Ro­sa Mon­te­ro. Ti­rar­se de los pe­los

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario - RO­SA MON­TE­RO

Ha­ce ocho años pu­bli­qué un ar­tícu­lo ti­tu­la­do Co­mer­se a uno mis­mo, que ha­bla­ba de la tri­co­ti­lo­ma­nía, una en­fer­me­dad de cu­ya exis­ten­cia me aca­ba­ba de en­te­rar. Ba­jo ese nom­bre rim­bom­ban­te se esconde un tras­torno de con­duc­ta que pue­de ir de lo leve a lo in­ha­bi­li­tan­te y que con­sis­te en arran­car­se los pe­los. Una de ca­da cin­co per­so­nas aque­ja­das de tri­co tam­bién se co­me los ca­be­llos; eso se lla­ma tri­co­fa­gia y es un há­bi­to peligroso, por­que el pe­lo for­ma bo­las en el es­tó­ma­go y a ve­ces hay que re­cu­rrir a la ci­ru­gía pa­ra li­brar­se de ellas.

La ma­nía co­mien­za en la ni­ñez; yo re­cuer­do ha­ber vis­to en la infancia a ni­ñas chu­pan­do con frui­ción un me­chón de pe­lo o en­re­dan­do sus ca­be­llos en un de­do y dan­do ti­ron­ci­tos, co­sa que in­clu­so me pa­re­cía ele­gan­te y que por for­tu­na no imi­té, por­que aho­ra sé que pue­de con­ver­tir­se en una pe­sa­di­lla. Cuan­do la tri­co es gra­ve, quie­nes la pa­de­cen se in­fli­gen te­rri­bles des­tro­zos; se arran­can las pes­ta­ñas, se ha­cen he­ri­das en la ca­be­za, gran­des cal­vas. Su as­pec­to pue­de lle­gar a ser tan ca­la­mi­to­so que se en­cie­rran en ca­sa pa­ra no ser vis­tos, por­que sue­len ser víc­ti­mas de las bur­las y la in­com­pren­sión del en­torno, lo cual cons­ti­tu­ye el ma­yor tor­men­to.

El ser hu­mano es un ex­tra­ño ani­mal que su­fre arre­ba­tos de au­to­fa­gia: nos mor­dis­quea­mos las mu­co­sas del in­te­rior de las me­ji­llas, nos co­me­mos las uñas, los mo­cos, las cos­tras, las pie­le­ci­llas re­se­cas de los la­bios. Yo mis­ma me muer­do y arran­co los pe­lle­jos de los de­dos, y en épo­cas de es­pe­cial es­trés lo ha­go tan con­cien­zu­da­men­te que luz­co al­gún des­ga­rro. Có­mo es po­si­ble ex­traer pla­cer de arran­car­te la piel es al­go que no en­tien­do, pe­ro sin du­da se ex­trae. La tri­co es una ma­nía ab­sur­da se­me­jan­te, con el agra­van­te de que en oca­sio­nes lle­ga mu­cho más le­jos. Un ter­cio de los tri­cos tie­ne de­pre­sión, lo que no es de ex­tra­ñar da­do el gra­do de de­te­rio­ro fí­si­co que pue­den al­can­zar y la cul­pa­bi­li­dad y fal­ta de con­fian­za en ellos mis­mos que con­lle­va.

Bea­triz Moreno Amador era una ado­les­cen­te así de he­ri­da cuan­do sa­qué aquel ar­tícu­lo. Lo le­yó, y por eso aho­ra, tan­tos años des­pués, se ha pues­to en con­tac­to con­mi­go. “Vi­vir con tri­co es co­mo vi­vir en­car­ce­la­da en tu pro­pio cuer­po, sien­do tú car­ce­le­ra y pri­sio­ne­ra al mis­mo tiem­po. Te di­cen: “De­ja de ha­cer­lo, sál­va­te… Y no pue­des, te ves a ti mis­ma ca­var tu pro­pia tum­ba”. Bea­triz me ha es­cri­to una lar­ga y mag­ní­fi­ca car­ta so­bre es­ta enig­má­ti­ca en­fer­me­dad, tan hu­ma­na en su in­con­gruen­cia. Por for­tu­na ella ha apren­di­do a con­vi­vir con la tri­co, que aho­ra so­lo ex­pe­ri­men­ta en ba­jo gra­do; ha ter­mi­na­do la ca­rre­ra de Si­co­lo­gía, se sien­te fuer­te y se­gu­ra y quie­re cen­trar su tra­ba­jo en es­ta do­len­cia: “Ca­da vez veo más ne­ce­sa­ria la ayu­da so­cial y pro­fe­sio­nal, que se in­ves­ti­gue, que se tra­ba­je pa­ra su pre­ven­ción y se evi­te su desa­rro­llo in­si­dio­so, so­bre to­do en la ni­ñez”.

Por­que en Es­pa­ña hay mi­les de afec­ta­dos por es­ta des­truc­ti­va ma­nía, pe­ro na­die ha­bla de ella. “En cas­te­llano no exis­ten in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la tri­co, los cues­tio­na­rios pa­ra es­te tras­torno no es­tán tra­du­ci­dos ni va­li­da­dos en nues­tro idio­ma, y no hay pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos”. Bea­triz sa­lió con es­fuer­zo de su in­fierno gra­cias a la ayu­da de otros afec­ta­dos y a la acep­ta­ción de su tras­torno co­mo al­go “nor­mal”, es­to es, co­mo una de las múl­ti­ples “anor­ma­li­da­des” que for­man par­te de la vi­da hu­ma­na, siem­pre tan in­com­ple­ta y tan fa­lli­da. Por otra par­te, de la tri­co se sa­be muy po­co. In­clu­so se es­pe­cu­la con la po­si­bi­li­dad de que de­trás del tras­torno es­té una bac­te­ria u hon­go, lo que su­pon­dría que un tra­ta­mien­to fí­si­co po­dría cu­rar­lo o me­jo­rar­lo y, so­bre to­do, aca­ba­ría con la an­gus­tio­sa cul­pa de quie­nes lo pa­de­cen.

De­ci­di­da a in­ten­tar aca­bar con la in­vi­si­bi­li­dad de la do­len­cia, Bea­triz Moreno se pro­po­ne crear en Es­pa­ña una red de apo­yo jun­to a pa­cien­tes con tri­co y fa­mi­lia­res, “pa­ra con­cien­ciar so­bre es­te tras­torno, de­man­dar el res­pe­to y ayu­da te­ra­péu­ti­ca que me­re­ce­mos y de­vol­ver las es­pe­ran­zas a otras per­so­nas”. Pre­ci­sa­men­te en es­tos pri­me­ros días de oc­tu­bre se ce­le­bra la Se­ma­na In­ter­na­cio­nal de la Tri­co­ti­lo­ma­nía, que tam­bién as­pi­ra a lo mis­mo: a ilu­mi­nar la os­cu­ri­dad que ro­dea el sín­to­ma, a ali­viar con in­for­ma­ción, nor­ma­li­za­ción y em­pa­tía el do­lor de es­te in­fierno

El ser hu­mano es un ex­tra­ño ani­mal con arre­ba­tos de au­to­fa­gia. Há­bi­tos que se pue­den con­ver­tir en gra­ves e in­ha­bi­li­tan­tes en­fer­me­da­des.

La au­to­ra. Es pe­rio­dis­ta y si­có­lo­ga es­pa­ño­la. Ha es­cri­to en­sa­yos y no­ve­las por los que ha re­ci­bi­do im­por­tan­tes dis­tin­cio­nes. Su obra ha si­do tra­du­ci­da a más de una vein­te­na de idio­mas y pu­bli­ca­da en mu­chos paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.