SUANY MAR­TÍ­NEZ

NO SE DIO POR VEN­CI­DA. EL LA­DO MÁS FEMENINO DE UNA CO­RRE­DO­RA CON PAN­TA­LO­NES

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario - SUANY MAR­TÍ­NEZ

Ella ha­rá his­to­ria al ser la pri­me­ra bo­li­via­na en par­ti­ci­par en el rally Da­kar de 2017, uno de los más pe­li­gro­sos del mun­do. Des­de pe­que­ña es­tá me­ti­da en el ám­bi­to de los mo­to­res. Em­pe­zó acom­pa­ñan­do a su pa­dre y a su her­mano. Le con­ta­mos su his­to­ria.

En unos me­ses se­rá pro­ta­go­nis­ta y ya no so­lo la acom­pa­ñan­te de su pa­dre, Leo­nar­do Mar­tí­nez. El cir­co de car­pas, de gen­te que ha­bla en di­fe­ren­tes idio­mas, de me­cá­ni­cos y em­pol­va­das li­te­ras no le son aje­nos. La que fue­ra agua­te­ra del Team Mar­tí­nez ( Leo­nar­do y su her­mano Die­go) ten­drá su pro­pio mo­men­to de aven­tu­ra y de glo­ria por­que in­gre­sa­rá a com­pe­ten­cia con el pe­so de ser la pri­me­ra bo­li­via­na en el Da­kar.

Suany Mar­tí­nez no te­nía la cer­te­za de si es­ta vez iba a con­se­guir ser in­clui­da en el rally (lo in­ten­tó el año pa­sa­do y se le ne­gó), aún así co­rrió di­fe­ren­tes ca­rre­ras con­si­de­ra­das pre­vias y pre­pa­ra­to­rias. Sa­bía que iba a ser du­ro y que de ser acep­ta­da tie­ne que es­tar más de diez ho­ras ma­ne­jan­do, en frío (sie­te gra­dos ba­jo ce­ro) y calor (54 gra­dos cen­tí­gra­dos), ape­nas em­pa­pan­do la len­gua ab­sor­bien­do agua por una bom­bi­lla que sa­le de su mo­chi­la por­que la mí­ni­ma dis­trac­ción pue­de de­ri­var en una es­pan­to­sa caí­da si el te­rreno irre­gu­lar le jue­ga una ma­la pa­sa­da.

Na­da de eso la asus­ta. La adrenalina es su per­fu­me fa­vo­ri­to. La pro­me­sa de aven­tu­ra en­tre pi­lo­tos de vehícu­los to­do te­rreno con gran des­plie­gue tec­no­ló­gi­co, es­col­tas de apo­yo, he­li­cóp­te­ros y sis­te­mas de na­ve­ga­ción GPS son me­jor ali­cien­te que el pa­se vip a una fies­ta o la pri­me­ra fi­la en un des­fi­le de Las Mag­ní­fi­cas.

Suany se es­me­ra por te­ner un per­fil ba­jo, pe­ro por más que lo in­ten­te, ja­más po­drá pa­sar por una mu­jer co­rrien­te. Que su sueña sea, a sus 25 años, co­rrer en una com­pe­ten­cia anual con­si­de­ra­da el rally más du­ro del mun­do en el que in­clu­so se pue­de per­der la vi­da, no en­ca­ja con la ho­ja de vi­da de una chi­ca del mon­tón.

D-a-k-a-r. Esas cin­co le­tras tie­nen más pe­so en su men­te y en su co­ra­zón que cual­quier otra co­sa. Tam­po­co lle­va la vi­da ru­ti­na­ria de cual­quie­ra. Se le­van­ta a las 5: 00 a prac­ti­car ka­ra­te pa­ra es­tar en for­ma, tie­ne cer­ti­fi­ca­do pa­ra bu­cear, sa­be ju­gar fút­bol y se atre­vió a aban­do­nar el ni­do pa­ra ir a In­gla­te­rra y EEUU a es­tu­diar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

Eso sí, Suany es un mis­te­rio pa­ra mu­cha gen­te, in­clu­yen­do la pren­sa de­por­ti­va. Su nom­bre ha apa­re­ci­do en ti­tu­la­res, pe­ro ape­nas pa­ra dar cuen­ta de sus lo­gros so­bre su cua­dri­ci­clo. De su vi­da pri­va­da so­lo sa­ben sus ver­da­de­ros ami­gos, con­ta­dos con los de­dos de una mano.

La chi­ca que es ca­paz de su­pe­rar las du­nas más al­tas in­ten­ta emu­lar a su ma­má, una mu­jer

CUES­TIÓN DE ES­TI­LO NA­DA DE FAL­DAS O DE TA­COS, SUANY PRE­FIE­RE PAN­TA­LO­NES, CHATITAS Y EL CA­BE­LLO SUEL­TO. PA­RA COM­PE­TIR TIE­NE CUA­TRO TRA­JES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.