OP­CIO­NES DE TURISMO CO­MU­NI­TA­RIO

SER BRA­VO Y SA­LIR­SE DE CON­TROL NO ES UNA SE­ÑAL PO­SI­TI­VA NI SI­NÓ­NI­MO DE SER FUER­TE. ES­TRA­TE­GIAS PA­RA COM­BA­TIR LA IRA

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Que un guar­dia de se­gu­ri­dad de un con­do­mi­nio ha­ya si­do gol­pea­do reite­ra­das ve­ces por un hom­bre ira­cun­do a quien se tar­dó en abrir­le el por­tón, fue un he­cho que las re­des so­cia­les se en­car­ga­ron de ‘ vi­ra­li­zar’ y de con­de­nar. Que un jo­ven es­pe­ra­ra a otro a que fue­ra a de­jar a su ex­pa­re­ja a su ca­sa pa­ra pe­gar­le y, una vez so­me­ti­do, le ases­ta­ra una pa­ta­da en la ca­ra con sa­ña son ac­tos que pa­re­cen re­pe­tir­se se­gui­do, so­lo que no siem­pre hay una cá­ma­ra ocul­ta pa­ra con­de­nar y re­cha­zar.

Es muy co­mún es­cu­char que el cru­ce­ño es así, bra­vu­cón, ‘ fos­fo­ri­to’, pe­ro la pre­gun­ta es: ¿ real­men­te es­tas son ca­rac­te­rís­ti­cas po­si­ti­vas que po­de­mos de­jar pa­sar en la ca­sa, con los hi­jos, por ejem­plo?

So­bre el pun­to, la si­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en te­ra­pia sis­té­mi­ca Ta­nia Buz­zo­la­ro sub­ra­ya que es im­por­tan­te re­cal­car que los mo­de­los son co­mo un círcu­lo vi­cio­so, se pa­san de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. “Por eso la edu­ca­ción, el aná­li­sis y el de­ba­te so­bre la ira es tan im­por­tan­te, por­que ge­ne­ran con­cien­cia so­cial y, a par­tir de ahí, se pue­den to­mar me­di­das pa­ra com­ba­tir­la”.

¿Enojo e ira es lo mis­mo?

“La ira y el enojo son ma­ni­fes­ta­cio­nes de la mis­ma emo­ción pe­ro en di­fe­ren­tes gra­dos de in­ten­si­dad”, ex­pli­ca la si­có­lo­ga Pau­la Be­ne­dict. De­ta­lla que en el ca­so del enojo la per­so­na ha lo­gra­do es­ta­ble­cer un con­trol acep­ta­ble so­bre la im­pul­si­vi­dad de la ira, pe­ro que cuan­do la re­gu­la­ción de las emo­cio­nes fa­lla, la agre­si­vi­dad y la vio­len­cia sue­len ma­ni­fes­tar­se en for­ma de con­duc­tas irracio­na­les que pue­den ser le­si­vas ha­cia otros, ya sea de for­ma ver­bal o fí­si­ca, o in­clu­so pue­de de­can­tar en con­duc­tas au­to le­si­vas.

Buz­zo­la­ro ha­ce no­tar que los ata­ques de ira vie­nen acom­pa­ña­dos, la ma­yo­ría de las ve­ces, por sín­to­mas fí­si­cos co­mo su­do­ra­ción, cam­bios de ex­pre­sión fa­cial y emo­ción vio­len­ta.

Dar­se cuen­ta de que se nos pa­só la mano

“Las per­so­nas que se ex­ce­den en sus reac­cio­nes ira­cun­das por lo ge­ne­ral tie­nen ese ti­po de res­pues­ta an­te cual­quier con­tra­rie­dad, por lo ge­ne­ral son po­co cons­cien­tes de sus arran­ques e in­clu­so sue­len jus­ti­fi­car­los y cul­par al otro de sus reac­cio­nes”, apun­ta Be­ne­dict. Por ello la per­so­na que cree que su com­por­ta­mien­to se en­mar­ca den­tro de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas ne­ce­si­ta tra­ba­jar su au­to­con­trol y ma­ne­jar me­jor sus emo­cio­nes, tal co­mo Buz­zo­la­ro re­co­mien­da.

Ruth Pa­re­ja, si­có­lo­ga del Cen­tro de Sa­lud Men­tal, ha­ce no­tar que de no ma­ne­jar bien es­ta emo­ción ex­plo­si­va, el si­guien­te pa­so en el es­ca­lón de la fu­ria es lle­gar a la agre­sión fí­si­ca.

El ira­cun­do de­be an­te to­do bus­car ayu­da de un pro­fe­sio­nal pa­ra de­ter­mi­nar las cau­sas de su pro­ble­ma. Una vez de­ter­mi­na­do eso, se pue­de apli­car el tra­ta­mien­to ade­cua­do pa­ra su ca­so.

Be­ne­dict ha he­cho una lis­ta con los sín­to­mas de quien tie­ne pro­ble­mas con el con­trol de la ira, em­pe­zan­do por la ne­ga­ción del pro­pio es­ti­lo agre­si­vo pa­ra co­mu­ni­car o so­lu­cio­nar con­flic­tos. Además iden­ti­fi­ca que el ira­cun­do tie­ne di­fi­cul­tad pa­ra es­cu­char al otro, ex­pe­ri­men­ta de­seos de agre­dir al in­ter­lo­cu­tor, tie­ne pal­pi­ta­cio­nes car­dia­cas ace­le­ra­das, au­men­to de su­do­ra­ción, in­cre­men­to de vo­lu­men en el tono de voz, de­seo in­con­tro­la­do de im­po­ner­se y des­pre­cio por las ra­zo­nes de la otra per­so­na.

Ira­cun­do des­de la in­fan­cia

“To­das las per­so­nas nos enoja­mos y te­ne­mos esa ca­pa­ci­dad de ex­plo­tar en to­das las eta­pas de la vi­da, la ma­ne­ra en que ma­ne­ja­mos el enojo va a ir cam­bian­do y va a ir­se for­man­do”, ex­pli­ca Pa­re­ja pa­ra ha­cer no­tar que el asun­to em­pie­za en la ni­ñez y des­de el seno del ho­gar.

Buz­zo­la­ro con­cuer­da en que la ma­yo­ría de las ve­ces los sín­to­mas se pre­sen­tan des­de la in­fan­cia. Los ni­ños que reac­cio­nan de for­ma exa­ge­ra­da fren­te a pe­que­ños pro­ble­mas pe­lean cons­tan­te­men­te con sus pa­res y mues­tran una muy ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, sue­len te­ner pro­ble­mas de au­to­con­trol de sus emo­cio­nes, in­clu­yen­do la ira en ca­si to­da su vi­da.

“Sa­be­mos que hay una eta­pa en la que los ni­ños desa­rro­llan la ca­pa­ci­dad de to­le­rar frus­tra­cio­nes y apren­den gra­dual­men­te el ma­ne­jo de las emo­cio­nes, pe­ro hay ca­sos en los que, a pe­sar del gran es­fuer­zo pa­ra con­tro­lar­se, a

LOS QUE SE EX­CE­DEN EN SUS REAC­CIO­NES SON PO­CO CONS­CIEN­TES DE SUS ARRAN­QUES EL ENOJO Y LA IRA SON LA MA­NI­FES­TA­CIÓN DE LA MIS­MA EMO­CIÓN, EN DIS­TIN­TO GRA­DO

me­nu­do se des­bor­dan y agre­den ver­bal o fí­si­ca­men­te. Es­tos ca­sos son los que a la lar­ga ge­ne­ran adul­tos agre­si­vos y con di­fi­cul­ta­des de au­to­con­trol”.

Téc­ni­cas pa­ra con­tro­lar­se

Exis­ten prue­bas si­co­ló­gi­cas que mi­den cuán pro­pen­so se es a te­ner ira. Pe­ro sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a un exa­men de es­tos se pue­de par­tir de que la ira es pro­duc­to de un mal con­trol de los sen­ti­mien­tos de frus­tra­ción.

Pa­re­ja re­co­mien­da co­mo pri­mer pa­so dar­se cuen­ta de qué si­tua­cio­nes em­pu­jan a sol­tar la ira y, una vez iden­ti­fi­ca­das, tra­ba­jar pa­ra pre­ve­nir esas si­tua­cio­nes y en­con­trar mé­to­dos al­ter­na­ti­vos pa­ra reac­cio­nar me­jor (a es­to se lla­ma ca­na­li­zar las emo­cio­nes).

Buz­zo­la­ro apun­ta además a téc­ni­cas de re­la­ja­ción y res­pi­ra­ción, que ayu­dan a la per­so­na a me­jo­rar el ma­ne­jo de emo­cio­nes y a reac­cio­nar de ma­ne­ra me­nos im­pul­si­va y agre­si­va.

Be­ne­dict fue más es­pe­cí­fi­ca al res­pec­to, pa­ra am­pliar, ver cua­dro de la página an­te­rior.

Ejer­ci­cio y re­la­ja­ción

El ejer­ci­cio fí­si­co ayu­da a des­car­gar la ten­sión y es una he­rra­mien­ta pa­ra cual­quier per­so­na que pa­sa por un mo­men­to di­fí­cil o sen­ci­lla­men­te pa­ra man­te­ner un buen es­ta­do de sa­lud. Buz­zo­la­ro lo re­co­mien­da, así co­mo los ejer­ci­cios de re­la­ja­ción, que tie­nen por ob­je­ti­vo bus­car un con­trol in­terno, “Por eso mis­mo nos en­se­ñan a ad­mi­nis­trar nues­tra im­pa­cien­cia, nues­tras emo­cio­nes y acom­pa­ña­dos con téc­ni­cas de PNL (pro­gra­ma­ción neu­ro­lin­guís­ti­ca), se pue­de lo­grar un buen re­sul­ta­do”.

Tam­bién ad­vier­te que en otros ca­sos cuan­do la ira se desata por es­trés, pue­de ser ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción de me­di­ca­cio­nes. “En cual­quier ca­so, siem­pre hay que par­tir de un diag­nós­ti­co”.

Por su par­te, Be­ne­dict re­co­no­ce que las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas o ar­tís­ti­cas pue­den ser de ayu­da pe­ro son in­su­fi­cien­tes, ya que el con­trol de las emo­cio­nes obe­de­ce a la to­ma de con­cien­cia de las per­so­nas y a la vo­lun­tad de ha­cer cam­bios y me­jo­ras en la vi­da emo­cio­nal. “En mu­chos ca­sos se re­que­ri­rá de la in­ter­ven­ción si­co­ló­gi­ca y de un pro­ce­so te­ra­péu­ti­co pa­ra po­der ins­ta­lar los me­ca­nis­mos ne­ce­sa­rios de re­gu­la­ción de la con­duc­ta agre­si­va. La­men­ta­ble­men­te las per­so­nas con con­duc­tas agre­si- vas fre­cuen­tes sue­len ser re­ti­cen­tes al abor­da­je te­ra­péu­ti­co, pi­den dis­cul­pas a los afec­ta­dos y pro­me­ten no re­pe­tir, pe­ro re­caen al po­co tiem­po”.

Con­duc­ta he­re­da­da

“La re­pe­ti­ción de mo­de­los tie­ne mu­cho que ver con es­to de la ira”, ha­ce no­tar Buz­zo­la­ro; re­co­mien­da que co­mo so­cie­dad lo pri­me­ro que se de­be ha­cer son cam­bios en los mo­de­los del en­torno del ni­ño. “Si los pa­dres mo­ti­van las ac­ti­tu­des agre­si­vas, lo más pro­ba­ble es que los hi­jos re­pe­ti­rán los mis­mos com­por­ta­mien­tos”. Además, si se de­tec­ta que los hi­jos es­tán re­pi­tien­do com­por­ta­mien­tos inade­cua­dos hay que orien­tar­los al res­pec­to y en­se­ñar­les la for­ma ade­cua­da de reac­cio­nar fren­te a las di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes pro­ble­má­ti­cas o con­flic­ti­vas que pue­dan sur­gir en su en­torno. “Es des­de la in­fan­cia que apren­de­mos a ma­ne­jar las frus­tra­cio­nes. Si no lo ha­ce­mos, en la adul­tez la per­so­na que no apren­dió a su­pe­rar las frus­tra­cio­nes se tor­na agre­si­va, des­con­tro­la­da y pien­sa que siem­pre de­be ga­nar y sa­lir­se con la su­ya”.

So­bre el pun­to, Be­ne­dict ad­vier­te que es co­mún que las per­so­nas de­no­mi­na­das ‘ fos­fo­ri­to’ sien­tan que sus res­pues­tas im­pul­si­vas las des­ta­can, pe­ro es­ta es una per­cep­ción bas­tan­te dis­tor­sio­na­da de lo que es un ras­go de ca­rác­ter desea­ble. “To­do lo con­tra­rio, es una mues­tra de es­ca­sa in­te­li­gen­cia emo­cio­nal y de fal­ta de ha­bi­li­da­des pa­ra co­mu­ni­car y con­ve­nir con los de­más. Los hi­jos des­de tem­prano re­quie­ren ser edu­ca­dos en la mo­de­ra­ción así co­mo en las ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­cio­na­les, a la par que de­ben re­ci­bir el ejem­plo den­tro del gru­po fa­mi­liar”.

En nues­tro me­dio se ve y se de­jan pa­sar con­duc­tas que ra­yan en la ira por­que se ha ge­ne­ra­li­za­do la idea de que es un ras­go re­gio­nal el ser ‘fos­fo­ri­to’. Pe­ro la reali­dad es que no man­te­ner a ra­ya el fue­go in­te­rior que empuja a ser vio­len­to so­lo pue­de ter­mi­nar en un in­cen­dio que em­pie­za por con­su­mir a uno mis­mo

CUAN­DO LA IRA ES DESATA­DA POR ES­TRÉS SE PUE­DE RE­QUE­RIR ME­DI­CA­CIÓN EL EJER­CI­CIO FÍ­SI­CO Y LA RE­LA­JA­CIÓN AYU­DAN A DES­CAR­GAR LA TEN­SIÓN

Cam­bio de idea An­tes se creía que dar rien­da suel­ta a la ira era bueno. Hoy se apues­ta por sa­car­la, pe­ro ca­na­li­za­da.

En con­trol El ob­je­ti­vo del ma­ne­jo de la ira es re­du­cir sen­ti­mien­tos emo­cio­na­les y el des­per­tar fi­sio­ló­gi­co que pro­vo­can.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.