EL ENELDO, UN PO­DE­RO­SO AROMATIZANTE

El Deber - Extra (Bolivia) - - Gourmet -

Es una hier­ba aro­má­ti­ca que se cul­ti­va en ca­si to­do el mun­do. Guar­da cier­ta si­mi­li­tud con el hi­no­jo y el anís pre­ci­sa­men­te por su aro­ma y sa­bor anisa­do. Del eneldo se uti­li­zan las ho­jas, las flo­res y las se­mi­llas, co­mo con­di­men­to cu­li­na­rio y pa­ra ha­cer in­fu­sio­nes cu­ya fi­na­li­dad es la de tra­tar cier­tos pro­ble­mas de sa­lud.

En la co­ci­na. Sus fi­nas ho­jas son las más usa­das en la co­ci­na. Se pue­den en­con­trar fres­cas y se­cas. Tie­ne un sa­bor po­ten­te por lo que no de­be usar­se en gran can­ti­dad pa­ra que no res­te pro­ta­go­nis­mo a otros ingredientes de la re­ce­ta cu­li­na­ria. Con el eneldo fres­co se pue­de aro- ma­ti­zar to­do ti­po de pla­tos (pes­ca­dos, ma­ris­cos, car­nes, arro­ces, en­sa­la­das, sal­sas, etc.). En pla­tos co­ci­na­dos, con­vie­ne aña­dir el eneldo ca­si al fi­nal de la coc­ción pa­ra que su aro­ma y su sa­bor no se pier­dan.

Pa­ra la sa­lud. Se usa en in­fu­sio­nes pa­ra ali­viar cier­tos ma­les, co­mo la aci­dez gás­tri­ca. Tam­bién es diu­ré­ti­co y es­tá in­di­ca­do pa­ra tra­tar de for­ma na­tu­ral los es­pas­mos di­ges­ti­vos y di­ges­tio­nes pe­sa­das. Se le otor­gan pro­pie­da­des fa­vo­ra­bles pa­ra au­men­tar la for­ma­ción de le­che ma­ter­na. Fuen­te: Gas­tro­no­miay­cia. Re­pu­bli­ca.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.