SOLUCIONES

ES HO­RA DE PO­NER FIN A CIERTOS PRO­BLE­MAS ¿SU SABUESO ES DAÑINO, CO­ME HECES FECALES O ES AN­SIO­SO? LES DAMOS PAUTAS PA­RA CORREGIRLO

El Deber - Extra (Bolivia) - - El Mejor Amigo -

Moi­sés Pa­gán es en­tre­na­dor ca­nino y su tra­ba­jo con los pe­rros lo ba­sa

en cua­tro prin­ci­pios que son fun­da­men­ta­les pa­ra te­ner una mas­co­ta equi­li­bra­da y que los due­ños de­ben to­mar muy en cuen­ta.

El más im­por­tan­te de to­dos, di­ce, es que los pe­rros no son se­res hu­ma­nos. Por más bo­ni­tos, lea­les y ca­ri­ño­sos que sean, no se los de­be tra­tar co­mo tal. Si se lo ha­ce, se da­ña la re­la­ción con él.

Agre­ga que en la vi­da de ca­da can de­be exis­tir un lí­der. Es­ta mas­co­ta en su es­ta­do na­tu­ral vi­ve en gru­pos lla­ma­dos jau­rías, y en es­tas hay un lí­der. Los pe­rros tam­bién vi­ven en fa­mi­lias y en es­tas de­be ha­ber un lí­der y no pue­de ser el perro.

Se­ña­la que los pe­rros ne­ce­si­tan re­glas, lí­mi­tes y su­per­vi­sión, aun cuan­do no son hu­ma­nos. Son pa­re­ci­dos a los ni­ños y sin con­trol es­te es un pe­li­gro, lo mis­mo pa­sa con el perro.

Por úl­ti­mo, in­di­ca que el can ne­ce­si­ta ejer­ci­cio y aten­ción, in­de­pen­dien­te de su ta­ma­ño, por eso hay que sa­car­lo a ca­mi­nar to­dos los días. Ejer­ci­cio, dis­ci­pli­na y amor Pa­ra Car­los Pa­nia­gua, ex­per­to en adies­tra­mien­to ca­nino, te­ner a un perro sin pro­ble­mas, re­quie­re de tres pa­sos sim­ples: pri­me­ro dar­le a su mas­co­ta una do­sis de ejer­ci­cios dia­rios, im­po­ner­le una dis­ci­pli­na con re­glas y lí­mi­tes y dar­le siem­pre afec­to

Ori­nan por to­das par­tes Los ca­nes ma­chos ori­nan pa­ra mar­car su te­rri­to­rio; pa­ra que de­jen de ha­cer­lo, la so­lu­ción es la cas­tra­ción.

Re­quie­re de ejer­ci­cio dia­rio Si des­tru­ye co­sas, in­di­ca que tie­ne un pro­ble­ma de an­sie­dad, es­to pue­de de­ber­se a una vi­da se­den­ta­ria.

¿De­ma­sia­do ca­ri­ño­sos? Si son afec­tuo­sos en ex­tre­mo y les gus­ta la­mer a to­dos los que lle­gan a la ca­sa, lo ideal es ig­no­rar­los por com­ple­to, acon­se­ja Moi­sés Pa­gán.

Co­rrec­ción Ca­mi­na­tas dia­rias, jue­gos es­ti­mu­lan­tes, co­lla­res co­rrec­ti­vos o un ra­to en su jau­la. Es­tos úl­ti­mos so­lo si lo pi­llan ha­cien­do al­go ma­lo ese mo­men­to que lo es­tás co­rri­gien­do.

Bra­vos Con­sul­tar con el ve­te­ri­na­rio pa­ra des­car­tar al­gu­na do­len­cia cor­po­ral. La es­te­ri­li­za­ción pue­de re­du­cir el com­por­ta­mien­to agre­si­vo, su­gie­re Pa­nia­gua.

¿Des­tru­yen el jar­dín? Es­te com­por­ta­mien­to se pue­de ge­ne­rar por ins­tin­to, si el sabueso es de ra­za ca­za­do­ra o, tam­bién por pro­ble­mas de an­sie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.