CON­TRO­LAR­SE EN LU­GAR DE DE­JAR­SE CON­TRO­LAR

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida Y Pareja - Ame­ri­can Psi­cho­lo­gi­cal Aso­cia­tion

No se pue­de ata­car fí­si­ca­men­te a ca­da per­so­na u ob­je­to que nos irri­ta o mo­les­ta. Las le­yes, las nor­mas so­cia­les y el sen­ti­do co­mún im­po­nen lí­mi­tes res­pec­to de cuán le­jos po­de­mos per­mi­tir que nos lle­ve nues­tro enojo.

Las per­so­nas uti­li­zan una di­ver­si­dad de pro­ce­sos cons­cien­tes e in­cons­cien­tes pa­ra li­diar con sus sen­ti­mien­tos de enojo. Las tres reac­cio­nes prin­ci­pa­les son ex­pre­sar, re­pri­mir y cal­mar­se.

Ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos de enojo con fir­me­za pe­ro sin agre­si­vi­dad es la ma­ne­ra más sa­na de ex­pre­sar el enojo. Pa­ra ha­cer­lo, de­be apren­der có­mo de­jar en cla­ro cuá­les son sus ne­ce­si­da­des y có­mo rea­li­zar­las sin las­ti­mar a otros. Ser fir­me no sig­ni­fi­ca ser pre­po­ten­te ni exi­gen­te; sig­ni­fi­ca res­pe­tar­se a sí mis­mo y a los de­más.

Otra ma­ne­ra de abor­dar es­ta reac­ción con­sis­te en re­pri­mir el enojo y des­pués con­ver­tir­lo o re­di­ri­gir­lo. Es­to su­ce­de cuan­do us­ted con­tie­ne su enojo, de­ja de pen­sar en ello y en cam­bio se con­cen­tra en ha­cer al­go po­si­ti­vo. El ob­je­ti­vo es in­hi­bir su enojo y con­ver­tir­lo en una con­duc­ta mu­cho más cons­truc­ti­va. El pe­li­gro en es­te ti­po de res­pues­ta es que no le per­mi­te ex­te­rio­ri­zar su enojo, pu­dien­do que­dar­se en su fue­ro in­terno. El enojo que que­da en su fue­ro in­terno pue­de cau­sar hi­per­ten­sión, pre­sión ar­te­rial ele­va­da o de­pre­sión. En­ton­ces hay que sa­car­lo, pe­ro re­di­ri­gi­do de for­ma po­si­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.