CLA­VES DE UNA JOR­NA­DA LA­BO­RAL PRO­DUC­TI­VA

El Deber - Extra (Bolivia) - - Extra -

Tiem­po, or­den y con­cen­tra­ción. Los pri­me­ros 15 mi­nu­tos son im­por­tan­tes, ahí se de­fi­ne có­mo se desa­rro­lla­rá el res­to del día. Es ne­ce­sa­rio te­ner un es­pa­cio lim­pio y or­de­na­do, con to­do el ma­te­rial que se ne­ce­si­ta a la mano. Lo que so­bra se ti­ra, se re­ci­cla o se guar­da. Hay que de­fi­nir de una a tres ta­reas im­por­tan­tes por jor­na­da, ya que “el que mu­cho abar­ca….”. Un error co­mún es caer fá­cil­men­te an­te los dis­trac­to­res que nos con­su­men tiem­po (emails, What­sApp, etc.). Ser pro­duc­ti­vo es si­nó­ni­mo de ser or­ga­ni­za­do. Se ne­ce­si­ta una or­ga­ni­za­ción rea­lis­ta del tra­ba­jo. Po­ner­se me­tas muy am­bi­cio­sas pa­ra el día a día ge­ne­ra una frus­tra­ción cons­tan­te. Un error co­mún es que­rer abar­car mu­cho en po­co tiem­po. Es me­jor di­vi­dir una ta­rea gran­de en pe­que­ñas y ser dis­ci­pli­na­dos pa­ra cum­plir­las. Se pue­den usar he­rra­mien­tas (di­gi­ta­les o tra­di­cio­na­les) que ayu­den a or­ga­ni­zar­se me­jor. Hay que cui­dar el equi­li­brio al cum­plir las ta­reas pen­dien­tes (ni tan po­co que te ha­ga hol­ga­zán e in­efi­cien­te, ni tan­to que te ago­te y de­sen­can­te). Di­vi­dir en­tre el tiem­po pro­duc­ti­vo ac­ti­vo y no pro­duc­ti­vo. El ‘tiem­po pro­duc­ti­vo ac­ti­vo’ de­be in­cluir ac­ti­vi­da­des de lo­gro de ob­je­ti­vos de ca­da re­cur­so hu­mano. Es ne­ce­sa­rio te­ner in­di­ca­do­res cua­li­ta­ti­vos y cuan­ti­ta­ti­vos de pro­duc­ti­vi­dad. La jor­na­da de­no­mi­na­da ‘no pro­duc­ti­va’ no se re­fie­re al ocio. Al con­tra­rio, de­be ser tiem­po en el que el tra­ba­ja­dor pue­da rea­li­zar otras ta­reas (re­vi­sar emails per­so­na­les, ca­pa­ci­tar­se, rea­li­zar pro­yec­tos en­car­ga­dos con fe­chas re­la­ja­das, etc.), es de­cir, ba­jar la tensión o pre­sión del tiem­po pro­duc­ti­vo ac­ti­vo. La em­pre­sa de­be ge­ne­rar el am­bien­te pa­ra que la pro­duc­ti­vi­dad flu­ya si no se cae­rá en la ru­ti­na, al­to es­ta­do de con­fort, po­ca ini­cia­ti­va la­bo­ral y otras.

“Nues­tra cul­tu­ra nos in­cul­ca el mie­do a per­der el tiem­po, pe­ro la pa­ra­do­ja es que la ace­le­ra­ción nos ha­ce desperdiciar la vi­da. No hay es­pa­cio pa­ra la pau­sa, el si­len­cio y la re­fle­xión”, se­ña­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.