MELAO Y EMPANIZAO

El Deber - Extra (Bolivia) - - El Mejor Amigo -

Pa­ra al­gu­nos chi­fla­dos de san­gres azu­les en sus ve­nas de hu­le, el melao era me­la­do.

Y no fal­ta­ba el ta­ra­do o el aco­pai­bao que al empanizao le de­cía em­pa­ni­za­do.

He­cho de mie­les ru­bias el tras­lú­ci­do melao y su pa­rien­te el empanizao, te­nían fres­co­res de llu­via.

Cuan­do via­ja­ba en pe­ta­cas has­ta tie­rras del co­llao, al empanizao lo lla­ma­ban chanca­ca.

Y era co­sa bien sa­bi­da que ins­ti­ga­dos por la gu­la, los pai­sa­nos ba­ja­ban de sus mu­las y si­quie­ra una lam­bi­da

Le echa­ban al empanizao; des­pués se que­da­ban ron­dan­do, ca­si so­bre­vo­lan­do, igual que chuu­bi en lo que­mao.

Era mu­cha ma­ma­da, era ex­qui­si­to el go­ce, des­pués del lo­cro de las do­ce, el melao con cua­ja­da.

Y si no con cua­ja­da, caía que ni pin­tao en un pla­to el melao con yu­ca asa­da.

Pa­ra to­do eran bue­nos el melao y el empanizao, tan cam­ba co­mo el ma­jao o la chi­cha de chi­peno.

Pa­ra en­dul­zar las pe­nas, de­cían los enamo­raos, el empanizao y el melao eran co­sas re­que­te­bue­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.