TÉC­NI­CAS PA­RA MAN­TE­NER LA IRA A RA­YA

Al­gu­nos con­se­jos de la si­có­lo­ga Pau­la Be­ne­dict

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida Y Pareja -

Re­co­no­cer. Pri­me­ro re­co­no­cer que se tie­ne una pre­dis­po­si­ción a dar rien­da suel­ta al tem­pe­ra­men­to ira­cun­do. Aver­gon­zar­se en lu­gar de enor­gu­lle­cer­se. Si la res­pues­ta vio­len­ta es un ras­go fa­mi­liar, evi­tar sen­tir­se or­gu­llo­so y fuer­te por ello. Su­pe­rar las con­tra­rie­da­des. Hay que sa­ber que el con­trol de la ira es un pro­ce­so y que siem­pre hay que es­for­zar­se por bus­car otras al­ter­na­ti­vas pa­ra en­fren­tar pro­ble­mas o con­tra­rie­da­des. Te­ner pa­cien­cia. No ser an­sio­sos ni apu­ra­dos pa­ra re­sol­ver si­tua­cio­nes que ge­ne­ral­men­te re­quie­ren de aná­li­sis y tiem­po pa­ra ser re­suel­tas. Im­po­ner­se no es lo co­rrec­to. Se de­be sa­ber que im­po­ner al­go a la fuer­za o ge­ne­ran­do te­mor en el otro no se­rá nun­ca un lo­gro es­ta­ble. El diá­lo­go y la ne­go­cia­ción son el ca­mino más se­gu­ro. El que sa­le per­dien­do es uno mis­mo. La fal­ta de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal siem­pre jue­ga en con­tra de sí mis­mo y de las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. Si se sa­le de las ma­nos, bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal. Si el des­con­trol sor­pren­de fre­cuen­te­men­te se­rá con­ve­nien­te bus­car ayu­da te­ra­péu­ti­ca e in­clu­so de me­di­ca­ción in­di­ca­da. Sí se pue­de. No se es­tá con­de­na­do a ser ira­cun­do pa­ra to­da la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.