Ro­sa Mon­te­ro. Ma­ra­vi­llo­sas bru­jas pio­ne­ras

A esas mu­je­res las con­de­na­ban con acu­sa­cio­nes de­li­ran­tes, pe­ro tam­bién por mos­trar in­de­pen­den­cia o te­ner co­no­ci­mien­tos prohi­bi­dos pa­ra ellas.

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO -

Ha­ce po­co vi­si­té las cue­vas de Zu­ga­rra­mur­di (Na­va­rra). Un lu­gar muy be­llo, y, al mis­mo tiem­po, un es­pa­cio man­cha­do por la in­to­le­ran­cia y la irra­cio­na­li­dad. Aun­que es po­si­ble que nun­ca se ce­le­bra­ra una so­la reunión de bru­jas en esas cue­vas. Los aque­la­rres a los que es­tán aso­cia­das for­man par­te del de­li­rio de los in­qui­si­do­res, que pro­ba­ble­men­te in­ven­ta­ron las or­gías de­mo­nia­cas y las lo­ca­li­za­ron ar­bi­tra­ria pe­ro es­cé­ni­ca­men­te en ese si­tio (es un de­co­ra­do for­mi­da­ble pa­ra un cuen­to de te­rror). En cual­quier ca­so, las cue­vas im­pre­sio­nan; e im­pre­sio­na aún más el cer­cano mu­seo de la bru­je­ría, que na­rra la his­to­ria es­pe­luz­nan­te del pro­ce­so de Lo­gro­ño.

To­do ocu­rrió en­tre 1608 y 1612. Unos po­cos ve­ci­nos de la zo­na de quie­nes se ru­mo­rea­ba que prac­ti­ca­ban la bru­je­ría con­fe­sa­ron y pi­die­ron per­dón en la pa­rro­quia. Con eso hu­bie­ra bas­ta­do, co­mo ha­bía su­ce­di­do en oca­sio­nes an­te­rio­res. Pe­ro al­guien avi­só a la In­qui­si­ción y aque­llo se con­vir­tió en una pe­sa­di­lla. Los in­qui­si­do­res, gen­te to­do­po­de­ro­sa y su­pues­ta­men­te sa­bia pa­ra los hu­mil­des cam­pe­si­nos, lle­ga­ron al lu­gar y ame­na­za­ron, in­te­rro­ga­ron, di­fun­die­ron la idea del pe­li­gro de­mo­nia­co y con­si­guie­ron desatar una epi­de­mia de alu­ci­na­cio­nes co­lec­ti­vas. Quie­nes de­nun­cia­ban a un ve­cino co­mo bru­jo se sal­va­ban de las tor­tu­ras, del mal­tra­to, del en­cie­rro en las crue­les maz­mo­rras de la In­qui­si­ción en Lo­gro­ño. Un vien­to de lo­cu­ra re­co­rrió el va­lle; las de­nun­cias se mul­ti­pli­ca­ban, al­gu­nas men­ti­ro­sas e in­tere­sa­das, otras pro­duc­tos del de­li­rio rei­nan­te. Los ni­ños so­ña­ban que los bru­jos los rap­ta­ban de sus ca­mas pa­ra ha­cer­los par­ti­ci­par en aque­la­rres, y al día si­guien­te se­ña­la­ban fren­te al in­qui­si­dor al ve­cino que ha­bían vis­to en sue­ños. Las fa­mi­lias, ate­rra­das, pa­sa­ban las no­ches den­tro de la igle­sia pa­ra evi­tar que las bru­jas se lle­va­ran a sus hi­jos. Que­bra­dos por el tor­men­to y por la cár­cel, ofus­ca­dos por su pro­pia alu­ci­na­ción, 7.000 in­di­vi­duos con­fe­sa­ron ser bru­jos, en­tre ellos 1.384 ni­ños. En Lo­gro­ño fue­ron que­ma­das vi­vas 6 su­pues­tas bru­jas; 13 per­so­nas mu­rie­ron por el mal­tra­to en las maz­mo­rras, y la in­men­sa ma­yo­ría de los pro­ce­sa­dos, aun­que so­bre­vi­vie­ron, que­dó sí­qui­ca y fí­si­ca­men­te des­tro­za­do pa­ra siem­pre. Lo más cu­rio­so es que quien pu­so fin a es­te ho­rror fue otro in­qui­si­dor, Alon­so de Sa­la­zar y Frías, un hom­bre jus­to de cla­ro ra­cio­ci­nio que des­de el prin­ci­pio con­si­de­ró que no ha­bía prue­bas pa­ra acu­sar a na­die. Pe­leó du­ran­te años con­tra to­dos, reunió una in­fi­ni­dad de do­cu­men­tos y al ca­bo con­si­guió que, en 1614, la Su­pre­ma de la In­qui­si­ción se ex­cu­sa­se por los gra­ves erro­res co­me­ti­dos en aque­lla per­se­cu­ción. Lo que de­mues­tra que, in­de­pen­dien­te­men­te de la ideo­lo­gía do­mi­nan­te, siem­pre hay gen­te ho­nes­ta ca­paz de dis­tin­guir el bien del mal. “No hu­bo bru­jas ni em­bru­ja­dos en el lu­gar has­ta que se co­men­zó a tra­tar y es­cri­bir de ellos”, de­cla­ró el sa­bio Sa­la­zar y Frías. Zu­ga­rra­mur­di es el epi­cen­tro del ma­yor pro­ce­so con­tra la bru­je­ría en Es­pa­ña. Pe­ro en Eu­ro­pa las per­se­cu­cio­nes fue­ron aún mu­cho peo­res. Y las víc­ti­mas eran so­bre to­do mu­je­res. Hay un li­bro ma­ra­vi­llo­so, Bru­jas, co­ma­dro­nas y en­fer­me­ras, de Bar­ba­ra Eh­ren­reich y Deir­dre En­glish (La Sal), que ex­pli­ca có­mo las ate­rra­do­ras ca­zas de bru­jas en Eu­ro­pa de los si­glos XV y prin­ci­pios del XVI qui­zá fue­ran una res­pues­ta re­pre­si­va a la efer­ves­cen­cia hu­ma­nis­ta y li­be­ral del Re­na­ci­mien­to. Hu­bo mi­les de eje­cu­cio­nes en Ale­ma­nia, Ita­lia, In­gla­te­rra y Fran­cia; el 85% de los reos abra­sa­dos vi­vos por bru­je­ría fue­ron mu­je­res de to­das las eda­des, in­clu­so ni­ñas. Ha­bía pue­blos ale­ma­nes que eje­cu­ta­ban a 600 per­so­nas ca­da año. En Tou­lou­se, 400 mu­je­res fue­ron achi­cha­rra­das en un so­lo día. Hay au­to­res que hablan de mi­llo­nes de muer­tes. A esas mu­je­res las con­de­na­ban con acu­sa­cio­nes de­li­ran­tes, co­mo la de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con el dia­blo, pe­ro tam­bién por los pe­ca­dos de ad­mi­nis­trar an­ti­con­cep­ti­vos a otras mu­je­res, ha­cer abor­tos o dar dro­gas con­tra el do­lor del par­to. O sea, por to­mar el con­trol de sus vi­das, por mos­trar cier­ta in­de­pen­den­cia y por te­ner unos co­no­ci­mien­tos mé­di­cos que les es­ta­ban prohi­bi­dos, por­que las mu­je­res no po­dían es­tu­diar. Las bru­jas fue­ron unas pio­ne­ras del fe­mi­nis­mo, y las que­ma­ron. Ho­nor y re­cuer­do pa­ra ellas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.