WHAT­SAPP

CÓ­MO GES­TIO­NAR LOS GRU­POS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

HAS­TA DÓN­DE SON ÚTI­LES Y CUÁN­DO DE­CI­DIR QUE ES ME­JOR SA­LIR­SE. ¿EXIS­TE UN PRO­TO­CO­LO TÁ­CI­TO? ¿AYU­DAN O ES­TOR­BAN EN EL TRA­BA­JO Y EL ES­TU­DIO?

To­do pa­re­ce in­di­car que What­sApp ha­ce la vi­da más fá­cil, pe­ro es cier­to tam­bién que se pue­de con­ver­tir en una pe­sa­di­lla. Con es­ta po­pu­lar red so­cial lle­ga­ron los gru­pos de ami­gos, de tra­ba­jo, de pa­dres de fa­mi­lia, de al­gún even­to en par­ti­cu­lar, etc. ¿Qué re­co­mien­dan si­có­lo­gos y ex­per­tos en tec­no­lo­gía? ¿Ig­no­rar el What­sApp se­gún el ho­ra­rio? ¿O to­do lo con­tra­rio, aco­mo­dar­se a él co­mo el res­to del mun­do?

An­tes que na­da, los en­ten­di­dos en el te­ma creen que siem­pre que sea po­si­ble, es me­jor de­cir las co­sas ca­ra a ca­ra en lu­gar de ‘what­sap­pear­las’ por­que se pue­de dar lu­gar a con­fu­sio­nes o ma­lin­ter­pre­ta­cio­nes.

Y lue­go pre­gun­tar­se ¿por qué What­sApp es bueno? ¿ Por qué es ma­lo? Es bueno por­que sir­ve

pa­ra co­mu­ni­car­se con el res­to de la gen­te, con los ami­gos y con los fa­mi­lia­res que es­tán le­jos; tam­bién sir­ve pa­ra ha­cer pla­nes y has­ta pa­ra reír­se con los chis­tes que man­dan y ver los vi­deos tan gra­cio­sos. En re­su­men, nos re­la­cio­na­mos y so­cia­li­za­mos.

Pe­ro es­ta ma­ra­vi­llo­sa he­rra­mien­ta se con­vier­te en un ar­ma es­pan­to­sa, por ejem­plo, cuan­do el fa­mo­so do­ble check (dos as­pas en azul que con­fir­man que la otra per­so­na le­yó nues­tro men­sa­je) nos ha­ce sen­tir ofen­di­dos si el otro no con­tes­ta, sin men­cio­nar que las pa­la­bras se pue­den es­cri­bir de una for­ma y se pue­den en­ten­der de otra.

Y la lis­ta es lar­ga... ha­brá quien cai­ga pe­sa­do con tan­tas fo­tos de sí mis­mo en di­fe­ren­tes án­gu­los, o quien gus­ta de dar un re­por­te por­me­no­ri­za­do de los lu­ga­res a los que va a co­mer. ¿Hay que po­ner el pul­gar arri­ba a to­do lo que pu­bli­can? ¿Y las ma­dres de fa­mi­lia no ten­drán al­go me­jor que ha­cer en lu­gar de po­le­mi­zar so­bre el nue­vo tra­ba­jo prác­ti­co de los hi­jos o col­mar el chat con pre­gun­tas so­bre la ta­rea? Ni men­cio­nar la por­no­gra­fía que lle­ga y que pue­de caer bien o to­do lo con­tra­rio.

Pen­dien­tes to­do el tiem­po

Ka­rem In­fan­tas, re­pre­sen­tan­te re­gio­nal de la Cá­ma­ra Bo­li­via­na de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción, ha­ce re­cuer­do que es­ta red so­cial es so­lo un for­ma de co­mu­ni­ca­ción más, e igual que otras for­mas, “nos po­de­mos vol­ver es­cla­vos de ella, aun­que sí es po­si­ti­vo es­tar co­nec­ta­dos pa­ra los di­fe­ren­tes asun­tos de in­te­rés y ob­je­ti­vos”.

En ge­ne­ral re­co­mien­da si­len­ciar los gru­pos pa­ra no in­te­rrum­pir la con­cen­tra­ción en el ho­ra­rio la­bo­ral, y adi­cio­nal­men­te man­te­ner los men­sa­jes in­di­vi­dua­les con aler­ta pa­ra po­der co­mu­ni­car­se ade­cua­da­men­te. De igual for­ma, Her­many Te­rra­zas, di­rec­tor de una agen­cia de ideas, es­tra­te­gias y ne­go­cios di­gi­ta­les, con­si­de­ra que es inevi­ta­ble usar y apro­ve­char los ser­vi­cios que ofre­ce What­sApp, “y si no quie­res, to­da­vía tie­nes la op­ción de lla­mar por te­lé­fono o in­clu­so man­dar pa­lo­mas men­sa­je­ras. Es de­cir, se tie­ne el po­der de usar­lo o tam­bién se pue­de ig­no­rar­lo”. La idea es bus­car un equi­li­brio, ya que “los men­sa­jes son un re­cur­so atem­po­ral, hay tiem­po pa­ra con­tes­tar. Lo me­jor que se pue­de ha­cer es si­len­ciar los gru­pos y dar­le prio­ri­dad a la fa­mi­lia. Y si el mó­vil es una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo y de ello de­pen­den los ne­go­cios, sí se le de­be dar ma­yor prio­ri­dad, pe­ro no de ma­ne­ra en­fer­mi­za”.

An­te to­do es­to, ¿qué opi­na un si­có­lo­go? Ro­que Pe­dra­za con­fir­ma que ca­da vez hay ma­yo­res in­ves­ti­ga­cio­nes en si­co­lo­gía la­bo­ral acer­ca del tiem­po em­plea­do en el uso de es­ta apli­ca­ción durante el día en ho­ra­rios de tra­ba­jo, mu­chas de ellas tie­nen una con­clu­sión en co­mún: “Con el mal uso de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y las re­des so­cia­les las per­so­nas pos­ter­gan ac­ti­vi­da­des im­por­tan­tes o ur­gen­tes y las sus­ti­tu­yen por otras más irre­le­van­tes y agra­da­bles. An­te es­ta si­tua­ción ur­ge “edu­car­nos en el uso de es­ta apli­ca­ción, es pre­ci­so ha­cer uso del te­lé­fono ce­lu­lar de ma­ne­ra li­mi­ta­da al me­nos en al­gu­nos ho­ra­rios cla­ve del día ( por ejem­plo, las pri­me­ras tres ho­ras de la ac­ti­vi­dad la­bo­ral o edu­ca­ti­va, las mis­mas que usual­men­te son de ma­yor ren­di­mien­to y pla­ni­fi­ca­ción de las ta­reas del día)”.

What­sApp, otro len­gua­je

Pe­dra­za ad­vier­te que las per­so­nas ca­da vez es­tán más co­nec­ta­das con su en­torno so­cial, pe­ro al mis­mo tiem­po, me­nos co­mu­ni­ca­das en­tre sí. “En el chat se da un flu­jo de in­for­ma­ción que no ne­ce­sa­ria­men­te se tra­du­ce en una bue­na co­mu­ni­ca­ción. Al­gu­nos pro­ble­mas co­mu­nes son: ma­los en­ten­di­dos, adi­vi­na­ción del pen­sa­mien­to, adi­vi­na­ción del tono con que se es­cri­bió al­go, su­po­si­cio­nes, etc. Pues­to que al ser el chat una ma­ne­ra de co­mu­ni­ca­ción en di­fe­ri­do, hay más tiem­po del que se tie­ne en una con­ver­sa­ción ca­ra a ca­ra pa­ra que es­tos pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos se pre­sen­ten”.

Ca­da gru­po tie­ne fi­na­li­da­des im­plí­ci­tas o ex­plí­ci­tas por quien lo creó, es im­por­tan­te te­ner­las en cla­ro, por ejem­plo: gru­po de ma­dres del cur­so de mi hi­jo es pa­ra in­for­ma­ción so­bre reunio­nes y re­cor­da­to­rio de ac­ti­vi­da­des es­co­la­res pró­xi­mas, no pa­ra otros fi­nes.

Otro pun­to que el pro­fe­sio­nal ha­ce no­tar es que hay me­mes que no siem­pre gus­tan a to­dos, al­gu­nos caen pe­sa­dos y si la mo­les­tia por las imá­ge­nes son fre­cuen­tes, es re­co­men­da­ble des­ac­ti­var las des­car­gas au­to­má­ti­cas de imá­ge­nes y/ o vi­deos en la

“ES­TAS GE­NE­RA­CIO­NES NO PO­DRÁN DE­CIR QUE SUS PA­LA­BRAS SE LAS LLE­VÓ EL VIEN­TO” “CUAN­DO LOS GRU­POS DE WHAT­SAPP PRO­DU­CEN UNA MA­LA SEN­SA­CIÓN HAY QUE APRE­TAR LA OP­CIÓN SA­LIR”

con­fi­gu­ra­ción de la apli­ca­ción. “Si al­guien en­vía una ima­gen un tan­to des­agra­da­ble y na­die se ríe, es po­si­ble que la per­so­na en vez de sentirse mal, pien­se me­jor an­tes de en­viar ese ti­po de imá­ge­nes en otra oca­sión”.

Por úl­ti­mo, sa­lir­se de un gru­po pue­de ser una reac­ción po­co com­pren­di­da y en otros mo­men­tos al­go in­ma­du­ra so­bre to­do si se sa­le por una mo­les­tia con al­gu­nas per­so­nas del gru­po y no se lo con­ver­sa de ma­ne­ra pri­va­da con los im­pli­ca­dos. Gru­pos de pa­dres de fa­mi­lia “Lo más preo­cu­pan­te de los gru­pos de What­sApp de los pa­dres es que se de­jan es­cri­tas ac­ti­tu­des que no con­di­cen con per­so­nas adul­tas y res­pon­sa­bles, co­mo por ejem­plo se ha­bla mal de otras per­so­nas o de or­ga­ni­za­cio­nes”, ex­pre­sa In­fan­tas, que ade­más ha­ce no­tar que es­tar pen­dien­te de las ta­reas y de las obli­ga­cio­nes de los hi­jos pue­de fun­cio­nar mien­tras son pe­que­ños, pe­ro la cues­tión es con­se­guir que los hi­jos sean res­pon­sa­bles por sí so­los en la universidad.

So­bre es­te mis­mo pun­to Pe­dra­za cri­ti­ca que “hay bue­nas in­ten­cio­nes que pro­vo­can ma­los re­sul­ta­dos, un ejem­plo es el ca­so de los pa­dres que aten­tan con­tra la con­fian­za en la re­la­ción con su hi­jo al pre­gun­tar en el gru­po de pa­dres qué tie­nen de ta­rea pa­ra el día si­guien­te con el fin de que su hi­jo no se la ‘char­le’. Es bueno ha­cer­les sen­tir que es­ta­mos cer­ca pe­ro no so­mos per­se­gui­do­res, que cuentan con no­so­tros, pe­ro que tam­bién con­fia­mos en ellos, eso per­mi­ti­rá que asu­man con ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­nas ta­reas es­co­la­res”.

Te­rra­zas agre­ga que si se es­tá en un gru­po que no apor­ta al cre­ci­mien­to de los hi­jos y a sus re­la­cio­nes, es me­jor sa­lir­se.

Cuán­do se vuel­ve no­ci­vo

Pue­de ser no­ci­vo cuan­do apa­re­ce la de­pen­den­cia, la no­mo­fo­bia (mie­do a que­dar­se sin ce­lu­lar), cuan­do los fa­mo­sos ‘me de­jas­te en vis­to’ ( as­pas azu­les) se pa­san al plano fí­si­co sus­ci­tan­do pe­leas o cuan­do es­cri­bis­te al­go que da­ña a las otras per­so­nas por­que no en­tien­des la ‘no ins­tan­ta­nei­dad’. Es­tas ge­ne­ra­cio­nes no po­drán de­cir que lo que hi­cie­ron se que­dó en el ol­vi­do o sus pa­la­bras se las lle­vó el vien­to. ¡ To­do que­da­rá en las re­des so­cia­les!

Pe­dra­za ins­ta a prender la luz de aler­ta cuan­do los ni­ve­les de an­sie­dad por es­tar en el What­sApp son ele­va­dos, cuan­do se pier­de el in­te­rés por otras ac­ti­vi­da­des gra­ti­fi­can­tes o cuan­do in- ter­fie­re gra­ve­men­te en la vi­da co­ti­dia­na. “Con­si­de­re acu­dir a un pro­fe­sio­nal en ca­so de pre­sen­tar­se al­gu­nas de es­tas di­fi­cul­ta­des”, ad­vier­te.

Y sub­ra­ya que hay que en­ten­der que es­ta red so­cial es una apli­ca­ción de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea por­que el men­sa­je lle­ga de ma­ne­ra in­me­dia­ta, pe­ro eso no quie­re de­cir que se de­ba es­pe­rar que la res­pues­ta ten­ga la mis­ma ra­pi­dez.

Por úl­ti­mo Te­rra­zas agre­ga otra si­tua­ción de alar­ma: “Cuan­do es­tás a pun­to de atro­pe­llar a al­guien o te ac­ci­den­tas­te por ‘ what­sap­pear’ mien­tras ca­mi­nas o con­du­ces”.

‘What­sap­pear’ de ma­dru­ga­da

“En ge­ne­ral, man­te­ner las ho­ras de sue­ño es fun­da­men­tal pa­ra una vi­da sa­lu­da­ble, y te­ner las ocho ho­ras de sue­ño en la niñez es fun­da­men­tal, con­for­me va­mos ma­du­ran­do es­to es fle­xi­ble, pe­ro los pro­ble­mas de vis­ta, hi­per­ten­sión y otros de ti­po si­co­so­má­ti­cos se van ge­ne­ran­do y co­bra­rán fac­tu­ra en la ve­jez”, ha­ce no­tar In­fan­tas.

Te­rra­zas in­clu­so bro­mea, pe­ro en el fon­do des­nu­da un pe­li­gro más se­rio: ‘“What­sap­pear’ has­ta la ma­dru­ga­da es el equi­va­len­te de col­gar­se ho­ras has­ta la ma­dru­ga­da con ami­gos o con la no­via, creo que es­to no tie­ne na­da de ma­lo si es que no es una cons­tan­te por­que rom­per los pa­tro­nes de sue­ño con­lle­va a en­fer­me­da­des. Otro as­pec­to ne­ga­ti­vo son los pe­li­gros en la red, co­mo tra­ta de per­so­nas, ro­bo de iden­ti­dad, ‘sex­ting’ (en­vío de con­te­ni­dos eró­ti­cos o por­no­grá­fi­cos por me­dio de te­lé­fo­nos mó­vi­les ) y otros”.

What­sApp es una he­rra­mien­ta más de co­mu­ni­ca­ción y es­tar co­nec­ta­do es bueno, la cla­ve es­tá en no man­te­ner­se ‘en­cen­di­do’ to­do el tiem­po. Los gru­pos de es­ta red so­cial de­ben ge­ne­rar­nos un buen es­ta­do de áni­mo, cuan­do pro­du­cen el efec­to con­tra­rio hay que apre­tar la tecla sa­lir sin pen­sar­lo dos ve­ces

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.