VA­RIA­BLES PA­RA UN FRA­CA­SO ES­CO­LAR

El Deber - Extra (Bolivia) - - VIDA & PAREJA - Por Da­lia Mu­ñoz

An­tes que na­da se de­be des­car­tar di­fi­cul­ta­des de sa­lud fí­si­ca. Cer­cio­rar­se si el ni­ño oye, ve y per­ci­be bien; si es­tá bien ali­men­ta­do, y en ge­ne­ral, si tie­ne un buen es­ta­do de sa­lud.

Tam­bién pue­de su­ce­der que los alum­nos ten­gan for­mas de apren­di­za­je con­tra­rias al mo­de­lo pe­da­gó­gi­co que se le brin­da o al en­fo­que del do­cen­te, en cu­yo ca­so la valoración de un es­pe­cia­lis­ta, acom­pa­ña­do de prue­bas si­co­téc­ni­cas en neu­ro­si­co­lo­gía, si­co­lo­gía, fo­no­au­dio­lo­gía y pe­da­go­gía, pue­de ayu­dar a to­mar co­rrec­ti­vos y ha­cer al­go al res­pec­to co­mo cam­biar­lo de co­le­gio.

Es­tos es­tu­dios son im­por- tan­tes cuan­do se sos­pe­cha que el in­fan­te tie­ne un dé­fi­cit cog­ni­ti­vo o que el ba­jo ren­di­mien­to es­co­lar es­tá ex­pre­san­do un ma­les­tar si­co­ló­gi­co.

Por otro la­do, de­be­mos mi­rar el contexto ac­tual, al­gu­nos chi­cos pier­den la no­ción del tiem­po cuan­do de cha­tear con los ami­gos se tra­ta y otros son ab­sor­bi­dos por los vi­deo­jue­gos. Pe­ro aquí son los adul­tos los que se de­ben po­ner al fren­te de la for­ma­ción de sus hi­jos y no que de­le­guen to­da la res­pon­sa­bi­li­dad a los co­le­gios.

Otro pun­to a to­mar en cuen­ta es que es im­por­tan­te eva­luar los ni­ve­les de com­pe­ten­cia del ni­ño, el ti­po de di­fi­cul­ta­des aca­dé­mi- cas que pre­sen­ta o las fal­tas de dis­ci­pli­na. Si per­dió va­rias áreas, si el te­ma es reite­ra­ti­vo o se pre­sen­ta de ma­ne­ra ais­la­da. La vi­da fa­mi­liar, es otro as­pec­to fun­da­men­tal a con­si­de­rar. Mu­chos de los fra­ca­sos en el co­le­gio tie­nen su ori­gen en pro­ble­mas en ca­sa que no han si­do ma­ne­ja­dos ade­cua­da­men­te, co­mo las pe­leas de los pa­dres, la se­pa­ra­ción, los fra­ca­sos eco­nó­mi­cos, la en­fer­me­dad o la pér­di­da de un ser que­ri­do. Igual­men­te, los cam­bios evo­lu­ti­vos co­mo el arri­bo a la ado­les­cen­cia, las di­fi­cul­ta­des de au­to­es­ti­ma o los fra­ca­sos es­co­la­res re­pe­ti­dos, son va­ria­bles que tie­nen un im­pac­to ne­ga­ti­vo en el desem­pe­ño es­co­lar. To­do lo men­cio­na­do de­fi­ni­ti­va­men­te sí pue­de re­fle­jar­se en ma­las no­tas y ba­jo ren­di­mien­to de los hi­jos y hay que ha­cer al­go al res­pec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.