa­cien­cia pa­ra que fun­cio­ne. 3. ¿Co­men heces fecales? Con­sul­tar y ha­cer un aná­li­sis con el ve­te­ri­na­rio. Man­te­ner ocu­pa­do y dis­traí­do al can con ju­gue­tes re­crea­ti­vos o mor­de­do­res. Man­te­ner su há­bi­tat siem­pre lim­pio. 4. ¿An­sie­dad de se­pa­ra­ción? Hay que dar­les un buen pa­seo por la ma­ña­na o sa­lir a co­rrer con la mas­co­ta an­tes de ir­se a tra­ba­jar. Ig­no­rar­lo al mo­men­to de ir­se y al re­gre­sar del tra­ba­jo. 5. ¿Es muy agre­si­vo? Es­to se da por trau­mas. No hay que gri­tar­le pa­ra corregirlo o pe­dir­le que cum­pla una or­den. Ha­cer­le ca­mi­na­tas dia­rias de una ho­ra, me­jor en un par­que pa­ra que se acos­tum­bre a es­tar ro­dea­do de gen­te y otras mascotas. 6. ¿Se quie­re es­ca­par to­do el tiem­po? Si lle­va una vi­da abu­rri­da y no tie­ne la cos­tum­bre de sa­lir, es ló­gi­co que quie­ra ex­pe­ri­men­tar co­sas nue­vas. Sa­car­lo a ca­mi­nar con co­rrea por tu ba­rrio y par­ques pa­ra que no sea des­co­no­ci­do pa­ra él. De­ja que hue­la, pa­se por el la­do y jue­gue con otros pe­rros. 7. ¿Brin­ca so­bre las vi­si­tas? Es­tá fe­liz de ver­las. Si es­tá entrenado o los ve co­mo lí­der, va a es­pe­rar que le den per­mi­so pa­ra ha­cer cual­quier co­sa. Nun­ca per­mi­tir que sal­ga de la puer­ta an­tes que us­te­des. Si lo ha­ce, corregirlo. Hay co­lla­res que no lo mal­tra­tan y los pue­den ayu­dar. 8. ¿Ja­la la co­rrea al sa­lir? El ta­ma­ño ideal de la co­rrea es lo que mi­de des­de su cue­llo has­ta tu mano. No per­mi­tir que él di­ri­ja la ca­mi­na­ta. Si se ade­lan­ta, pa­rar y vol­ver a ca­mi­nar siem­pre y cuan­do el can es­té a tu la­do. 9. ¿Ori­nan en to­do la­do? Los ca­nes mar­can su te­rri­to­rio por ins­tin­to; la so­lu­ción pa­ra evi­tar es­to es la cas­tra­ción, la cual es acon­se­ja­ble por­que ayu­da que no ha­ya tan­tos pe­rros en la ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.