Per­der­lo to­do

El Deber - Extra (Bolivia) - - Lectores -

Si es­toy en ca­sa y no en­cuen­tro las ga­fas, co­sa que su­ce­de muy a me­nu­do, lo pri­me­ro que ha­go es ir al re­fri­ge­ra­dor y mi­rar den­tro. La mi­tad de las ve­ces apa­re­cen ahí, por­que, cuan­do voy a sa­car al­go de la ne­ve­ra y las lle­vo en la mano, las de­po­si­to dis­traí­da so­bre la ban­de­ja del elec­tro­do­més­ti­co pa­ra po­der aga­rrar lo que an­du­vie­ra bus­can­do, y ya no me vuel­vo a acor­dar de ellas. Sí, la cla­ve del asun­to es la dis­trac­ción: voy pen­san­do en las mu­sa­ra­ñas tan con­cen­tra­da­men­te que me mue­vo por la vi­da con el pi­lo­to au­to­má­ti­co y sin ape­nas cons­cien­cia de lo que ha­go. Es el com­por­ta­mien­to que la tra­di­ción atri­bu­ye al sa­bio des­pis­ta­do, aun­que en mi ca­so más bien se tra­ta­ría del pro­fe­sor chi­fla­do, por­que por lo ge­ne­ral no an­do su­mi­da en pro­fun­das y pro­ve­cho­sas re­fle­xio­nes, sino en­tre­te­ni­da en ton­tu­ni­llas. Y así se me va la exis­ten­cia, li­te­ral­men­te.

Hoy me he pues­to a pen­sar en la can­ti­dad de co­sas que pier­do ca­da día. Por­que lo pier­do to­do. Di­go den­tro de ca­sa, ya que en el ex­te­rior (es de­cir, pér­di­das au­tén­ti­cas) ocu­rre po­co. O sea que en reali­dad se tra­ta de ex­tra­víos mo­men­tá­neos, de­ses­pe­ran­tes jue­gos al es­con­di­te de las co­sas. Las ga­fas, el mó­vil, las lla­ves, el bol­so. Pe­ro tam­bién: el cua­derno de no­tas, el im­por­tan­te nú­me­ro de te­lé­fono que aca­bo de apun­tar en un pa­pel, los pen­dien­tes que me qui­té ayer, la ca­mi­sa que he des­col­ga­do ha­ce cin­co mi­nu­tos del ar­ma­rio y que ha de­bi­do de ir­se co­rrien­do por sí so­la. O el ta­zón con el que siem­pre desa­yuno. La se­ma­na pa­sa­da pa­sé me­dia ho­ra fre­né­ti­ca bus­can­do esa ta­za has­ta que la en­con­tré den­tro del mi­cro­on­das: el día an­te­rior ha­bía pues­to a ca­len­tar el ca­fé y ol­vi­dé to­mar­lo. Los ob­je­tos mues­tran una ob­ce­ca­da ten­den­cia a eva­po­rar­se a mi al­re­de­dor, y creo que no ha ha­bi­do un so­lo día de mi exis­ten­cia en el que no ha­ya ex­tra­via­do al­go. Si su­ma­ra to­dos los mi­nu­tos que he des­per­di­cia­do bus­can­do co­sas, pro­ba­ble­men­te lle­ga­ría a acu­mu­lar un año de des­pil­fa­rro. Un año de mi vi­da sin vi­vir.

Sé que no soy ni mu­cho me­nos la úni­ca per­so­na a la que le su­ce­de es­to. Se me ocu­rre que, den­tro de las mu­chas ma­ne­ras en las que po­de­mos cla­si­fi­car a los hu­ma­nos, una se­ría di­vi­dir­los en­tre los se­res me­ticu­losos y pre­ci­sos, por un la­do, y los que te­ne­mos las ca- be­zas ho­ra­da­das, por el otro. Agu­je­ros men­ta­les por los que sil­ba el caos co­mo un vien­to in­si­dio­so. Co­mo es na­tu­ral, es­ta pro­pen­sión a per­der las co­sas sue­le es­tar uni­da a una fal­ta de fir­me­za y cla­ri­dad en la re­la­ción con los ob­je­tos que nos ro­dean. Va­mos, que so­mos bas­tan­te des­or­de­na­dos.

A sa­ber cuál se­rá la ra­zón de tan­to lío; tiem­po atrás hu­bié­ra­mos po­di­do en­dil­gar­les la res­pon­sa­bi­li­dad a los duen­des do­més­ti­cos, cria­tu­ras má­gi­cas de in­ten­cio­nes tra­vie­sas, lo cual re­sul­ta­ba más con­so­la­dor que las po­si­bles ex­pli­ca­cio­nes ac­tua­les, que ha­blan de neu­ro­trans­mi­so­res al­go des­ba­ra­ta­dos y del fa­mo­so dé­fi­cit de aten­ción, ese sín­dro­me de mo­da tan so­co­rri­do. Sea co­mo fue­re, arras­tra­mos los des­or­de­na­dos nues­tro des­or­den co­mo el es­ca­ra­ba­jo pe­lo­te­ro arras­tra su bo­la, y en ese tra­ba­jo­so des­vi­vir nos su­ce­den co­sas pe­cu­lia­res: por ejem­plo, po­de­mos man­te­ner du­ran­te años un ob­je­to cla­ra­men­te des­co­lo­ca­do (un co­llar en una es­qui­na del es­cri­to­rio, un tintero en la en­ci­me­ra de la co­ci­na), pe­ro si un día se nos ocu­rre guar­dar­lo en el lu­gar apro­pia­do, nun­ca más lo vol­ve­re­mos a en­con­trar. El or­den no for­ma par­te de nues­tro kar­ma.

Arras­tra­mos los des­or­de­na­dos

nues­tro des­or­den co­mo el es­ca­ra­ba­jo pe­lo­te­ro arras­tra su bo­la, y en ese tra­ba­jo­so des­vi­vir nos su­ce­den co­sas pe­cu­lia­res

Cuan­do me de­ses­pe­ro mu­cho, pro­cu­ro acor­dar­me de los per­so­na­jes cé­le­bres a los que les pa­sa­ba lo mis­mo. Son fa­mo­sas las fo­tos del des­pa­cho de Eins­tein o del ta­ller de Fran­cis Ba­con, por ejem­plo. Unas leo­ne­ras tan co­cham­bro­sas que has­ta a mí me asus­tan. Hay es­tu­dios que su­gie­ren que la gen­te crea­ti­va tien­de a ser des­or­de­na­da, y los si­có­lo­gos nor­te­ame­ri­ca­nos Vohs, Red­del y Rahi­nel lle­ga­ron a ase­gu­rar en un tra­ba­jo de 2013 que los en­tor­nos des­or­de­na­dos fo­men­ta­ban la crea­ti­vi­dad. To­do es­to re­sul­ta tran­qui­li­za­dor, y lo se­ría aún más si con­si­guie­ra en­con­trar otra in­ves­ti­ga­ción pa­re­ci­da que se pu­bli­có ha­rá co­sa de un año y que guar­dé no sé dón­de: lle­vo vein­te mi­nu­tos bus­can­do el re­cor­te in­fruc­tuo­sa­men­te. Si es ver­dad que el caos es­tá re­la­cio­na­do con la crea­ti­vi­dad, yo de­be­ría ser ca­paz de es­cri­bir una obra maes­tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.