DES­CU­BRIR BO­LI­VIA DE NO­CHE

OTRO MO­DO DE CO­NO­CER BO­LI­VIA TOURS DE AVEN­TU­RA, MIS­TE­RIO O PA­RA RELAJARSE MI­RAN­DO LAS ES­TRE­LLAS

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA -

La lu­na y las es­tre­llas son las guías de es­te re­co­rri­do. Con su res­plan­dor le dan otro bri­llo y emo­ción al ca­mino y a to­do lo que se va des­cu­brien­do a ca­da pa­so. De ese mo­do, a tra­vés de tours noc­tur­nos, Bo­li­via muestra otro per­fil de su be­lle­za tu­rís­ti­ca a quie­nes lle­gan a vi­si­tar­la.

¡A con­tar las es­tre­llas!

Una co­sa es re­co­rrer el sa­lar de Uyu­ni de día pa­ra apre­ciar el man­to blan­co de ese gi­gan­te de­sier­to de sal que lo­gra un con­tras­te sor­pren­den­te con el azul del cie­lo y otra co­sa es dis­fru­tar de las emo­cio­nes que ese lu­gar con­ta­gia al caer la no­che.

Un tour lle­va a via­je­ros en cam­pers de lu­jo (ca­sas-ro­dan­tes) has­ta ese si­tio tu­rís­ti­co, ubi­ca­do en Po­to­sí, y per­mi­te vi­vir la inol­vi­da­ble ex­pe­rien­cia de pa­sar una no­che allí, ob­ser­var las es­tre­llas y com­par­tir un mo­men­to de re­lax o de con­fra­ter­ni­za­ción en me­dio de esa obra ma­ra­vi­llo­sa de la na­tu­ra­le­za.

Mis­te­rio­sas tra­di­cio­nes

En La Paz, es po­si­ble apro­ve­char un pa­seo por el la­go Ti­tica­ca pa­ra aden­trar­se más en las vi­ven­cias, tra­di­cio­nes y cos­tum­bres de los pue­blos que vi­ven en su en­torno. Hay un re­co­rri­do tu­rís­ti­co con hos­pe­da­je en el ho­tel In­ca Uta­ma & Spa (zo­na de Hua­ta­ja­ta), que en­tre sus ac­ti­vi­da­des noc­tur­nas in­clu­ye un con­tac­to con el 'mun­do mís­ti­co de los Ka­lla­wa­yas', cu­ran­de­ros an­ces­tra­les de Bo­li­via. Tras ha­cer sahu­me­rios, el Ka­lla­wa­ya Ta­ta Ben­jo, se brin­da a leer la suer­te a tra­vés de las ho­jas de co­ca.

Pu­ra adre­na­li­na

Quie­nes bus­can aven­tu­ras con más adre­na­li­na pue­den dar­se el gus­to de pal­par de cer­ca la vi­da noc­tur­na en la sel­va. Por tie­rra o por agua se lle­ga a cier­tas zo­nas de los par­ques na­cio­na­les de Bo­li­via. En­tre ellos, el Am­bo­ró, Noel Kempff Mer­ca­do, Ma­di­di o Kaa Iya. Acom­pa­ña­dos por guías es­pe­cia­li­za­dos y ayu­da­dos con lin­ter­nas se lo­gra di­vi­sar en la ru­ta al­gu­nos ma­mí­fe­ros o aves que mues­tran sus ma­yo­res des­tre­zas en ho­ra­rios en que otros es­tán dur­mien­do. Con pa­cien­cia y al­go de suer­te, se con­si­gue atis­bar al te­mi­ble ja­guar o a la­gar­tos que aso­man sus ojos cen­te­llean­tes fue­ra del agua, un mo­men­to que ate­mo­ri­za a al­gu­nos pe­ro que en­tre­tie­ne a otros.

City tours

Sin sa­lir de la ciu­dad tam­bién hay mu­cho pa­ra ver y sen­tir des­pués de las 18:00. Tan­to en San­ta Cruz co­mo en La Paz se pro­po­nen city tours con vis­tas pa­no­rá­mi­cas de las ur­bes to­das ilu­mi­na­das, una opor­tu­ni­dad im­per­di­ble pa­ra una bue­na fo­to. En el tra­yec­to se ob­ser­van si­tios em­ble­má­ti­cos co­mo edi­fi­cios his­tó­ri­cos, pla­zas, par­ques y ba­rrios im­por­tan­tes. El cli­ma fes­ti­vo de es­ta jor­na­da de tras­no­che se dis­per­sa rá­pi­da­men­te y por eso al­gu­nos tours ter­mi­nan en pe­ñas fol­cló­ri­cas, dis­co­te­cas u otros cen­tros de diversión. Así, ¡la diversión, ape­nas em­pie­za!

Un de­lei­te pa­ra la vis­ta. Cae la no­che y San­ta Cruz muestra otro per­fil de su be­lle­za. Hay tours pa­no­rá­mi­cos de tres ho­ras por la ciu­dad. La diversión tam­bién va in­clui­da

La Paz, to­da ilu­mi­na­da, un es­pec­tácu­lo im­per­di­ble En­cla­va­da en­tre mon­ta­ñas, lu­ce des­lum­bran­te de día y de no­che. Se ofre­cen re­co­rri­dos tu­rís­ti­cos noc­tur­nos tan­to por tie­rra co­mo por ai­re pa­ra dis­fru­tar de su pai­sa­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.