“SOY CA­SE­RA, PE­RO CUAN­DO SAL­GO ME DI­VIER­TO CO­MO SI FUE­RA MI CUM­PLEA­ÑOS... BAI­LO CO­MO LO­CA SIN PA­RAR, LO DIS­FRU­TO AL MÁ­XI­MO, SOY MUY IN­TEN­SA EN TO­DO LO QUE HA­GO”

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

cual­quier rincón es ma­ra­vi­llo­so. Don­de voy tra­to de pa­sar­la bien. Tam­bién me en­can­ta el cam­po. En la in­ti­mi­dad ¿Cuál es tu rincón fa­vo­ri­to? Mi dor­mi­to­rio y en es­pe­cial mi ca­ma. Mi de­par­ta­men­to es pe­que­ño pe­ro aco­ge­dor, tie­ne lo justo y ne­ce­sa­rio pa­ra mí y pa­ra mis mas­co­tas. Ten­go tres ga­tos y un pe­rro y en ca­sa de mi ma­má ten­go 13 ga­tos y cua­tro pe­rros. ¿ Qué tiem­po le de­di­cás a las re­des so­cia­les? No mu­cho, por­que no ten­go tiem­po y soy su­per­re­ser­va­da con mis co­sas y no en­tro muy se­gui­do al Fa­ce­book. Cuan­do com­par­to al­go es por­que de ver­dad me pro­vo­có. ¿ Sos va­ni­do­sa? Pa­ra na­da. De­bí ser hom­bre, por­que aun­que soy co­que­ta, me gus­ta ser na­tu­ral, na­da de pe­lu­que­ría ni ma­qui­lla­je. Me en­can­ta es­tar có­mo­da de bu­zo y za­pa­ti­llas y de pi­ja­ma en mi ca­sa. Co­mo soy enana so­lo uso ta­cos pa­ra tra­ba­jar. ¿Te­nés una ru­ti­na de be­lle­za? Nin­gu­na. ¿Qué es lo pri­me­ro que pen­sás al le­van­tar­te? Cuál va a ser mi de­sa­yuno (ri­sas) ¿Y lo úl­ti­mo que ha­cés an­tes de acos­tar­te? Pue­do leer un po­co, ver una se­rie. Ge­ne­ral­men­te no pien­so na­da, por­que que­do dor­mi­da al to­que. ¿Qué es lo que más te gus­ta com­prar? Tra­to de con­tro­lar­me un po­co y com­prar so­lo lo que ne­ce­si­to pa­ra no con­ver­tir­me en una com­pra­do­ra com­pul­si­va. ¿Cuál es tu pla­cer cul­po­so? Co­mer un pos­tre o un dul­ce. Lo dis­fru­to al má­xi­mo, pe­ro lue­go me ate­rro por las ca­lo­rías que con­su­mí. Tam­bién cuan­do me com­pro ro­pa de más, me en­can­ta, pe­ro a la vez sien­to cul­pa. ¿Qué te gus­ta ha­cer cuan­do no te mi­ra na­die? En la du­cha bai­lo a más no dar y can­to fuer­te. Mis ve­ci­nos de­ben de­cir que es­toy lo­ca. Tam­bién me gus­ta co­mer un pos­tre en mi ca­ma, echa­di­ta, vien­do la te­le. ¿Te hi­cis­te al­gu­na ci­ru­gía? Nin­gu­na y creo que no me ha­ría, por­que es­toy con­for­me co­mo Dios me man­dó al mun­do. ¿ Te gus­ta la no­che? Soy ca­se­ra, pe­ro cuan­do sal­go, me di­vier­to co­mo si fue­ra mi cum­plea­ños. No ten­go pro­ble­mas de que­dar­me en mi ca­sa un fin de se­ma­na, des­can­san­do, dur­mien­do, le­yen­do, vien­do series o películas. Pe­ro si se da de sa­lir a bo­li­chear, sal­go y bai­lo co­mo lo­ca sin pa­rar to­da la no­che, dis­fru­to al má­xi­mo, soy muy in­ten­sa en to­do lo que ha­go. La gen­te pien­sa que es­toy ebria cuan­do sal­go, pe­ro no es así, soy muy ale­gre. ¿ To­más al­gu­na vez? Pue­do to­mar unas co­pas, pe­ro nun­ca al ex­tre­mo. Cui­do mu­cho mi ima­gen, por­que si te pa­sas de co­pas es in­có­mo­do. Aho­ra te gra- ban o te to­man fotos y se ar­ma to­do un show. Cuan­do sal­go no ne­ce­si­to al­cohol pa­ra di­ver­tir­me, pue­do pa­sar­me to­da la no­che to­man­do agua y la gen­te pien­sa que es­toy con un mon­tón de tra­go en­ci­ma y so­lo es­toy con agua. ¿Tu co­mi­da fa­vo­ri­ta? El lo­cro de za­pa­llo, una co­mi­da pe­rua­na, que me ha­ce mi ma­má y mi vi­cio son los pos­tres. ¿Qué no te pue­de fal­tar? Una son­ri­sa. El amor se ha­ce es­pe­rar

El año pa­sa­do ter­mi­nas­te la re­la­ción con tu no­vio de ca­si dos años, ¿qué pa­só? No me gus­ta ha­blar mu­cho de mi vi­da pri­va­da. Con tan­to tra­ba­jo no es fá­cil cui­dar tu re­la­ción. De­pen­de de dos y fue una de­ci­sión que am­bos to­ma­mos con mu­cho res­pe­to y ca­ri­ño. ¿Aho­ra es­tás sol­te­ra? Es­toy so­li­ta. Por aho­ra no ten­go tiem­po pa­ra el amor. ¿ Có­mo sos enamo­ra­da? En­tre­go por com­ple­to mi co­ra­zón, soy muy apa­sio­na­da. ¿ Eso te ha he­cho su­frir? Cuan­do al­go se aca­ba, uno su­fre, por­que te das cuen­ta de que en­tre­gas­te lo me­jor de ti y eso due­le. ¿A qué le ha­ce ca­so Na­ta­niel, a la ra­zón o al co­ra­zón? A am­bos. Tra­to de po­ner to­do en una ba­lan­za y equi­li­brar­lo con un po­co de ra­zón y otro de co­ra­zón. ¿ Qué es lo pri­me­ro que te fi­jás en un hom­bre? Su mirada. ¿Qué es lo más se­xi? Lo mi­ro en­te­ro, pe­ro lo que más me atrae son los ojos. ¿Có­mo te con­quis­tan? Si veo a un hom­bre amo­ro­so con ani­ma­les, ya no­más con­quis­ta mi co­ra­zón. Si lo veo que se di­vier­te al má­xi­mo, aun­que no bai­le bien, me atrae. Me gus­tan los hom­bres se­gu­ros y hu­mil­des a la vez. ¿Qué te re­pe­le? Que sea so­ber­bio. ¿ A los cuán­tos años pen­sás for­mar tu fa­mi­lia y te­ner hi­jos? Es­tá en mis pla­nes pe­ro no por aho­ra. Co­mo a los 30. Ya a los 35 me veo con mi es­po­so y uno de los tres hi­jos que quie­ro te­ner. Quie­re un año sa­bá­ti­co ¿Has ga­na­do mu­cho di­ne­ro? No he ga­na­do mu­cho, no soy mi­llo­na­ria, ni na­da pa­re­ci­do. Tra­to de vi­vir de acuer­do a mi reali­dad, así co­mo ga­na uno tam­bién gas­ta. ¿Qué te ha da­do tu ca­rre­ra? Más sa­tis­fac­cio­nes pro­fe­sio­na­les que eco­nó­mi­cas, pe­ro ten­go mi de­par­ta­men­to, mi vehícu­lo y me pue­do dar cier­tos gus­tos, co­mo via­jar, pe­ro no una vi­da de lu­jos. ¿Qué lu­jo te gus­ta­ría dar­te? Me en­can­ta­ría te­ner un año sa­bá­ti­co, aun­que no sé si po­dría que­dar­me sin tra­ba­jar (ri­sas)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.