UN AÑO SABÁTICO AN­TES DE LA ‘U’

LOS PROS Y CONTRAS DE TO­MAR­SE UN TIEM­PO NO ES PA­RA DE­DI­CAR­SE A LA OCIOSIDAD, SINO PA­RA RE­FLE­XIO­NAR Y VI­VIR AL­GU­NAS EX­PE­RIEN­CIAS VA­LIO­SAS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Es­te oto­ño, Ma­lia, la hi­ja ma­yor del pre­si­den­te Ba­rac Oba­ma, de­ci­dió to­mar­se un año sabático an­tes de in­gre­sar a Har­vard en 2017. Es­to es lo que en los paí­ses an­glo­sa­jo­nes se co­no­ce co­mo ‘gap year’, que en La­ti­noa­mé­ri­ca no es usual. Pe­ro mu­cho ojo, no es pa­ra que­dar­se de bra­zos cru­za­dos. Los es­tu­dian­tes que to­man es­ta de­ci­sión tie­nen va­rias op­cio­nes, co­mo for­mar­se en una len­gua ex­tran­je­ra o en­se­ñar la su­ya, tra­ba­jar, ha­cer un vo­lun­ta­ria­do o so­lo via­jar.

Se­gún el por­tal de Uni­vi­sión, Har­vard y otras uni­ver­si­da­des de pri­mer ni­vel ani­man a sus es­tu­dian­tes a to­mar un tiem­po an­tes de em­pe­zar sus ca­rre­ras. En la pá­gi­na de ad­mi­sio­nes de Har­vard, por ejem­plo, la ins­ti­tu­ción in­vi­ta a los es­tu­dian­tes a via­jar pa­ra per­se­guir una ac­ti­vi­dad, un pro­yec­to es­pe­cial, un tra­ba­jo o apro­ve­char el tiem­po de una for­ma va­lio­sa.

Pue­de ser be­ne­fi­cio­so

En cri­te­rio de Nil­da Cés­pe­des, si­có­lo­ga edu­ca­ti­va y orien­ta­do­ra vo­ca­cio­nal, de­bi­do a mu­chos fac­to­res, co­mo la ca­ren­cia de una ade­cua­da orien­ta­ción vo­ca­cio­nal, es co­mún en­con­trar es­tu­dian­tes que no sa­ben cuál ca­mino to­mar una vez ter­mi­na­do el co­le­gio. Por ello, con­si­de­ra im­por­tan­te el año sabático, una prác­ti­ca de ori­gen he­brea que plan­tea que lue­go de seis años de co­se­chas, se de­je des­can­sar la tie­rra du­ran­te un año pa­ra me­jo­rar­la.

Pue­de ser va­lio­so, agre­ga, con­si­de­rar to­mar un tiem­po de re­fle­xión y des­can­so que per­mi­ti­rá al jo­ven vi­vir ex­pe­rien­cias va­lio­sas que en­ri­que­ce­rán su exis­ten­cia y, so­bre to­do, un es­pa­cio don­de pue­da apren­der dos co­sas esen­cia­les so­bre sí mis­mo y el mun­do que los ro­dea.

A su vez, la si­co­pe­da­go­ga Na­dia Ro­ca­ba­do opi­na que cuan­do un jo­ven no tie­ne cla­ro qué va a es­tu­diar al sa­lir ba­chi­ller, lo acon­se­ja­ble es que no se pon­ga a ex­pe­ri­men­tar. “No sig­ni­fi­ca no ha­cer na­da, ese tiem­po, ade­más de acla­rar qué ca­rre­ra cur­sa­rá, de­be em­pren­der ac­ti­vi­da­des acor­de con su edad, co­mo ayu­dar en la ca­sa, tra­ba­jar en ofi­cios me­no­res con una re­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca, ins­truir­se un idio­ma o en la­bo­res que le per­mi­tan ad­qui­rir ma­yo­res ca­pa­ci­da­des la­bo­ra­les y de esa for­ma no per­der el há­bi­to de es­tu­dio”, re­mar­ca.

Pa­ra­le­lo a ello, agre­ga, es ne­ce-

sa­rio que di­se­ñe un pro­yec­to de vi­da que le ayu­de a to­mar una de­ci­sión vo­ca­cio­nal pa­ra que pue­da de­ci­dir­se a es­tu­diar una pro­fe­sión, ya sea a ni­vel li­cen­cia­tu­ra, téc­ni­co su­pe­rior o medio.

Es con­ve­nien­te con­sul­tar con un orien­ta­dor vo­ca­cio­nal o con un si­có­lo­go pa­ra que lo ayu­den a acla­rar cuá­les son sus in­tere­ses la­bo­ra­les, con­tem­plan­do si reúne las ap­ti­tu­des ne­ce­sa­rias pa­ra esa pro­fe­sión. “Es ne­ce­sa­rio que sea franco con­si­go mis­mo y, si sa­be que tie­ne po­cas ap­ti­tu­des en el cálcu­lo, por ejem­plo, no eli­ja una ca­rre­ra den­tro de las in­ge­nie­rías exac­tas”, ar­gu­men­ta Ro­ca­ba­do.

Por el con­tra­rio, la si­co­pe­da­go­ga Cynt­hia Ri­ve­ro di­ce no es­tar de acuer­do con el año sabático, pues­to que la es­cue­la se­cun­da­ria es un tiem­po pa­ra co­no­cer las di­fe­ren­tes op­cio­nes la­bo­ra­les. Con­si­de­ra que si un ado­les­cen­te es­tá atento a lo que el mun­do adul­to le va mos­tran­do, pue­de to­mar una de­ci­sión y ter­mi­nar su ca­rre­ra a tiem­po.

No es pa­ra la ociosidad

Cés­pe­des de­ja cla­ro que el año sabático no es­tá he­cho pa­ra la ociosidad, sino pa­ra re­fle­xio­nar so­bre lo que se quie­re en la vi­da, sus ex­pec­ta­ti­vas ocu­pa­cio­na­les o pro­fe­sio­na­les y pre­pa­rar­se en es­tas áreas.

Ro­ca­ba­do aco­ta que en ese lap­so el es­tu­dian­te pue­de rea­li­zar ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les en don­de se re­ci­ba una re­mu­ne­ra­ción por ella, te­nien­do en cuen­ta que esa ac­ti­vi­dad no es prio­ri­dad, mu­chas ve­ces re­sul­ta be­ne­fi­cio­so por­que ayu­da al jo­ven a ma­du­rar y a ad­qui­rir ma­yo­res res­pon­sa­bi­li­da­des e in­tere­ses; ade­más, el cam­po la­bo­ral apor­ta a la elec­ción de una ca­rre­ra o al me­nos a es­cla­re­cer qué le gus­ta y qué no le gus­ta. En la ac­tua­li­dad hay mu­chos jó­ve­nes que es­tu­dian y tra­ba­jan al mis­mo tiem­po.

Ri­ve­ro ar­gu­men­ta que en otros paí­ses los chi­cos tra­ba­jan des­de los 15 años en ac­ti­vi­da­des tem­po­ra­les y es­ta­cio­na­les, lo que no im­pli­ca que de­je el es­tu­dio. Ade­más, hoy en día mu­chos chi­cos tie­nen un tra­ba­jo y se for­man pro­fe­sio­nal­men­te al mis­mo tiem­po. “Si no tie­nen ideas cla­ras de su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal, lo me­jor se­rá dar­les obli­ga­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des. El tra­ba­jo es una bue­na for­ma de ocu­par ese año de no es­tu­diar”, re­mar­ca.

Apo­yo de los pa­dres

Pa­ra Ale­jan­dro Ve­lar­de, di­rec­tor de la ca­rre­ra de Si­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Ga­briel Re­né Moreno, to­mar­se un año sabático se lo de­be ana­li­zar tan­to des­de el pun­to de vis­ta de los pa­dres co­mo del ba­chi­ller.

Cree que los pa­dres de­ben en­ten­der que la orien­ta­ción vo­ca­cio­nal no so­lo es un pro­ce­so téc­ni­co ma­ne­ja­do por si­có­lo­gos, que apli­can una se­rie de prue­bas pa­ra sa­ber qué es lo que va a es­tu­diar su hi­jo, sino que co­mien­za en ca­sa, des­de las pri­me­ras eta­pas de desa­rro­llo del ni­ño, cuan­do apren­de a rea­li­zar una se­rie de ac­ti­vi­da­des de di­ver­sa ín­do­le y dis­fru­ta de ellas o tam­bién cuan­do co­no­ce y re­co­no­ce las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les a las que se de­di­can sus pa­dres, pe­ro fun­da­men­tal­men­te cuan­do ob­ser­va las ac­ti­tu­des que ellos tie­nen ha­cia su ac­ti­vi­dad la­bo­ral.

Si la re­fle­jan co­mo un sa­cri­fi­cio que ha­cen por ellos o pa­ra so­bre­vi­vir, si dan a en­ten­der que el tra­ba­jo es al­go na­da agra­da­ble o so­lo una ‘obli­ga­ción’, si mues­tran in­sa­tis­fac­ción o abu­rri­mien­to con su ac­ti­vi­dad, so­bra de­cir que es­te en­fo­que desa­rro­lla­rá una ima­gen ne­ga­ti­va del ejer­ci­cio la­bo­ral.

Ro­ca­ba­do opi­na que el pa­dre de­be dar­le al jo­ven un com­pás de es­pe­ra y no for­zar­lo a ha­cer una elec­ción abrup­ta que mu­chas ve­ces ter­mi­na en fra­ca­so aca­dé­mi­co, con va­rias ma­te­rias per­di­das, lo que sig­ni­fi­ca di­ne­ro, tiem­po y sen­ti­mien­to de frus­tra­ción pa­ra el jo­ven y mo­ti­vo de pe­leas fa­mi­lia­res.

Una elec­ción con tiem­po

“Es fun­da­men­tal que el es­tu­dian­te com­pren­da que la elec­ción de una ca­rre­ra o tra­ba­jo no es una de­ci­sión que se to­ma de un mo­men­to a otro. Es un pro­ce­so en el que bá­si­ca­men­te de­be res­pon­der a las si­guien­tes pre­gun­tas: ¿Me gus­ta real­men­te es­ta ac­ti­vi­dad u ofi­cio? (In­te­rés). ¿Me es fá­cil rea­li­zar­lo? (Ap­ti­tud). ¿Me sien­to có­mo­do con la idea de ha­cer­lo por el res­to de mi vi­da? (Per­so­na­li­dad)”, ex­pli­ca.

Pa­ra res­pon­der es­tas pre­gun­tas, aco­ta, el es­tu­dian­te de­be pre­gun­tar y ex­pe­ri­men­tar, en la me­di­da de lo po­si­ble, to­das las ac­ti­vi­da­des que le lla­men la aten­ción, pe­ro es al­go que de­be co­men­zar al ini­cio de la se­cun­da­ria, pa­ra com­ple­men­tar to­da es­ta in­for­ma­ción y ex­pe­rien­cia con las prue­bas si­co­téc­ni­cas y así te­ner ideas más cla­ras pa­ra una co­rrec­ta de­ci­sión.

Por ello, Ve­lar­de con­si­de­ra que to­mar­se un año sabático es al­go que pue­de no ser ne­ce­sa­rio, si se ha to­ma­do en se­rio la elec­ción pro­fe­sio­nal o la­bo­ral y se ha ve­ni­do tra­ba­jan­do des­de mu­cho an­tes, prin­ci­pal­men­te al ini­cio de la se­cun­da­ria.

Por otro la­do, exis­ten ries­gos, co­mo prio­ri­zar la ga­nan­cia eco­nó­mi­ca por en­ci­ma de la for­ma­ción o ba­jar los ni­ve­les de exi­gen­cia en cuan­to al es­tu­dio.

“Cuan­do el jo­ven es­tá ‘com­ple­ta­men­te per­di­do’ en cuan­to a su de­ci­sión, es pru­den­te to­mar­se un tiem­po, aun­que no ne­ce­sa­ria­men­te un año o va­rios me­ses, pa­ra que in­ves­ti­gue a pro­fun­di­dad los pro­pios in­tere­ses y ap­ti­tu­des, ade­más de co­no­cer vi­ven­cial­men­te aque­llas ac­ti­vi­da­des que re­sul­ten más atrac­ti­vas; en es­te ca­so, la ayu­da de un pro­fe­sio­nal pue­de ser muy im­por­tan­te”, con­clu­ye

HAY QUE PLA­NI­FI­CAR EL JO­VEN DE­BE ANA­LI­ZAR QUÉ VA A HA­CER, EN QUÉ VA A IN­VER­TIR ES­TE TIEM­PO Y LUE­GO DE TO­MA­DA LA DE­CI­SIÓN DE­BE SER EXPLICADA A LOS PA­DRES, QUE MU­CHAS VE­CES SUE­LEN OPO­NER­SE

Al­gu­nos ha­cen obras so­cia­les En las na­cio­nes eu­ro­peas ca­da vez más es­tu­dian­tes op­tan por ser vo­lun­ta­rios en otros paí­ses, lue­go de su gra­dua­ción.

Co­no­cer y bus­car nue­vas ex­pe­rien­cias pa­ra la vi­da Si lo to­man co­mo un pe­rio­do li­bre y lo ocu­pan so­lo en cha­tear, wa­sa­pear, mi­rar no­ve­las y dor­mir, es una pér­di­da de tiem­po. Si in­ves­ti­gan, pla­ni­fi­can, via­jan, desa­rro­llan nue­vas ha­bi­li­da­des, en­ton­ces se­rá un tiem­po pro­duc­ti­vo.

Ma­lia se to­ma un año sabático La hi­ja del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rac Oba­ma, de­ci­dió to­mar­se un año sabático an­tes de en­trar a Har­vard, el pró­xi­mo año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.