Tra­fi­can­tes de sa­bo­res

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO - Ri­car­do He­rre­ra Fa­rell

Mien­tras mu­chos ce­le­bran con bom­bos y pla­ti­llos ca­da vez que una tras­na­cio­nal de co­mi­da rá­pi­da se ins­ta­la en el país, por­que se cree que es una se­ñal inequí­vo­ca de mo­der­ni­dad, ca­sos co­mo el de los her­ma­nos Oropeza nos dan una ca­che­ta­da en la ca­ra y po­nen en evi­den­cia el po­co va­lor que aún le da­mos a nues­tra co­ci­na crio­lla y el po­ten­cial que tie­ne fue­ra de nues­tras fron­te­ras, in­clu­so en el co­ra­zón mis­mo de don­de se ori­gi­na la ca­da vez más po­pu­lar 'fast food'.

Pe­ro lo de los Oropeza y su Lla­ma party tam­bién es, de al­gu­na ma­ne­ra, el triun­fo de ese trá­fi­co mi­núscu­lo y si­len­cio­so que to­do boliviano rea­li­za cuan­do vi­ve o ra­di­ca en el ex­te­rior y que con­sis­te en lle­var­se ali­men­tos e in­gre­dien­tes para re­crear, a lo le­jos, las co­mi­das tí­pi­cas de nues­tro país. “Los chu­ños y el ají en bol­si­tas, que los bo­li­via­nos se es­fuer­zan por lle­var al exi­lio vo­lun­ta­rio o for­zo­so, fun­cio­nan co­mo ban­de­ri­tas in­fal­ta­bles en las reunio­nes no so­lo pa­trió­ti­cas, sino fa­mi­lia­res e ín­ti­mas. Los pi­can­tes, el ma­jao, la co­li­ta de cor­de­ro, el In­ten­den­te, el fri­ca­sé son el ros­tro ele­gi­do y cons­trui­do en más de cua­tro si­glos por co­lec­ti­vi­da­des para re­pre­sen­tar­se y com­par­tir los mo­men­tos de in­te­gra­ción so­cial”, ex­pli­ca la an­tro­pó­lo­ga Beatriz Ro­sells en su libro La gas­tro­no­mía en Po­to­sí y en Char­cas. Los Oropeza lo­gra­ron ha­cer pú­bli­cas esas ‘ban­de­ri­tas’ y lo bueno es que to­dos lo dis­fru­tan

LO DE LOS OROPEZA TAM­BIÉN ES EL TRIUN­FO DE ESE TRÁ­FI­CO MI­NÚSCU­LO Y SI­LEN­CIO­SO QUE TO­DO BOLIVIANO REA­LI­ZA CUAN­DO VI­VE EN EL EX­TE­RIOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.