¿JUN­TOS POR COS­TUM­BRE O POR AMOR?

SIEM­PRE HAY AL­GO DE AM­BAS CO­SAS, PE­RO... LA COS­TUM­BRE NO TIE­NE QUE SER LA MÁS FUER­TE, LO IDEAL ES QUE GA­NE EL AMOR, DE LO CON­TRA­RIO ES DA­ÑINO PA­RA LA PA­RE­JA

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA -

Lo­re­na y Mi­guel lle­van 10 años de ca­sa­dos. A ve­ces la mo­no­to­nía y la ru­ti­na pa­re­cen ser par­te im­por­tan­te de sus vi­das, se­gún ellos cuen­tan, pe­ro de in­me­dia­to tra­tan de bus­car la for­ma de rom­per con el te­dio e in­ven­tan una sa­li­da so­los, una es­ca­pa­da de un fin de se­ma­na o de una ida al tea­tro sin los hi­jos, pa­ra tra­tar de avi­var de nue­vo la lla­ma del amor y evi­tar que la cos­tum­bre le ga­ne al amor.

En el ca­so de Ma­ri­lia y Jor­ge, han pa­sa­do más de 25 años uno al la­do de otro que se ha con­ver­ti­do en un há­bi­to el es­tar jun­tos. Al pa­re­cer, di­ce ella, la cos­tum­bre ya se ha im­pues­to al amor y per­ma­ne­cen uni­dos por­que sien­ten que es lo me­jor pa­ra ellos, pa­ra sus hi­jos y por­que den­tro de to­do se tie­nen ca­ri­ño y tam­bién res­pe­to, pe­ro sien­ten que la pa­sión se aca­bó. Aun­que am­bos qui­sie­ran ha­cer al­go pa­ra re­ver­tir esa si­tua­ción, lo cier­to es que, por co­mo­di­dad, ni su es­po­so y tam­po­co ella ha­cen al­go por cam­biar.

La si­có­lo­ga Mó­ni­ca Ri­ve­ro con­si­de­ra que los pri­me­ros me­ses en to­da re­la­ción es de enamo­ra­mien­to apa­sio­na­do, pa­re­cie­ra que eso nun­ca aca­ba­rá, que se en­con­tró a la per­so­na so­ña­da, to­do el tiem­po se quie­re es­tar con la pa­re­ja, no se le ve un de­fec­to, es más, se mag­ni­fi­can sus cua­li­da­des; sin em­bar­go, la ilu­sión de los pri­me­ros me­ses sue­le de­caer des­pués de los seis me­ses o en la con­vi­ven­cia.

“La cos­tum­bre es más fuer­te que el amor di­ce la fra­se de una can­ción. Pa­ra mu­chas per­so­nas es al­go inex­pli­ca­ble có­mo ese amor per­fec­to, se pue­de con­ver­tir en una sim­ple cos­tum­bre. Cuan­do to­ma­mos el pa­pel de pa­dres con nues­tra pa­re­ja y lo tra­ta­mos co­mo un hi­jo más, ha­ce­mos co­sas per­so­na­les co­mo ele­gir su ro­pa, pre­pa­rar su co­mi­da fa­vo­ri­ta, de­pen­der 100% de esa per­so­na, etc., es­ta­mos ac­tuan­do más co­mo pa­dres que co­mo pa­re­ja.

To­do cam­bia con los años

Ri­ve­ro agre­ga que mu­chas ve­ces se con­fun­de el amor con es­tar enamorados, el amor con la fan­ta­sía de que siem­pre se­rá per­fec­to, sin pe­leas ni re­cla­mos. Con los años y prin­ci­pal­men­te du­ran­te la con­vi­ven­cia, las per­so­nas se dan cuen­ta de que su prín­ci­pe en­can­ta­do o su prin­ce­sa te­nía de­fec­tos. Si­tua­ción que pa­ra mu­chos es una gran de­cep­ción.

Ex­pli­ca que cuan­do se ven y se es­tá cons­cien­te de los de­fec­tos es cuan­do en reali­dad em­pie­za una re­la­ción ver­da­de­ra, por­que ya no se es­tá so­lo ilu­sio­na­do. Si se acep­tan esos de­fec­tos y se negocia, re­cién se pue­de ha­blar de una re­la­ción es­ta­ble y cons­cien­te.

Cuan­do pa­san años den­tro de una re­la­ción sue­le pre­do­mi­nar el te­dio y ne­ce­si­ta­mos mu­cha crea­ti­vi­dad pa­ra avi­var esa chis­pa de los pri­me­ros me­ses que no to­das las pa­re­jas es­tán dis­pues­tas a es­ti­mu­lar. La ma­yo­ría de las ve­ces un miem­bro de la pa­re­ja es el más in­tere­sa­do en re­con­quis­tar a la otra, has­ta que lle­ga a can­sar­se.

La si­có­lo­ga Clau­dia Tó­rrez con­si­de­ra que el la­zo afec­ti­vo en­tre dos per­so­nas se ge­ne­ra des­de la atrac­ción y el enamo­ra­mien­to, que es la eta­pa más bo­ni­ta de la re­la­ción. Lo di­fí­cil es po­der man­te­ner­los con el pa­so de los años. La cos­tum­bre, acla­ra, es el pro­ce­so en el que dos per­so­nas es­tán jun­tas sin una vi­sión co­mún, se vuel­ven so­lo com­pa­ñe­ros y, con el tiem­po, has­ta lo afec­ti­vo lle­ga a per­der­se. “Es­to es da­ñino”, di­ce.

Una do­sis de am­bas co­sas

La si­có­lo­ga Li­lia­na Za­ba­la afir­ma que sue­le su­ce­der que am­bos con­cep­tos se con­fun­dan. Amor es un sen­ti­mien­to, mien­tras que la cos­tum­bre es una for­ma de pro­ce­der de una per­so­na. Am­bas si­tua­cio­nes se dan so­bre to­do cuan­do es una re­la-

ción de mu­cho tiem­po y en pa­re­jas ma­yo­res don­de los dos se acos­tum­bran a es­tar jun­tos y a la ma­ne­ra de ser del cón­yu­ge.

La pa­re­ja se sien­te có­mo­da y has­ta a gus­to con la re­la­ción, por­que se pa­sa a un amor ‘acos­tum­bra­do’, que pue­de ser has­ta sa­lu­da­ble, siem­pre y cuan­do am­bos ten­gan es­te mis­mo sen­tir y pa­sen de la re­la­ción de pa­re­ja al com­pa­ñe­ris­mo. De es­ta for­ma el amor pa­sio­nal se con­vier­te en ra­cio­nal y me­su­ra­do por­que hay hi­jos de por me­dio y un ho­gar que de­pen­de de los dos.

En el amor, pue­de ser que la pa­re­ja exi­ja de­ma­sia­do, en la cos­tum­bre am­bos se acep­tan por co­mo­di­dad, por­que la re­la­ción ofre­ce es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal y afec­ti­va, in­clu­so pue­de ser una re­la­ción tran­qui­la y sa­na.

“Amor y cos­tum­bre pue­den ir de la mano. A no ser que la re­la­ción in­gre­se en una neu­ro­sis, en­ton­ces pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te y pe­li­gro­sa, por­que el otro no es­tá có­mo­do. A ve­ces se­guir jun­tos por há­bi­to, cuan­do es sa­lu­da­ble, sue­le ser me­jor por­que ya co­no­ce­mos a la pa­re­ja a pro­fun­di­dad con sus de­fec­tos y vir­tu­des. Ade­más en to­da re­la­ción siem­pre de­be ha­ber una do­sis de las dos co­sas, así am­bos se amal­ga­man co­mo una dua­li­dad”, ex­pli­ca Za­ba­la.

De to­das for­mas, agre­ga, cual­quier re­la­ción de pa­re­ja es ne­ce­sa­rio reavivarla con en­cuen­tros ín­ti­mos fogosos y eró­ti­cos, pa­ra que la quí­mi­ca del de­seo se­xual sea más ca­da día.

En cri­te­rio de Ri­ve­ro no se pue­de de­fi­nir si el amor o la cos­tum­bre es más fuer­te por­que de­pen­de­rá de ca­da pa­re­ja y la per­so­na­li­dad de ca­da uno. “De lo que sí se pue­de es­tar se­gu­ro es de que al­go no se es­tá ha­cien­do bien en la elec­ción de pa­re­ja, da­do que a ni­vel San­ta Cruz la de­man­da de di­vor­cios ha cre­ci­do abis­mal­men­te. El ca­sar­se no im­pli­ca so­lo gus­tar­se, com­pro­me­ter­se y con­tar con un pro­yec­to de vi­da, sino te­ner un co­no­ci­mien­to su­fi­cien­te de sus de­fec­tos pa­ra ver si va de acuer- do con mis va­lo­res y si los acep­ta­ré”, re­mar­ca.

Com­ple­tos y rea­li­za­dos

Pa­ra Ri­ve­ro, an­tes de for­mar una pa­re­ja la per­so­na ne­ce­si­ta es­tar com­ple­ta en cuan­to a su rea­li­za­ción per­so­nal, pro­fe­sio­nal y eco­nó­mi­ca. De lo con­tra­rio va a pre­ten­der que cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te esa per­so­na su­pla ese al­go, que no pu­do com­ple­tar.

Aco­ta que exis­ten mu­chas per­so­nas que se que­dan casadas úni­ca­men­te por la co­mo­di­dad eco­nó­mi­ca que les brin­dan sin sen­tir un amor ver­da­de­ro. Otras pien­san que son tan­tos años jun­tos que no se ima­gi­nan es­tar so­los. El mie­do a la so­le­dad es uno de los fac­to­res que es­tá con­di­cio­nan­do a las pa­re­jas a per­ma­ne­cer jun­tos. “Es­tar con mi cón­yu­ge por un con­di­cio­nan­te co­mo di­ne­ro, es­ta­tus, com­pa­ñía o los hi- jos, no es fe­li­ci­dad, más bien es sa­cri­fi­cio por...”, re­sal­ta.

Hay que nu­trir el amor

La si­có­lo­ga Clau­dia Tó­rrez in­sis­te en que es po­si­ble ha­cer cre­cer el amor, qui­zá no co­mo en los pri­me­ros me­ses, pe­ro ali­men­tar­lo con esos de­ta­lles y el es­tar pre­sen­te en to­do mo­men­to y eso de­be ha­cer­se jun­tos co­mo pa­re­ja.

Ri­ve­ro agre­ga que se de­be te­ner en cuen­ta que pa­ra que el amor sea más fuer­te pre­gun­tar, ¿ Cuál es la de­mos­tra­ción de amor que lle­na más a mi cón­yu­ge? ¿Qué lo ha­ce más fe­liz? Ge­ne­ral­men­te pa­ra los hom­bres es sentirse va­lo­ra­dos y res­pe­ta­dos por su es­po­sa, y pa­ra las mu­je­res sentirse ama­das, un detalle co­mo una flor, cho­co­la­tes o un te amo to­dos los días. “Es­tas son co­sas a las que la pa­re­ja sí tie­ne que acos­tum­brar­se”, fi­na­li­za

LA RE­LA­CIÓN DE PA­RE­JA HAY QUE REAVIVARLA CON EN­CUEN­TROS FOGOSOS Y ERÓ­TI­COS HAY PER­SO­NAS QUE SE QUE­DAN CASADAS POR LA CO­MO­DI­DAD ECO­NÓ­MI­CA QUE LES BRIN­DAN, SIN SEN­TIR AMOR

LOS DE­TA­LLES SÍ IM­POR­TAN PA­RA NO CAER EN UNA RE­LA­CIÓN SO­LO POR COS­TUM­BRE, LA PA­RE­JA DE­BE TRA­BA­JAR EN NU­TRIR SU RE­LA­CIÓN DÍA A DÍA

Siem­pre hay que tra­tar de me­jo­rar la vi­da ín­ti­ma Pa­ra que la re­la­ción de pa­re­ja no se vuel­va ru­ti­na­ria y no cai­ga en el abu­rri­mien­to y en la mo­no­to­nía, am­bos tie­nen que bus­car avi­var la lla­ma del amor. Los pe­que­ños de­ta­lles ayu­dan Man­dar­se men­sa­ji­tos, no des­cui­dar las ca­ri­cias, co­ci­nar su co­mi­da fa­vo­ri­ta o es­ca­par­se so­los, son con­se­jos que dan las si­có­lo­gas pa­ra que el amor sea más fuer­te.

Te­mor a la so­le­dad Hay per­so­nas que se afe­rran a su pa­re­ja por mie­do a que­dar so­las y por­que no se ima­gi­nan la vi­da sin su cón­yu­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.