TIE­NEN QUE CO­NO­CER

LA REALI­DAD LA­BO­RAL

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida & Pareja - Por Cynt­hia Ri­ve­ro/Si­co­pe­da­go­ga

No es­toy de acuer­do. Un año sabático es pa­ra des­can­sar des­pués de va­rios años de mu­cho tra­ba­jo y de gran es­fuer­zo. Co­mo pa­dres, se de­ben ha­ber to­ma­do de­ci­sio­nes an­tes res­pec­to a las res­pon­sa­bi­li­da­des de los hi­jos. El es­tu­dio en la se­cun­da­ria no jus­ti­fi­ca, no es tan exi­gen­te co­mo un doc­to­ra­do o una es­pe­cia­li­dad muy de­man­dan­te. La es­cue­la se­cun­da­ria es un tiem­po pa­ra co­no­cer las di­fe­ren­tes op­cio­nes la­bo­ra­les. Si el jo­ven es­tá atento a lo que el mun­do adul­to le va mos­tran­do, pue­de to­mar una de­ci­sión y ter­mi­nar su ca­rre­ra a tiem­po.

En ca­so de dar­se un año sabático pa­ra el es­tu­dio, lo más con­ve­nien­te es que tra­ba­je, que co­noz­ca la reali­dad la­bo­ral, que to­me de­ci­sio­nes y que par­ti­ci­pe de la or­ga­ni­za­ción y man­te­ni­mien­to de su es­pa­cio fa­mi­liar. La me­jor pre­pa­ra­ción que un ado­les­cen­te pue­de ha­cer pa­ra la vi­da adul­ta es asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des.

En ca­so de es­tar des­con­cer­ta­do con su pro­fe­sión, se pue­de pe­dir ayu­da de al­gún pro­fe­sio­nal, pe­ro tam­bién es re­co­men­da­ble ha­cer­lo par­tí­ci­pe de al­gu­na par­te de los ne­go­cios y asun­tos fa­mi­lia

res. Dar­le obli­ga­cio­nes lo vin­cu­la­rá con la res­pon­sa­bi­li­dad, le ayu­da­rá a adap­tar­se a en­tor­nos di­fe­ren­tes, a acep­tar reali­da­des que no se pue­den cam­biar y a apren­der a au­to­rre­gu­lar sus frus­tra­cio­nes, que son la ba­se de los fre­cuen­tes cam­bios y aban­do­nos de ca­rre­ras o del des­cui­do de sus es­tu­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.