¿CÓ­MO AFRON­TAR EL APLAZO?

¿QUÉ HA­CER CUAN­DO ESA REALI­DAD ES IN­MI­NEN­TE? NI SOCAPAR NI CAS­TI­GAR. SE RE­CO­MIEN­DA HA­CER RE­FLE­XIO­NAR A LOS HI­JOS Y NO VER LA SI­TUA­CIÓN CO­MO UNA TRA­GE­DIA

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA -

Ya es oc­tu­bre, el año se pa­só vo­lan­do y a es­tas al­tu­ras mu­chos co­le­gia­les em­pie­zan a lu­cir es­tre­sa­dos y preo­cu­pa­dos por la li­bre­ta fi­nal.

Si los pa­pás es­tu­vie­ron au­sen­tes en las reunio­nes es­co­la­res y ra­ra vez aso­ma­ron las na­ri­ces pa­ra re­vi­sar las ta­reas de los chi­cos por di­fe­ren­tes mo­ti­vos (vi­ven en otro país bus­can­do una me­jor vi­da, en­fer­me­dad, las ho­ras de tra­ba­jo les ha­cen es­tar po­co tiem­po en ca­sa), es muy po­si­ble que pa­ra ellos sea to­da una sor­pre­sa que su hi­jo (a) es­té en ries­go de per­der el año.

¿ Qué ha­cer a es­tas al­tu­ras? ¿Hay tiem­po de re­ver­tir la si­tua­ción? ¿Có­mo en­fren­tar es­te nue­vo es­ce­na­rio de la me­jor ma­ne­ra?

Per­der el año no es una tra­ge­dia fa­mi­liar

Pa­pá y ma­má de­be­rían te­ner en cuen­ta que lo me­jor pa­ra su hi­jo no es que pa­se au­to­má­ti­ca­men­te de un cur­so a otro, sino que real­men­te, du­ran­te el año es­co­lar, ha­ya lo­gra­do los apren­di­za­jes ne­ce­sa­rios pa­ra su eta­pa, así co­mo la ma­du­rez ne­ce­sa­ria. La edu­ca­do­ra Mi­cae­la Prin­ciot­to con­si­de­ra que si el ni­ño no ha lo­gra­do es­to, es me­jor que re­pi­ta el año, no por un sen­ti­do de cas­ti­go, sino que de­be al­can­zar el ob­je­ti­vo que le co­rres­pon­de a su edad y a su eta­pa y no así arras­trar fa­len­cias.

“Re­pro­bar el año es­co­lar tie­ne un gran sig­ni­fi­ca­do tan­to pa­ra los pa­dres co­mo pa­ra los hi­jos. Los pri­me­ros pue­den ex­pe­ri­men­tar frus­tra­ción por­que ven de­frau­da­das sus ex­pec­ta­ti­vas so­bre el fu­tu­ro de su hi­jo y los po­ne de ca­ra a las po­si­bles di­fi­cul­ta­des que es­ta si­tua­ción trae co­mo pro­ble­mas de ren­di­mien­to o de con­duc­ta”, ha­ce no­tar la orien­ta­do­ra fa­mi­liar Da­lia Mu­ñoz. Ella tam­bién iden­ti­fi­ca que los chi­cos an­te es­ta si­tua­ción ex­pe­ri­men­tan sen­ti­mien­tos de in­con­for­mi­dad, ra­bia, tris­te­za o te­mor. “Pa­ra am­bos pue­de im­pli­car per­der las ilu­sio­nes, el tiem­po de tra­ba­jo, la ener­gía, la in­ver­sión eco­nó­mi­ca de los pa­dres y no cum­plir con las me­tas pro­pues­tas”.

Des­de su ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal con­si­de­ra que el im­pac­to de la re­pe­ti­ción de cur­so pue­de ser dis­tin­to pa­ra ca­da ni­ño. “Mu­chos chi­cos se be­ne­fi­cian con el he­cho de re­pe­tir el cur­so, y los cam­bios, aun­que do­lo­ro­sos, pue­den re­por­tar re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. Sin em­bar­go, pa­ra otros pue­de ser ne­ga­ti­vo si es que ex­pe­ri­men­tan una fuer­te sen­sa­ción de fra­ca­so que se pue­de tra­du­cir en un me­nor desem­pe­ño”. Pe­ro en lí­neas ge­ne­ra­les, el re­pe­tir el año no im­pli­ca que la tra­yec­to­ria es­co­lar fu­tu­ra sea un fra­ca­so. Re­pa­sar lo que ya se hi­zo y no se lo­gró sa­tis­fac­to­ria­men­te pue­de con­ver­tir­se en una he­rra­mien­ta a fa­vor pa­ra in­cor­po­rar nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des y obli­ga­cio­nes.

¿Cam­biar de co­le­gio?

Co­mo sue­le de­cir­se, lo he­cho he­cho es­tá, en­ton­ces hay que asu­mir la nue­va si­tua­ción. “Los ni­ños, jó­ve­nes y pa­dres ne­ce­si­tan asu­mir con la ma­yor na­tu­ra­li­dad po­si­ble el re­pe­tir de cur­so, pues­to que a fi­nal de año es muy po­co lo que se pue­de ha­cer pa­ra ni­ve­lar las no­tas, in­clu­so a ve­ces los exá­me­nes de ni­ve­la­ción son in­su­fi­cien­tes”, ha­ce no­tar la si­có­lo­ga Paula Be­ne­dict.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.