LOS EN­CAN­TOS DE LURIBAY

ES UNO DE LOS VA­LLES MÁS CÁ­LI­DOS Y LLE­NOS DE FRU­TAS DE LA PAZ. SUS HA­BI­TAN­TES IN­VI­TAN A HA­CER AGRO­TU­RIS­MO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Atres ho­ras y me­dia de la ciu­dad de El Al­to hay un valle en el que abun­dan las uvas, du­raz­nos, man­za­nas, ci­rue­los y da­mas­cos. Sin ne­ce­si­dad de mu­cha in­ver­sión se pue­de co­no­cer es­te pa­raí­so con ex­ce­len­te cli­ma, en el que ade­más de la na­tu­ra­le­za, la pro­me­sa de to­mar ju­go de uva, vi­nos ar­te­sa­na­les y sin­ga­ni, ha­ce más atrac­ti­vo el plan de via­je.

Ade­más se pue­den vi­si­tar an­ti­guas ha­cien­das con his­to­ria, ha­cer agro­tu­ris­mo y pro­bar las de­li­cias cu­li­na­rias del lu­gar.

Có­mo lle­gar

El cá­li­do valle es­tá si­tua­do en la pro­vin­cia pa­ce­ña de Loay­za. Se lle­ga to­man­do la ca­rre­te­ra La Paz-Oru­ro. Ape­nas se pa­sa Pa­ta­ca­ma­ya se si­gue el ca­mino de tie­rra del la­do iz­quier­do; hay que en­trar unos 100 ki­ló­me­tros pa­ra en­con­trar­se con un pai­sa­je mul­ti­co­lor y dis­fru­tar­lo por su be­nigno cli­ma de 16 gra­dos cen­tí­gra­dos.

Tam­bién se pue­de to­mar mi­ni­bu­ses que exhiben el le­tre­ro Luribay-du­razno, cu­yo pa­sa­je cues­ta Bs 25. Se abor­dan en la pla­za Jua­na Azur­duy de Pa­di­lla, en El Al­to.

La épo­ca de fru­tas abar­ca los me­ses de di­ciem­bre has­ta mar­zo, tiem­po que coin­ci­de con la tem­po­ra­da de llu­vias, pe­ro no hay de qué preo­cu­par­se, el ca­mino ha si­do me­jo­ra­do.

To­do el tra­yec­to pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te 65 cur­vas y una to­po­gra­fía ac­ci­den­ta­da que se cons­ti­tu­ye en el prin­ci­pal atrac­ti­vo que lla­ma la aten­ción de quie­nes vi­si­tan es­te her­mo­so lu­gar que tie­ne mon­ta­ñas ro­ji­zas, ca­fés, ver­des y anaran­ja­das.

Hos­pe­da­je

Los ha­bi­tan­tes que se han or­ga­ni­za­do pa­ra sa­car ade­lan­te el tu­ris­mo co­mo se­gun­da ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, ofre­cen una ca­ba­ña con ca­pa­ci­dad pa­ra cua­tro per­so­nas; el em­pren­di­mien­to co­rres­pon­de a la Aso­cia­ción La Ca­ba­ña-Unión de Bo­de­gas y Vi­ñe­dos Luribay. Per­noc­tar allí cues­ta Bs 35 por no­che.

La alimentación in­clu­ye pla­tos tí­pi­cos de la re­gión co­mo cui al horno con pa­pa, arroz y un aho­ga­do, o le­chón al horno con hu­min­ta, pa­pa y pe­ra ca­ne­la al horno. Allí tam­bién hay pa­ra de­gus­tar la pro­duc­ción pro­pia de ju­gos de uva, vi­nos y sin­ga­nis cu­yos cos­tos es­tán en­tre Bs 35 y 40.

Plan full day

Es­te plan cues­ta Bs 215 y con­tem­pla re­fri­ge­rios, al­muer­zo, ca­ta y de­gus­ta­ción de vi­nos. Ade­más vi­si­tas guia­das a los vi­ñe­dos La Ca­ba­ña y la Ha­cien­da Pe­ña Co­lo­ra­da.

Por la tar­de se pue­de dis­fru­tar de la pis­ci­na y re­co­rrer lu­ga­res tu­rís­ti­cos, co­mo el vi­ve­ro de dos hec­tá­reas de la aso­cia­ción don­de rea­li­zan in­jer­tos de uva, pe­ra y otros pro­duc­tos del valle.

Ahí se pro­du­cen di­ver­sos ti­pos de plan­ti­nes que co­mer­cia­li­zan se­gún la tem­po­ra­da.

Tam­bién se vi­si­ta la ha­cien­da de la fa­mi­lia Ri­ve­ra con­ver­ti­da en mu­seo, que con­ser­va la ar­qui­tec­tu­ra de la épo­ca co­lo­nial, mue­bles y ves­ti­men­tas.

El re­torno se ha­ce a las 16:30 pa­ra arri­bar a El Al­to cer­ca de las 20:00.

Agro­tu­ris­mo

Tam­bién se im­pul­sa el agro­tu­ris­mo unos ki­ló­me­tros más allá, en la co­mu­ni­dad de Aja­ka. Hay la op­ción de vi­si­tar el huer­to de Luis Apa­za, don­de se pue­de re­co­ger con sus pro­pias ma­nos y de­gus­tar las fru­tas que ahí abun­dan. Tam­bién se ven los cul­ti­vos de pa­pa, ce­ba­da y tri­go.

En cuan­to a los vi­nos, hay un pa­sa­do con ri­ca his­to­ria y una ca­rac­te­rís­ti­ca pe­cu­liar: en Luribay se es­ta­ría ha­cien­do el vino de ma­yor al­tu­ra (en­tre 2.650 a 2.900 msnm). La uva con la que se pro­du­ce su sin­ga­ni lle­ga de 2.800 msnm, por eso su pro­duc­to es de ca­li­dad, con cuer­po, aro­ma y fra­gan­cia, por­que el viento, el frío y la ra­dia­ción so­lar de­ter­mi­nan esas ca­rac­te­rís­ti­cas.

En el cor­to tiem­po se quie­re es­ta­ble­cer una ‘ Ru­ta del vino’ con atrac­ti­vos co­mo: la ca­sa del ex­pre­si­den­te Jo­sé Ma­nuel Pan­do que ha­bría que tra­ba­jar pa­ra res­tau­rar, bo­de­gas muy an­ti­guas, chull­pa­res en To­to­ra (an­ti­guas to­rres fu­ne­ra­rias), bos­que­te de puya Ray­mon­di en Ti­co­ma (ma­jes­tuo­sa plan­ta que cre­ce en al­tu­ras su­pe­rio­res a los tres mil me­tros so­bre el ni­vel del mar y al­can­za los 10 me­tros de al­tu­ra, la mis­ma que tar­da en flo­re­cer en­tre 80 y 100 años), igle­sias co­lo­nia­les, aguas ter­ma­les, mi­ra­do­res y el vi­ñe­do más an­ti­guo de Bo­li­via (Ha­cien­da Pe­ña Co­lo­ra­da).

La bo­de­ga más an­ti­gua

En la ha­cien­da - bo­de­ga Pe­ña Co­lo­ra­da se en­con­tró un cán­ta­ro de ba­rro, con olor a vino con fe­cha 16 de sep­tiem­bre de 1730. Es la prue­ba de que en Luribay ya se ha­cían vi­nos ar­te­sa­na­les 100 años an­tes de la in­de­pen­den­cia, por lo que quie­nes im­pul­san el tu­ris­mo des­de ahí pre­fie­ren pen­sar que en Luribay co­men­zó la cul­tu­ra vi­ti­vi­ní­co­la de La Paz, y tal vez de Bo­li­via

Es­pec­tácu­lo de la na­tu­ra­le­za

Así se ven los ár­bo­les de du­razno flo­re­ci­dos, un pre­lu­dio de co­lo­res pas­te­les pa­ra una tem­po­ra­da de car­no­sos y ju­go­sos du­raz­nos, la co­se­cha más nu­me­ro­sa de Luribay. Lue­go se los co­mer­cia­li­za tam­bién en es­ta­do de mer­me­la­da y al­mí­ba­res.

Abun­dan­te uva

De di­ciem­bre a fe­bre­ro los cul­ti­vos es­tán cun­di­dos de racimos ver­des y ne­gros y el tu­ris­mo se in­cre­men­ta en el valle ben­de­ci­do con tan­ta fru­ta.

Pla­za prin­ci­pal de Luribay

La lo­ca­li­dad es­tá en el mu­ni­ci­pio de la pro­vin­cia Loay­za y no so­bre­pa­sa los 11.000 ha­bi­tan­tes. Sus prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des son la agricultura y el tu­ris­mo.

Con ex­ce­len­tes co­men­ta­rios

Par­te de la pro­duc­ción de Luribay con vi­nos, sin­ga­ni y tam­bién tie­nen fru­tas des­hi­dra­ta­das.

Al­to, pe­ro tam­bién cá­li­do

La al­tu­ra en el valle va­ría de 2.400 a 2.600 me­tros so­bre el ni­vel del mar.

Cá­li­do y so­lea­do

Ca­si to­do el año rei­na el buen cli­ma, so­bre to­do en los me­ses de oc­tu­bre a di­ciem­bre; el pro­me­dio anual de la tem­pe­ra­tu­ra es de 18 gra­dos cen­tí­gra­dos.

Fru­tas y ver­du­ras

En 2009 Luribay fue de­cla­ra­da por el Con­ce­jo pa­ce­ño co­mo la Ca­pi­tal del du­razno y de la uva. En to­tal, hay 18 ti­pos de du­raz­nos y ca­da cual tie­ne nom­bre.

En el pa­sa­do to­do La Paz con­su­mía sus fru­tas

Las uvas son per­fec­tas pa­ra la ela­bo­ra­ción del vino y sin­ga­ni. Los fru­tos inun­dan la zo­na en el mes de fe­bre­ro, cuan­do la ria­da así lo per­mi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.