UN MO­DE­LO EJEM­PLAR

EX­POR­TAN Y NO MAR­CAN TAR­JE­TA. TIE­NEN ÉXI­TO Y LLE­VAN SUS HI­JOS AL TRA­BA­JO

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO - POR GI­NA JUS­TI­NIANO CUÉ­LLAR FO­TOS MA­NUEL CLAURE-APG / PÁ­GI­NA SIE­TE /FA­CE­BOOK

Ma­dres y Ar­te­sa­nas Tex tie­ne un mo­de­lo de tra­ba­jo que des­en­to­na­ría con la ma­yo­ría de las em­pre­sas en el mun­do, pe­ro a la vez es­tá en ple­na co­mu­nión con la reali­dad de mu­chas mu­je­res bo­li­via­nas que de­ben li­diar con el tra­ba­jo y el ho­gar. Le con­ta­mos su his­to­ria.

El re­loj de la pa­red es ca­si un adorno. Es agos­to y hay po­co mo­vi­mien­to en el ta­ller de cos­tu­ra en Mi­ra­flo­res, pe­ro ha­ce unos días el rit­mo fue fe­bril y ace­le­ra­do, con de­ce­nas de mu­je­res de di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes te­jien­do y dan­do pe­cho, bor­dan­do y char­lan­do, plan­chan­do y so­me­tien­do al ojo crí­ti­co la ca­li­dad de su obra fi­nal.

Lo que ha­cen no se re­pro­du­ce en se­rie, sus crea­cio­nes no se mul­ti­pli­can en ma­sa, por el con­tra­rio, se tra­ta de de­li­ca­dos y ex­qui­si­tos te­ji­dos, má­xi­mo 30 uni­da­des por di­se­ño.

El tra­ba­jo de 10 me­ses co­men­zó en oc­tu­bre del año pa­sa­do, con los pri­me­ros pro­to­ti­pos de oto­ño in­vierno. La pro­duc­ción se des­pa­chó en ju­lio, prin­ci­pal­men­te a Nue­va York, una vez más a tiem­po, cum­plien­do con to­das las exi­gen­cias de ca­li­dad.

Ma­dres y Ar­te­sa­nas Tex tie­ne un mo­de­lo de tra­ba­jo que des­en­to­na­ría con la ma­yo­ría de las em­pre­sas en el mun­do, pe­ro a la vez es­tá en ple­na co­mu­nión con la reali­dad de mu­chas mu­je­res que tam­bién son es­po­sas, amas de ca­sa, que tie­nen hi­jos que cui­dar y va­rias otras co­sas más. En el ta-

ller no hay que mar­car tar­je­ta y se per­mi­te a los niños de las tra­ba­ja­do­ras es­tar en la ha­bi­ta­ción-guar­de­ría con­ti­gua. Mien­tras ellas bor­dan, la ‘pro­fe’ Leidy jue­ga con ellos o les re­fuer­za lo avan­za­do en el co­le­gio. La que no acu­dió al ate­lier se­gu­ra­men­te es­tá cocinando un asa­do, aten­dien­do a los chi­cos y la­van­do la ro­pa, pe­ro en los ra­tos li­bres tam­bién pue­de to­mar los pa­li­llos y te­jer... un sué­ter, una man­ta, un bol­so... (un an­he­lo). Lo que sea que dic­te el pa­trón en­via­do des­de los gi­gan­tes de la mo­da co­mo Ós­car de la Ren­ta, The Row, Ralph Lau­ren, Don­na Ka­ran... Es­tar de cuer­po pre­sen­te en la ca­sa acon­di­cio­na­da de Mi­ra­flo­res no es obli­ga­to­rio, pue­den lle­var­se el tra­ba­jo a su ho­gar, lo im­por­tan­te es que lo en­tre­guen a tiem­po.

Es­te mo­de­lo de tra­ba­jo ha si­do pro­duc­ti­vo y exi­to­so. Siem­pre cum­plie­ron con los tiem­pos de en­tre­ga, la em­pre­sa no tie­ne cuen­tas por co­brar ni clien­tes en mo­ra y tie­ne el aval de ser pro­vee­do­ra de fir­mas de pe­so co­mo Po­lo Ralph Lau­ren, co­sa que no es me­nor, pues hay que re­unir un ro­sa­rio de re­qui­si­tos y apro­bar ins­pec­cio­nes que se ase­gu­ran de que no ha­ya ex­plo­ta­ción o se ha­ga tra­ba­jar a los niños.

No im­por­ta que Bo­li­via se ha­ya que­da­do sin Atp­da, es de­cir, sin ac­ce­so com­pe­ti­ti­vo al mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se de los tex­ti­les y sin pre­fe­ren­cias aran­ce­la­rias en su ca­li­dad de país an­dino que lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co. Dia­ne von Furs­ten­berg o Cal­vin Klein quie­ren ca­li­dad, pun­tua­li­dad y va­lo­ran que las ma­nos que dan for­ma a sus di­se­ños sean de ma­dres sol­te­ras, mu­je­res aban­do­na­das o di­vor­cia­das y viu­das, de quie­nes el bie­nes­tar emo­cio­nal y eco­nó­mi­co de sus fa­mi­lias de­pen­de to­tal­men­te.

La ge­ren­ta ge­ne­ral, Yel­ka Ma­ric, se ve re­fle­ja­da en las la­bo­rio­sas se­ño­ras que la ro­dean, las en­tien­de por­que ella mis­ma op­tó por re­for­mu­lar el mo­de­lo de tra­ba­jo de su em­pre­sa par­tien­do de su ex­pe­rien­cia pro­pia, pues era una mu­jer di­vor­cia­da con dos hi­jas a las que no que­ría fal­tar ni con tiem­po ni con su aten­ción.

En 2003, con un tí­tu­lo en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas y un más­ter de la Es­cue­la de Ne­go­cios In­cae en Cos­ta Ri­ca, aban­do­nó el sec­tor de la ban­ca y de los hi­dro­car­bu­ros pa­ra crear su pro­pio ne­go­cio y se lan­zó a la pis­ci­na.

Cam­bian­do de vi­sión

La his­to­ria co­men­zó con una em­pre­sa tra­di­cio­nal con ho­ra­rios y con tar­je­tas. La ge­ren­ta, que en el pa­sa­do fue ban­que­ra, de­ci­dió que su ne­go­cio de­bía fle­xi­bi­li­zar­se. El pe­di­do de ¿me lo pue­do lle­var a mi ca­sa pa­ra ter­mi­nar li­cen­cia­da? se hi­zo ca­da vez más fre­cuen­te y cuan­do se dio cuen­ta el tra­ba­jo flu­yó y se lo­gró cum­plir con las co­lec­cio­nes de edi­ción li­mi­ta­da.

Cam­bió la for­ma de tra­ba­jo, in­clu­so el nom­bre de la em­pre­sa, así co­mo su vi­da y la de sus co­la­bo­ra­do­ras. An­tes, era fre­cuen­te es­cu­char a las ope­ra­rias al te­lé­fono asus­ta­das, a pun­to de de­jar los pa­li­llos y el hi­lo pa­ra co­rrer a pre­pa­rar la co­mi­da, pro­me­tien­do al ma­ri­do lle­gar “ra­pi­di­to”. Aho­ra son ellas las que le pro­po­nen al es­po­so que se las arre­gle so­lo: “¿ Por qué no co­ci­nas tú? Es­toy tra­ba­jan­do, voy a lle­gar, pe­ro cuan­do ter­mi­ne, ahí tie­nes arroz y car­ne pa­ra ha­cer al­go”.

Des­de su ofi­ci­na, con los fól­de­res de su pre­sen­ta­ción pa­ra mos­trar en Nue­va York -lo ha­ce dos ve­ces por año-, Ma­ric ca­si es­tá se­gu­ra de que no ha vuel­to a sa­ber de pro­ble­mas de vio­len-

EL MO­DE­LO DE TRA­BA­JO ES EXI­TO­SO, SE CUM­PLEN CON LOS TIEM­POS DE EN­TRE­GA; EL PER­SO­NAL ES­TÁ FE­LIZ Y LA EM­PRE­SA NO TIE­NE CLIEN­TES EN MO­RA

cia fa­mi­liar es­tam­pa­dos en las ca­ras o en el cuer­po de sus tra­ba­ja­do­ras. An­tes, al­gu­nas de ellas lle­ga­ron a tra­ba­jar con sig­nos de mal­tra­to fí­si­co, aban­dono, tris­te­za, ira y, en al­gu­nos ca­sos, de de­ses­pe­ra­ción. Aho­ra la reali­dad es otra.

La Ve­ró­ni­ca, un es­tan­dar­te

A Ve­ró­ni­ca Ma­ma­ni, ocho años atrás, es­te tra­ba­jo le ca­yó del cie­lo. An­tes pro­bó de to­do. Lim­pió ca­sas y cui­dó a per­so­nas por­que te­nía que lo­grar el sus­ten­to eco­nó­mi­co pa­ra sus hi­jos y su ma­ri­do diag­nos­ti­ca­do con es­cle­ro­sis múl­ti­ple, la en­fer­me­dad de­ge­ne­ra­ti­va que le qui­tó la vis­ta y más tar­de el con­trol de sus ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res y sus es­fín­te­res.

“Si la Ve­ró­ni­ca no se que­ja, me­jor que las de­más se ca­llen”, di­cen sus com­pa­ñe­ras. Y la pro­pia ge­ren­ta es­tá im­pac­ta­da con su ejem­plo de vi­da: “Esa mu­jer tie­ne una gran in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, muy por en­ci­ma de lo nor­mal; es su­ma­men­te en­tu­sias­ta, ella es la que or­ga­ni­za el Día de la Ma­dre, de la Mu­jer, de la Amis­tad y es una lec­ción pa­ra to­das, su vi­da me im­pac­ta”.

Tie­ne tres hi­jos, Saly (15), Holy (12) e Isaías (6), y sa­ca ade­lan­te su ca­sa y com­pra los me­di­ca­men­tos que su es­po­so ne­ce­si­ta. “Pa­ra mí era im­po­si­ble te­ner un tra­ba­jo es­ta­ble y cum­plir con ho­ra­rios, en cual­quier mo­men­to in­ter­na­ban a mi es­po­so o se po­nía mal, yo era tra­ba­ja­do­ra so­cial, pe­ro ter­mi­né ha­cien­do tra­ba­jos even­tua­les co­mo lim­pie­za de ca­sas”, cuen­ta con una voz dul­ce y cán­di­da, que ja­más se en­du­re­ció, ni con los gol­pes de la vi­da.

Se ca­só a los 17 y cin­co años des­pués era la es­po­sa de un hom­bre sin se­gu­ro mé­di­co que es­ta­ba que­dan­do cie­go y en si­lla de rue­das. La cri­sis fue el pan de ca­da día.

Su­pe­rar prue­bas es su es­pe­cia­li­dad, tal vez por eso dis­fru­ta las di­ná­mi­cas en el tra­ba­jo que ha­cen pa­ra el Día de la Ma­dre, los ‘coaching’ so­bre ac­ti­tud y en­tu­sias­mo en la vi­da y las ca­pa­ci­ta­cio­nes acer­ca de edu­ca­ción se­xual y ca­li­dad en el tra­ba­jo. Lo dis­fru­ta por­que sa­be que el ob­je-

ti­vo es que crean fir­me­men­te que creer es po­der.

“Ten­go un tra­ba­jo muy bo­ni­to en el que exis­te el com­pa­ñe­ris­mo, se nos po­ne a prue­ba el ca­rác­ter y se nos es­ti­mu­la a su­pe­rar prue­bas. Es te­ra­péu­ti­co. To­das te­ne­mos una his­to­ria, cuan­do sa­ca­mos pun­tos -de cro­ché o ma­cra­mé- nos desaho­ga­mos y nos ayu­da­mos mu­tua­men­te. Hay co­sas que tal vez en otros lu­ga­res no se brin­dan, sin men­cio­nar que con ese tra­ba­jo una pue­de sol­ven­tar a su fa­mi­lia”.

Ve­ró­ni­ca es pues­ta co­mo ejem­plo por sus com­pa­ñe­ras, si ella es ca­paz de lle­gar to­dos los días con una son­ri­sa al tra­ba­jo, las de­más no pue­den ha­cer me­nos. Sa­ber eso la ha­la­ga, pe­ro no se per­mi­te se­me­jan­te pro­ta­go­nis­mo, cuan­do se lo di­cen ella res­pon­de de in­me­dia­to: “Gra­cias, pe­ro la glo­ria es del Se­ñor”, tal vez por­que es­tu­dió Teo­lo­gía o por­que su gran­de­za ra­di­ca en su hu­mil­dad. Ja­más hu­bie­se ima­gi­na­do que te­jer con su ma­má pa­ra ha­cer­les ves­ti­dos a sus mu­ñe­cas le iba a ser­vir de tan­to.

Mu­je­res a car­go

A Gre­go­ria Chaca sa­ber bor­dar, te­jer y de­más ha­bi­li­da­des con los hi­los le fue útil pa­ra que su úni­ca hi­ja se con­vier­ta en in­ge­nie­ra y es­té ha­cien­do su pa­san­tía en la Ad­mi­nis­tra­ción Bo­li­via­na de Ca­rre­te­ras (ABC).

Ella es una de las ca­be­zas del ta­ller, tie­ne un gru­po de unas 30 se­ño­ras a su car­go, a las que les mues­tra qué hay que ha­cer en la­na, se­da, hi­lo, al­go­dón, cro­ché, etc. Ocu­par ese pues­to sig­ni­fi­ca es­tar du­ran­te el día en el ate­lier pa­ra re­vi­sar, ex­pli­car o ase­so­rar so­bre al­gu­na du­da en el tra­ba­jo.

A ra­tos Gre­go­ria ha­bla muy des­pa­cio, co­mo pa­ra sus aden­tros, pe­ro el ím­pe­tu lo tie­ne im­pa­ra­ble, mo­vien­do las ma­nos y sa­can­do los pun­tos de las mues­tras que lle­ga­ron del ex­te­rior.

Por su par­te, Teo­do­ra Achia­go re­co­no­ce que el tra­ba­jo no es fá­cil por­que se ha­cen te­ji­dos ex­clu­si­vos. “Los pun­tos son muy mez­cla­dos y nun­ca se re­pi­ten. Pe­ro so­mos ca­pa­ces de ha­cer to­do, chom­pas, ves­ti­dos, ac­ce­so­rios, lo que el clien­te quie­re”.

Otra ha­bi­lo­sa ar­te­sa­na, son­rien­te, de ca­be­llos ne­gros y tez mo­re­na, To­ma­sa Quis­bert, tie­ne en su gru­po a ma­dres sol­te­ras y se­ño­ras ju­bi­la­das que lle­ga­ron has­ta allí es­pe­ran­za­das por­que por su edad no les dan tra­ba­jo en otro la­do. “To­das son bien­ve­ni­das, siem­pre y cuan­do cum­plan con los pla­zos y con los es­tán­da­res de ca­li­dad; a ve­ces no les gus­ta tan­ta exi­gen­cia, pe­ro ter­mi­nan por acos­tum­brar­se. Me cuen­tan que se le­van­tan a co­ci- nar a las cin­co de la ma­ña­na, lue­go des­pa­chan a los hi­jos al co­le­gio y en­se­gui­da se po­nen a tra­ba­jar con los hi­los; ellas mis­mas se po­nen un ho­ra­rio”.

Vo­lan­do al­to

Ha­ce 13 años, Ma­ric lo­gró es­ta­ble­cer lo que lla­ma su ‘bra­zo co­mer­cial’ en Nue­va York; des­de en­ton­ces, via­ja dos ve­ces por año pa­ra re­co­ger nue­vos pe­di­dos y su­mar fir­mas que quie­ren a Ma­dres & Ar­te­sa­nas co­mo pro­vee­do­ra.

Es­tá al te­lé­fono, ex­pli­can­do el mo­dus ope­ran­di de la em­pre­sa, su voz es fuer­te y fir­me. No cues­ta ima­gi­nar­la co­mo lí­der. Di­fí­cil­men­te pue­de ser una mu­jer apa­ci­ble, to­do lo con­tra­rio, tie­ne don de man­do y una fuer­za que le bro­ta des­de den­tro. “Via­jo un par de ve­ces a Nue­va York mos­tran­do nue­vos con­cep­tos, ellos se ins­pi­ran y man­dan sus di­se­ños el 90% de las ve­ces ba­sa­do en nues­tro con­cep­to, lo en­vían con me­di­das y no­so­tros pro­ce­de­mos”. Ex­pli­ca que se con­cen­tran en La Gran Man­za­na, Eu­ro­pa es­tá en “stand by” - en es­pe­ra- por­que an­tes que na­da ella tam­bién es ma­dre y aten­der otro mer­ca­do sig­ni­fi­ca­ría vi­vir en un avión.

Ma­ría Be­lén ( 17) y Ana­lu­cía ( 15) son más im­por­tan­tes que un nue­vo con­tra­to. Más mer­ca­do, más tra­ba­jo, más pla­ta no la se­du­cen tan­to a ella co­mo a sus ope­ra­rias. Las épo­cas de des­can­so son pre­ci­sa­men­te eso, por lo tan­to no quie­ren ni sa­ber de tra­ba­jo, quie­ren es­tar en ca­sa, con sus ‘gua­guas’, con sus ma­ri­dos y en fa­mi­lia.

Le­van­tan­do mu­ros

El año pa­sa­do, las ca­be­zas del ta­ller co­no­cie­ron el mar. La idea era dar­les un me­re­ci­do des­can­so que sir­va de mo­ti­va­ción y cuan­do se les pre­gun­tó qué lu­gar an­he­la­ban co­no­cer, to­das pi­die­ron ver el mar. Si bien ellas po­drían cos­tear­se los pa­sa­jes pa­ra via­jar en avión, nun­ca an­tes se ha­bían subido a uno. Ma­ric cree que por un te­ma de dis­cri­mi­na­ción no creían te­ner el de­re­cho de su­bir­se a uno. “Las lle­vé a co­no­cer el mar por­que creo que nin­gún ser hu­mano de­be mo­rir sin an­tes ver ese es­pec­tácu­lo de la na­tu­ra­le­za”.

Tam­bién fue­ron a Co­cha­bam­ba, co­no­cie­ron el ci­ne en 3D y vi­si­ta­ron una tien­da de elec­tro­do­més­ti­cos, don­de cons­ta­ta­ron que hay ar­tícu­los que les pue­den fa­ci­li­tar el tra­ba­jo en ca­sa. Ama­ron las la­va­do­ras de ro­pa -aho­ra ya to­das tie­nen una en su ho­gar-.

Hoy, en al­gu­na par­te de ‘ La Gran Man­za­na’, una mu­jer ele­gan­te es­tá usan­do un mo­de­lo de di­se­ña­dor que se ges­tó en una ca­si­ta de Mi­ra­flo­res, pro­duc­to de unas ma­nos mo­re­nas y la­bo­rio­sas

EX­TRA DI­REC­TO A NUE­VA YORK SUS MA­NOS ALI­MEN­TAN LAS CO­LEC­CIO­NES DE MO­DA DE MAR­CAS FA­MO­SAS CO­MO RALPH LAU­REN Y ÓS­CAR DE LA REN­TA

Me­ta­mor­fo­sis Lo que em­pie­za con hi­los, agu­jas y ma­nos ha­bi­lo­sas ter­mi­na así, en al­gu­na pren­da de lu­jo que se ex­hi­be co­mo pren­da ex­clu­si­va en pa­sa­re­las de EEUU e in­clu­so Pa­rís

En es­ta ofi­ci­na los hi­jos son bien­ve­ni­dos Yel­ka Ma­ric con su hi­ja Ana­lu­cía. No es ex­tra­ño ver tam­bién a las hi­jas de la ge­ren­ta en el ta­ller, acom­pa­ñan­do a su ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.