Los za­pa­tos ma­rro­nes y el cla­sis­mo

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

Siem­pre he si­do muy an­gló­fi­la, aun­que aho­ra el Bre­xit me lo es­tá po­nien­do bas­tan­te di­fí­cil. Pe­ro in­clu­so en mis mo­men­tos de má­xi­mo amor a los bri­tá­ni­cos no de­ja­ron de chi­rriar­me dos ras­gos ne­ga­ti­vos que me pa­re­ce que tie­nen: el ra­cis­mo y el cla­sis­mo. El pri­me­ro, por des­gra­cia, es­tá en ple­na ex­pan­sión tras la sa­li­da de la UE: las agre­sio­nes con­tra ex­tran­je­ros, so­bre to­do po­la­cos, se mul­ti­pli­can con pro­gre­sión geo­mé­tri­ca, y el país pa­re­ce re­cu­lar ha­cia un re­tro­gra­dis­mo is­le­ño y xe­nó­fo­bo. De se­guir así, den­tro de po­co po­drán vol­ver a sa­car un ti­tu­lar tan elo­cuen­te y tan fa­mo­so co­mo aquel de The Daily Mail en los años trein­ta: “Nie­bla en el Ca­nal, el con­ti­nen­te ais­la­do”. No hay co­mo en­si­mis­mar­se en la con­tem­pla­ción del pro­pio om­bli­go pa­ra vol­ver­se ton­to.

En cuan­to al cla­sis­mo, lo ex­tra­or­di­na­rio es que si­gue man­te­nién­do­se fir­me a lo lar­go del tiem­po, sin que el em­pu­je igua­li­ta­rio de la de­mo­cra­cia lo atem­pe­re. De to­dos es sa­bi­do que los in­gle­ses ca­ta­lo­gan tu cla­se so­cial sim­ple­men­te por tu for­ma de ha­blar. Da lo mis­mo que ha­yas es­tu­dia­do una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, por ejem­plo: de to­das ma­ne­ras sa­ben que no te ex­pre­sas co­mo los ri­cos. De­be­rían ser to­dos lin­güis­tas, con ese oí­do tan fa­bu­lo­sa­men­te en­tre­nan­do pa­ra los ma­ti­ces.

La Co­mi­sión de Mo­vi­li­dad So­cial del Reino Uni­do aca­ba de pu­bli­car un in­for­me so­bre el sec­tor fi­nan­cie­ro que de­mues­tra que la dis­cri­mi­na­ción cla­sis­ta es la nor­ma en ese ambiente. El in­for­me es­tá lleno de ejem­plos, pe­ro so­bre to­do me es­pe­luz­nó un de­ta­lle: si al­guien va bus­can­do un tra­ba­jo en la ban­ca y lle­va za­pa­tos ma­rro­nes, lo más se­gu­ro es que no con­si­ga el pues­to. ¿No es bru­tal? Ya pue­des te­ner un cu­rrícu­lo aca­dé­mi­co bri­llan­te, una men­te lú­ci­da, una per­so­na­li­dad ade­cua­da. Si calzas za­pa­tos ma­rro­nes es­tás per­di­do, por­que de­mues­tran que eres de cla­se ba­ja. Me ima­gino al de re­cur­sos hu­ma­nos in­cli­nán­do­se su­brep­ti­cia­men­te pa­ra mi­rar­le los pies al can­di­da­to. Aun­que no, se­gu­ro que lo ha­rá con na­tu­ra­li­dad, que le re­sul­ta­rá fá­cil, que se­rá una per­cep­ción de “cla­se” pa­ra la que han desarro- lla­do afi­na­das an­te­nas, igual que el oí­do pa­ra apre­ciar los acen­tos.

¿Por qué unos za­pa­tos ma­rro­nes han de ser peo­res que los ne­gros? ¿Quién de­ci­de cuál es la eti­que­ta, qué es lo óp­ti­mo y lo inacep­ta­ble, qué cor­ba­tas te con­vier­ten en uno de los nues­tros y cuá­les no? “Des­de mi ex­pe­rien­cia, los es­tu­dian­tes no pri­vi­le­gia­dos no tie­nen un buen corte de pe­lo. Los tra­jes siem­pre les que­dan de­ma­sia­do gran­des y no sa­ben qué cor­ba­ta lle­var”, di­ce en el in­for­me un em­plea­do de ban­ca. Y uno de los jó­ve­nes que pi­dió un em­pleo y fue re­cha­za­do ex­pli­ca que quien le en­tre­vis­tó le di­jo: “Ha res­pon­di­do muy bien y es us­ted cla­ra­men­te muy agu­do, pe­ro no se ajus­ta del to­do a es­te ban­co. No es­tá su­fi­cien­te­men­te pu­li­do. A ver, ¿qué cor­ba­ta lle­va pues­ta? Es muy chi­llo­na”. Se tra­ta, co­mo se ve, de las contrase­ñas de una ma­fia, de una lo­gia se­cre­ta. Pe­que­ños sig­nos, con­ven­cio­nes ba­na­les que les per­mi­ten re­co­no­cer­se en­tre sí y se­guir man­te­nien­do el po­der pa­ra siem­pre ja­más.

Pue­de que Reino Uni­do sea uno de los paí­ses más cla­sis­tas y con me­nos mo­vi­li­dad so­cial den­tro del mun­do in­dus­tria­li­za­do. Es­pa­ña, en com­pa­ra­ción, es más igua­li­ta­ria, y Es­ta­dos Uni­dos se es­fuer­za por cul­ti­var la me­ri­to­cra­cia. Pe­ro no ca­be du­da de que, de to­das for­mas, el po­der se em­pe­ña en per­pe­tuar­se, y las gran­des fa­mi­lias son las que ma­ne­jan el co­ta­rro en to­das par­tes.

Y lo peor es que ese re­cha­zo so­cial es muy im­por­tan­te y pue­de re­sul­tar de­vas­ta­dor. El neu­ro­cien­tí­fi­co Da­vid Ea­gle­man, en su en­sa­yo In­cóg­ni­to (sí, ya sé que ci­to mu­cho es­te li­bro ma­ra­vi­llo­so), nos di­ce que los cien­tí­fi­cos lle­van años bus­can­do los ge­nes que pro­pi­cian la es­qui­zo­fre­nia y que han en­con­tra­do al­gu­nos, pe­ro que nin­guno in­flu­ye tan­to co­mo el co­lor del pa­sa­por­te que uno ten­ga, por­que, se­gún es­tu­dios lle­va­dos a ca­bo en di­ver­sos paí­ses, “los gru­pos de in­mi­gran­tes que más se di­fe­ren­cian en cul­tu­ra y apa­rien­cia de la po­bla­ción an­fi­trio­na son los que exhiben más ries­go”. O sea, el re­cha­zo so­cial per­tur­ba el fun­cio­na­mien­to nor­mal de la do­pa­mi­na y pre­dis­po­ne a la si­co­sis. La sa­lud de los po­de­ro­sos fren­te a la en­fer­me­dad de los ex­clui­dos: tam­bién hay da­tos so­bre eso, y son pe­no­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.