EN FO­CO

Gio­van­na Ri­ve­ro. Girl In­te­rrup­ted

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO -

Hoy les ofrez­co mi úl­ti­ma co­lum­na en es­te es­pa­cio de la in­tere­san­te Re­vis­ta Ex­tra. Al ca­bo de ca­si cua­tro años de es­te diá­lo­go quin­ce­nal, y des­pués de un pro­fun­do apren­di­za­je, creo que es ne­ce­sa­rio ha­cer una pau­sa.

Sos­ten­go que ha si­do un ‘diá­lo­go’ pues, aun­que he si­do yo quien pro­pu­so los te­mas, las bre­ves lec­tu­ras de la reali­dad, los fragmentos de la me­mo­ria, las tem­pes­ta­des de la sub­je­ti­vi­dad, siem­pre in­ten­té que mis tex­tos fun­cio­na­ran co­mo puen­tes y co­ne­xio­nes afec­ti­vas en­tre mi mi­ra­da del mun­do y la sen­si­bi­li­dad de los lec­to­res. Sé que a ve­ces las re­fe­ren­cias cul­tu­ra­les pu­die­ron re­sul­tar un po­co ex­tran­je­ri­zan­tes, pe­ro se tam­bién que de eso es­tá he­cho nues­tro mun­do con­tem­po­rá­neo, de tiem­pos re­la­ti­vos, de es­ce­na­rios con­tra­dic­to­rios y pa­ra­le­los. He com­pro­ba­do que ha si­do un ‘diá­lo­go’ por­que ca­da vez que vol­ví a San­ta Cruz hu­bo siem­pre un lec­tor, una lec­to­ra, que se acer­có a mí pa­ra char­lar –es de­cir, con­ti­nuar con­ver­san­do– con la con­fian­za que da una lar­ga amis­tad.

No ha si­do fá­cil de­ci­dir que es ho­ra de des­pe­dir­me. De he­cho, aho­ra mis­mo, mien­tras es­cri­bo es­tas pa­la­bras, tra­tan­do de con­te­ner­las en el nú­me­ro de ca­rac­te­res que me asig­na la re­vis­ta, sien­to ese do­lor inevi­ta­ble y hon­do que pro­du­cen las in­te­rrup­cio­nes ne­ce­sa­rias. Su­ce­de que, aun sien­do quin­ce­nal, sos­te­ner una co­lum­na con es­ta pe­rio­di­ci­dad de­man­da una do­sis ex­tra de aten­ción a la reali­dad y a su vio­len­cia y su be­lle­za, un cul­ti­vo per­ma­nen­te de las ideas y el ejer­ci­cio cons­tan­te de tra­du­cir ese caos en pá­rra­fos res­pe­tuo­sos de la in­te­li­gen­cia del lec­tor, pá­rra­fos que no se am­pa­ren gra­tui­ta­men­te en una com­ple­ji­dad egoís­ta. Co­mo di­go, al ca­bo de ca­si cua­tro años de en­tre­gar­me a esas ta­reas, sien­to que de­bo ha­cer si­len­cio y re­ci­clar ener­gías in­te­lec­tua­les y crea­ti­vas.

Mi gra­ti­tud ha­cia los co­le­gas que ma­te­ria­li­zan la Re­vis­ta Ex­tra es in­men­sa e irre­duc­ti­ble. Gra­cias a es­te pres­ti­gio­so pe­rió­di­co por el pri­vi­le­gio que me con­ce­die­ron al asig­nar­me es­te es­pa­cio y res­pe­tar siem­pre los án­gu­los ideo­ló­gi­cos y es­ti­lís­ti­cos de mi es­cri­tu­ra. Es una li­ber­tad que de­bo sub­ra­yar y ce­le­brar, so­bre to­do en tiem­pos en que la li­bre ex­pre­sión es cons­tan­te­men­te ame­na­za­da, no so­lo en Bo­li­via, sino en to­dos los pun­tos neu­rál­gi­cos del pla­ne­ta. Agra­dez­co pro­fun­da- men­te la amis­tad y la co­mu­ni­ca­ción cla­ra y res­pe­tuo­sa que man­tu­vi­mos con Ri­car­do He­rre­ra, edi­tor de Re­vis­ta Ex­tra, y que se­gu­ra­men­te se­gui­rán sien­do las coor­de­na­das per­fec­tas pa­ra otros pro­yec­tos en el fu­tu­ro. Quie­nes me acom­pa­ña­ron con su aten­ta y ge­ne­ro­sa lec­tu­ra se­gu­ra­men­te pu­die­ron de­tec­tar el mo­do en que la ma­rea de la vi­da di­na­mi­zó mi exis­ten­cia en los úl­ti­mos años. He com­par­ti­do con us­te­des los apren­di­za­jes y sor­pre­sas de los via­jes; les he pre­sen­ta­do a los ama­dos fan­tas­mas que ha­bi­tan en mis sue­ños (ha­brán no­ta­do, por ejem­plo, la fi­gu­ra fun­da­men­tal que es pa­ra mí mi abue­la pa­ter­na); les he co­men­ta­do al­gu­nas de las lec­tu­ras, fi­ló­so­fos y li­bros que me apa­sio­nan; he llo­ra­do con us­te­des la in­creí­ble par­ti­da de mi ami­ga Em­ma Vi­lla­zón; me he do­li­do por los éxo­dos te­rri­bles de in­mi­gran­tes en bús­que­da de al­go a lo que lla­mar ‘ vi­da’; he ce­le­bra­do los lo­gros li­te­ra­rios de las jó­ve­nes es­cri­to­ras bo­li­via­nas; les he com­par­ti­do al­gu­nas es­tam­pas de mi ru­ti­na fa­mi­liar; he ca­bal­ga­do li­bre en ese po­tro in­dó­mi­to que es la nos­tal­gia re­cor­dan­do mú­si­ca, gen­te, pa­la­bras de mis pa­raí­sos per­di­dos; les he re­ve­la­do los mo­ti­vos por los que me atrae la as­tro­lo­gía (esa gran na­rra­ti­va del cie­lo); les he di­bu­ja­do, en fin, el pan­tano tro­pi­cal en el que aho­ra vi­vo, jus­to en el Sur Pro­fun­do, don­de flo­re­ció el ma­ra­vi­llo­so gó­ti­co su­re­ño que tan­to per­mea mi pro­pia es­cri­tu­ra. De un mo­do u otro, en­tre­lí­neas o con las til­des bien pues­tas, he de­ja­do mu­cho de mí y de for­ma ver­da­de­ra, ca­si sin pu­dor, en ca­da uno de los tex­tos que pu­bli­qué aquí. Su­pon­go que to­do co­lum­nis- ta ha­ce eso, pues se­ría ca­si im­po­si­ble des­po­jar­se de una di­men­sión emo­cio­nal y sub­je­ti­va cuan­do se abra­za con res­pon­sa­bi­li­dad y amor una ta­rea y cuan­do es­ta ta­rea cum­ple pla­zos, se ajus­ta a un ca­len­da­rio y pre­ten­de es­tar en con­tac­to con la ve­lo­ci­dad de lo si­mul­tá­neo sin re­nun­ciar a su am­bi­ción de tras­cen­den­cia. En­ton­ces la crea­ti­vi­dad tie­ne el desafío de bus­car la me­jor pul­pa po­si­ble, sin mez­quin­da­des ni au­to­cen­su­ras, más allá del can­san­cio, del even­tual desáni­mo o de esa fa­la­cia lla­ma­da “fal­ta de ins­pi­ra­ción” (ocu­rre de­ma­sia­do en el mun­do, hay tan­ta san­gre y es tan fu­gaz el rayo de lo be­llo que so­lo hay que es­tar aten­tos).

Por su­pues­to que el tra­ba­jo del co­lum­nis­ta es­tá le­jos de ex­pe­ri­men­tar la pre­sión que un pe­rio­dis­ta de jor­na­da com­ple­ta atra­vie­sa ca­da día, en ca­da no­ta que fir­ma, en ca­da si­tua­ción que re­por­ta. Sin em­bar­go, la pe­rio­di­ci­dad que me im- pu­so ‘ En fo­co’ me ayu­dó a com­pren­der me­jor y res­pe­tar más ese tra­ba­jo. Mi te­cla­do se man­tu­vo siem­pre con un al­to ni­vel de adre­na­li­na y apren­dí que la voz pro­pia es­tá siem­pre en de­sa­rro­llo, es al­go que se cons­tru­ye, que cam­bia en sus tim­bres, que se da­ña con las im­pos­tu­ras.

Gra­cias, que­ri­dos lec­to­res, por es­te diá­lo­go lon­gi­tu­di­nal. Gra­cias por las emo­cio­nes, las ideas, los desacuer­dos, el in­te­rés, la cu­rio­si­dad, el tiem­po do­mi­ni­cal de lec­tu­ra, el ca­ri­ño, el co­men­ta­rio, la amis­tad que se ges­ta en el plano de la ima­gi­na­ción (ese es­pa­cio tan ín­ti­mo, más ín­ti­mo in­clu­so de lo que a ve­ces cree­mos), gra­cias por la con­fian­za, pues es­toy cons­cien­te de que leer in­vo­lu­cra tam­bién una en­tre­ga, un jue­go de dos, un con­fiar en la voz que te cuen­ta. Es el lec­tor quien, con su pro­pio co­no­ci­mien­to, com­ple­ta lo su­ge­ri­do o quien sub­vier­te una idea con sus du­das y sus in­te­li­gen­tes sos­pe­chas. Por to­do ello y de co­ra­zón: Gra­cias.

Has­ta la pró­xi­ma

Gra­cias por las emo­cio­nes, las ideas, los desacuer­dos, el in­te­rés, la cu­rio­si­dad, el tiem­po do­mi­ni­cal de lec­tu­ra, el ca­ri­ño, el co­men­ta­rio, la amis­tad que se ges­ta en el plano de la ima­gi­na­ción...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.